Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Ligas del último segundo

Manolo López, testigo de los títulos que el Madrid perdió en la última jornada en Tenerife, analiza un final liguero de infarto

Manolo dialoga en el Insular con Valdano, el técnico de aquel Tenerife que privó al Madrid de dos Ligas en la última jornada. | | LP/DLP

Manolo dialoga en el Insular con Valdano, el técnico de aquel Tenerife que privó al Madrid de dos Ligas en la última jornada. | | LP/DLP

La Primera División vive su final más emocionante desde el curso 2015-16. Atlético, Real Madrid y Barça vuelven a reeditar aquel esprint final de infarto. Nos dirigimos hacia un desenlace de ‘foto finish’, como los que vivió Manolo López con el Tenerife a principios de los 90, birlando dos títulos a los blancos.

LaLiga Santander de la pandemia se apresura a vivir su final más disputado del último lustro. En aquel 2016, los tres colosos llegaban en un pañuelo a la resolución del título. Como ahora, a falta de tres jornadas, Barcelona (82), Atlético de Madrid (82) y Real Madrid (81) se movían en diferencias mínimas. En aquella ocasión, el Barça le ganó la mano a los de la capital. Firmó 91 puntos, por los 90 de los blancos y los 88 de los colchoneros.

La historia se repite en este curso. Atlético (77), Real Madrid (75) y Barça (75), ante el todo o nada en poco más de 10 días. La situación conduce a un final de gloria para uno y fatídico para el resto en la fecha definitiva del campeonato, la 38.

Y quién mejor para hablar de momentos tan determinantes que un hombre que vivió en primera persona la sensación de aguarle a un grande un título liguero en la jornada definitiva para que celebrase otro gigante.

Las dos Ligas que el Real Madrid perdió en el Heliodoro Rodríguez López siguen siendo el mejor ejemplo de una hecatombe maravillosa para los culés e infernal para los merengues. Si con una no era suficiente, toma dos tasas. Hasta Ronald Koeman, por aquellos años jugador del Barça, rememoraba no hace mucho aquella historia: «En mi época, el Deportivo de La Coruña falló un penalti, el Real Madrid perdió contra el Tenerife... Si tenemos esa suerte, pues seguramente seremos campeones».

Manolo López ejercía de portero del conjunto tinerfeño cuando en la temporada 1991-92 el Madrid llegaba a la isla con todo de cara para campeonar. Y acababa sufriendo un verdadero infierno. El grancanario, que inició el duelo de suplente, entraba en el minuto 24 por la lesión de su compañero Agustín.

Perdía el Tenerife 0-1 y el de Arucas encajaba nada más salir el 0-2, obra de Hagi. Y a partir de ahí, un cúmulo circunstancias que llevaron al Tete a tocar la gloria y a propiciar un estallido de alegría en el Camp Nou, donde festejó el Barça el 3-2 de los hombres de Jorge Valdano.

Aquel partido estuvo marcado por la polémica, esa que en momentos tan decisivos sigue aflorando a pesar del videoarbitraje, como ocurrió en el Madrid-Sevilla del domingo. Incluso, los famosos maletines salieron a relucir para echar todavía más leña al fuego y avivar las críticas blancas a todo lo sucedido en aquel choque.

«Con la existencia del VAR, posiblemente hubiese cambiado la historia», reconoce Manolo. Hasta el propio árbitro de aquel 7 de junio, el gallego Raúl García de Loza, reconocía que «con el VAR, el Madrid hubiera ganado la primera Liga de Tenerife». Hubo varias acciones claves: un tanto legal de Luis Milla que fue anulado y que suponía el 1-3, la discutida expulsión de Villarroya...

«Son situaciones totalmente diferentes. En aquella época no se nos podía pasar por la mente lo de la tecnología aplicada al mundo del fútbol, como vivimos ahora. El videoarbitraje debe hacer este deporte más justo, pero con él sigue existiendo la controversia; cuando favorece lo alaban y cuando perjudica, se critica. Lo único claro es que el fútbol se escribe en el campo», recalca Manolo López.

«Con el VAR, quizás, la historia de la primera Liga que perdió el Madrid en Tenerife cambiaría»

decoration

El ahora director general de Deportes del Gobierno de Canarias rememora así la hazaña: «Nosotros éramos un equipo en construcción. Nos salvamos una jornada antes y se nos presentó la opción de ser protagonistas de una de las páginas históricas del fútbol español. La aprovechamos».

El gato de Arucas, al referirse al título que el Madrid volvía a perder en Tenerife la temporada siguiente, considera que el escenario era totalmente diferente, «porque nosotros nos estábamos jugando entrar en la Copa de la UEFA, luchábamos por lograr un hito en la historia del club. Lo que pasa es que siempre nos acordamos solo del que pierde la Liga». Aquel partido de la última jornada de la campaña 1992-93, Manolo López lo vivió desde el prisma de la suplencia.

El actual director de Deportes del Gobierno de Canarias piensa que sorpresas como las que ocurrieron en el Heliodoro Rodríguez López a principios de los 90 son más difíciles de ver esta temporada, «sobre todo porque la ausencia de público en las gradas juega a favor del equipo grande».

«No es lo mismo tener que jugar en un campo con una afición que te presiona que hacerlo en un estadio desierto, donde el jugador del equipo local no siente ese plus que te da la afición en este tipo de encuentros», analiza el de Arucas.

Sobre la resolución final del actual campeonato, Manolo López no se moja, aunque piensa que el Atlético de Madrid, que marcha líder y depende de sí mismo, es el que cuenta con «más opciones» para llevarse el gato al agua, en una temporada que califica como «muy extraña» por todo lo que conlleva la pandemia.

«El Atlético tiene ahora mismo con una plantilla más compacta, sin problemas de lesiones y más descansada que por ejemplo la del Real Madrid, al que pienso que le va a pesar el desgaste de haber estado compitiendo en la Liga de Campeones hasta el último momento. El Barça también está bien ahora mismo, pero depende de otros», analiza.

Compartir el artículo

stats