Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De las odiseas a la gloria

El Rocasa Gran Canaria ha mejorado su estatus como club a partir de los éxitos deportivos logrados por una base de jugadoras y técnicos formados en su cantera

El Rocasa gana La Liga Guerreras Iberdrola

El Rocasa gana La Liga Guerreras Iberdrola

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Rocasa gana La Liga Guerreras Iberdrola Eduardo López

'Odisea como ejemplo de pasión ante la crisis. Doce reinas con un corazón gigante. 4.200 kilómetros, quince horas de viaje y una recompensa con aroma a liderato. A falta de recursos económicos, así se forja un ejemplo de coraje'. Esa era la entradilla de un reportaje firmado por Paco Cabrera en LA PROVINCIA/DLP hace ya siete años. En él narraba la aventura que suponía para el Rocasa Gran Canaria en aquella ocasión hasta Estella (Navarra) para visitar a un Itxako que entraba en su camino a la perdición tras dominar la División de Honor Femenina durante años a base de talonario.

Aquellos 800 kilómetros los recorrieron en coche de alquiler, pernoctaron un día en un camping, jugaron el partido y se volvieron rumbo a Madrid ese mismo día, durmiendo apenas unas horas en los sillones del avión, sin cama. El ahorro de esa noche de hotel y las guaguas era de unos 1.500 euros. Volvieron a Gran Canaria como líderes y acabaron el curso en la tercera plaza, solo por detrás de Bera Bera y Elche.

Siete años, siete temporadas desde que aquel Rocasa Gran Canaria de penurias ha conseguido subir su estatus hasta lo más alto. Siete cursos, siete campañas de pelea por un título que se resistió hasta el pasado viernes cuando tumbó al Porriño y puso su escudo en la tabla por encima del emblema de Bera Bera, el gran dominador de la competición desde entonces.

Aquellos viajes, esas travesías interminables las conocen bien jugadoras como María González, la capitana, Melania Falcón, Haridian Rodríguez o Tiddara Trojaola, supervivientes de aquellos días interminables para el Rocasa. Durante estos años, con la ayuda de patrocinadores que se han ido sumando a la causa de Rocasa por el club, espoleados por los resultados deportivos de la entidad -unido a las subvenciones públicas-, el club ha podido mejorar de forma notable sus desplazamientos y las condiciones de las jugadoras hasta cierto punto. "Siempre lo digo: ganar con el Rocasa es especial porque sé lo mucho que se esfuerza el club para darnos las mejores condiciones posibles dentro de sus capacidades. Eso le da un significado especial a los títulos", rememoraba hace unos días la guardameta Silvia Navarro, la mujer que le dio el salto de calidad definitivo al club para empezar a rellenar sus vitrinas.

Ese aspecto de intentar mejorar el día a día de sus jugadoras lo remarcó Francisco Blázquez, presidente de la Real Federación Española de Balonmano. "Han dado un paso adelante con la contratación de jugadoras, donde son los primeros en España. Eso demuestra que quieren ser una entidad líder con una apuesta seria", afirmaba.

Al año siguiente (2013-2014) el Rocasa se superó y alcanzó el subcampeonato por primera vez en toda su historia. Solo dos puntos separaron al Rocasa del campeonato final, que se volvió a marchar a Bidebieta. Lo mismo que pasó en la campaña siguiente, esa vez por tres puntos y con una derrota en casa contra el Bera Bera a falta de tres jornadas que le pudo dar esa Liga Guerreras Iberdrola.

Sin embargo, el panorama para el Rocasa había empezado a cambiar: en Castellón consiguió devorar al Bera Bera al que derrotó en la final de la Copa de la Reina, con Davinia López llevando al cielo el primer título del club. El club entró en la siguiente dimensión en 2016, el año en el que levantó por primera vez un título continental. No era su primera participación por Europa, pero sí la más notable: victoria sin titubeos ante el Kastamonu turco. Las cosas empezaban a cambiar para el Rocasa al que todavía le quedaba otra Copa de la Reina (2017), una Supercopa (2017) y otra Challenge Cup -esta misma campaña- para llegar al título que redondea un ciclo que será muy difícil de repetir: la primera Liga Guerreras Iberdrola en la historia del club.

Compartir el artículo

stats