Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jan Frodeno: “Mogán va a buscar mis límites; por eso estoy aquí”

El triatleta alemán, tres veces ganador del mundial de Ironman y oro olímpico, llega a Gran Canaria a por su segunda victoria del año l “Espero tener un buen día”, afirma

El triatleta alemán Jan Frodeno, durante uno de sus entrenamientos en Gran Canaria, en la que supone su primera visita a la isla. | | FELIX RUEDIGER

El triatleta alemán Jan Frodeno, durante uno de sus entrenamientos en Gran Canaria, en la que supone su primera visita a la isla. | | FELIX RUEDIGER

El rey quiere poner Mogán en la lista de sus conquistas. Y está preparado para ello. A unos meses de cumplir los 40 años, Jan Frodeno, mantiene el hambre. Da igual que haya subido tres veces a lo más alto del podio en Hawái para coronarse en el Campeonato del Mundo del Ironman. Como también le importa poco haber sido campeón olímpico en Pekín 2008. Siempre hay algún territorio por explorar, un reto que anotarse. Ahora, el Anfi Challenge Mogán Gran Canaria de mañana es lo que tiene entre ceja y ceja.

“La verdad es que esta es una prueba un poco rara, por el circuito ya que es muy técnico, sube y baja, con tantos metros de desnivel... No soy un deportista que pueda decir que ese es mi tipo de carrera. Estoy en un punto en mi vida en la que busco objetivos, por eso estoy aquí. Es una prueba dura, muy técnica y me encanta. Siempre me busco un reto, algo que necesite mi concentración para buscar mis límites. Este circuito de Mogán va a buscar mis límites”, aseguró el triatleta alemán bajo el sol de Anfi, centro neurálgico del evento, que reúne a algunos de los mejores del mundo.

“No es mi tipo de carrera, de circuito, pero estoy en un momento de mi vida en la que busco retos”

Jan Frodeno - Triatleta

decoration

Frodeno ha vuelto a la competición en forma. Su última muesca, hace poco más de un mes en el Challenge de Miami (Estados Unidos). “Fue muy raro... Fui supernervioso a Miami porque llevaba 17 meses sin competir. El avión, las mascarillas, llegar allí, con las medidas por el Covid, aunque los Estados Unidos sean un poco diferentes. Ahora estoy mucho más tranquilo. Es una pasada volver a competir, después de mi familia, el deporte es lo más importante de mi vida. Volvemos a tener competiciones y tengo un gran respeto a los organizadores y las instituciones. Me hace muy feliz”.

Ese parón competitivo de 17 meses pareció no ser un gran problema para que Frodeno volviera a demostrar su nivel cuando se trata de cruzar la meta antes que el resto. El alemán dominó la prueba de principio a fin y superó a Lionel Sanders, otro de los grandes de este deporte, con cierta solvencia.

¿Un mano a mano?

El Frodeno-Sanders era el duelo sobre el papel en Miami. Ahora en el Anfi Challenge Mogán Gran Canaria, el mano a mano esperado es teutón. Por un lado, Frodeno; por el otro, Patrick Lange, doble campeón en Hawái. “No creo que vaya a ser así. Tengo mucho respeto a todos. Hay otros favoritos que no conocemos de momento. Hay especialistas en la bici que están muy fuertes, preparados para esto. También a la hora de correr. Hay muchos más que nosotros dos. Por los títulos y el papel, sí, es cierto, estamos nosotros, pero lo bonito de esta circuito es que es diferente”, explicó el triatleta de Colonia. El español Pablo Dapena, o el belga Pieter Heemeryck también aparecen entre los favoritos.

El desafío de Mogán se compone de 1.900 metros de natación, 90 kilómetros sobre la bicicleta –dos vueltas de 45– y 21 kilómetros de carrera. “Parece que no hará un excesivo calor y este clima me gusta para competir. El desnivel será importante. Soy un tío muy alto [194 centímetros] y ya hay chicos compitiendo que pesan 20 kilos menos que yo. Eso en las subidas se nota en el circuito de correr. Hay pequeñas subidas, bajadas, es un plus para mí, para buscar la competición, ver qué fuerza tienen porque en estas competiciones aparecen diferentes deportistas para ganar”, sentenció Frodeno, afincado en Girona desde hace varios años.

“No creo que la prueba sea solo Patrick Lange y yo. Hay otros favoritos que no conocemos de momento”

decoration

Por eso, el campeón olímpico. “Hay mucha gente con nivel que puede tener un gran día aquí. Yo también creo que lo voy a tener, pero la competición será más fuerte de lo que se puede ver sobre el papel”, aseveró Frodeno, al que la zona le recuerda mucho al Estado que elevó su nombre a la categoría de leyenda del triatlón: Hawái. “Es una prueba espectacular. Me recuerda mucho a Hawái, sobre todo si miras desde los apartamentos. El sitio es espectacular. Por eso creo que este evento puede tener un gran futuro, sobre todo si la gente lo conoce, más todavía en estos días raros donde son capaces de organizar eventos”, explicó ‘Frodo’.

El carisma del deporte

Hawái y Pekín han marcado la carrera de un triatleta que siempre quiere más. ¿El oro olímpico o llevarse tres veces el cetro de campeón del mundo del Ironman? “Estoy muy contento por no tener que elegir . Que no se entienda mal... Los Juegos Olímpicos son lo máximo, no puedes hacer más. Son cada cuatro años. Cada cuatro años tienes un momento, un día para estar en la mejor forma de tu vida. Hawái tiene más historia que los Juegos Olímpicos en nuestro deporte, todo eso, pero el objetivo de tener una carrera cada cuatro años es muy especial”. Palabra de Frodeno.

“La isla me recuerda a Hawái, es espectacular, por eso creo que este Challenge puede tener futuro”

decoration

Un tipo carismático que más allá de las medallas ha dejado estampas significativas de qué significa el deporte para él. Durante el confinamiento de hace poco más de un año, Frodeno se marcó el reto de completar un Ironman en su propia casa. Para empezar, 3,8 kilómetros de natación en su piscina; después, 180 kilómetros sobre la bicicleta en el rodillo; y para rematar la faena 42,195 kilómetros en la cinta. Una hazaña que completó en 8 horas, 33 minutos y 37 segundos, incluido las transiciones. Un hito que no solo era un reto personal sino que sirvió para recaudar fondos para distintos proyectos, a través de la Fundación Laureus. En total, más de 200.000 euros. “Siempre busco maneras de hacer algo, fue un poco ‘loco’, pero es lo más bonito del deporte: conectar a la gente”.

Compartir el artículo

stats