Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viajes

Tarragona abre sus puertas a la Historia

Un destino embriagador en el que naturaleza, cultura, patrimonio y diversión aúnan esfuerzos a orillas del Mediterráneo para ofrecer un paraje único

26

Tarragona, un destino único que abre las puertas a la historia Christian Afonso

Una comunión entre una exuberante naturaleza, las templadas y tranquilas aguas del Mediterráneo, la adrenalina de alguna de las montañas rusas más espectaculares de este lado del meridiano y el patrimonio arquitectónico e histórico de una ciudad que fue hogar de innumerables culturas milenarias. Eso ofrece el destino Tarragona, que espera a los canarios este verano con los brazos abiertos para descubrirles un entorno único en una de las provincias menos conocidas de Cataluña, pero que tiene muchos secretos por ofrecer.

Desde las espectaculares playas de la Costa Daurada, que debe su nombre a los destellos dorados sobre la arena y el mar que cautivaron a los antiguos romanos y que han sido fruto de inspiración para numerosos artistas, a los vestigios de historia que encierran las calles y paredes del casco antiguo de Tarragona, la decisión para quien se está planteando un destino cercano, sin salir de España y con muchas opciones para disfrutar parece clara. Sobre todo ahora, que Binter acerca el aeropuerto de Gran Canaria al de Reus con un vuelo directo de apenas tres horas en su renovada flota de aeronaves con cuatro asientos por fila (dos y dos) y más espacio para estirar las piernas.

Tarragona sorprende por su belleza singular, con espacios naturales donde el verde se funde con el azul del Mediterráneo. Tal es la estampa que, durante kilómetros a la redonda, se encontrará quien visite las Tierras del Ebro, Terres de l’Ebre para los locales. Un lugar en el que la tradición bulle en cada arrozal, y que se extiende mar adentro en miles de metros de mejilloneras para el disfrute, visual y culinario, de la sociedad. Pero también cuenta con uno de los mayores espacios de ocio de toda Europa, un resort formado por seis hoteles y tres parques de atracciones distintos: Port Aventura World. Una inyección de adrenalina apta para todas las edades y que cuenta con un cuidado trabajo de ambientación que lo convierten en una parada obligatoria para quien visite la provincia catalana.

Pero más allá de ello, la región de Tarragona ha sido también la cuna de grandes artistas como Antonio Gaudí, así como inspiración para otros ilustres nombres como el de Joan Miró, que quedó embelesado con los paisajes que desde su masía de verano en Montroig veía a través de la ventana. Esas tierras y los pequeños pueblos y masías de alrededor fueron protagonistas en muchos de sus cuadros como el de Montroig Sant Ramon, de 1916, Playa de Montroig, del mismo año, La Iglesia y el pueblo de Montroig, de 1919, o La Masía de 1921-1922. 

Las calles de Reus, la segunda ciudad más importante de la región con sus más de 100.000 habitantes, rezuman modernismo. En ellas numerosos arquitectos de finales del XIX y principios del XX erigieron sus impresionantes edificios: hasta 90 de los inmuebles del centro de la urbe son de este estilo arquitectónico tan propio de Cataluña con la Casa Navás como uno de sus máximos exponentes.

No menos interesante resulta el coqueto pueblo pesquero de Cambrils, que se encuentra en el mismo centro de la Costa Daurada y que cuenta con más de diez kilómetros de playas que lo recorren de norte a sur. Un paseo marítimo y una vía ciclista al lado del mar Mediterráneo también son grandes atractivos para quienes quieran disfrutar de una jornada más activa en la que patearse el litoral de la localidad, uno de los más fotografiados de toda Tarragona. 

Pero más allá de la costa, y penetrando en la cordillera costero catalana, también hay secretos por descubrir en esta tierra tan singular. Uno de ellos es la villa de Montblanc, el máximo exponente del medievo tarraconense, que cuenta con una antigua muralla medieval muy bien conservada con 30 torres con almenas y una majestuosa iglesia, la de Santa María, que hará las delicias de los amantes de los caballeros y templarios. Y es que los castillos son elementos típicos del paisaje de esta región catalana, con itinerarios que unen cada uno de ellos en dos jornadas, así como la ruta del Císter que invita a descubrir cada uno de los monasterios que esta orden erigió en Tarragona.

Y la joya de la corona está en la capital de la provincia. Por las calles de Tarragona se encontrarán piedras que hablan por sí mismas de siglos de historia, desde que los romanos se afincaran en la antigua Tarraco, fundando una de las ciudades más importantes de la antigua Hispania, urbe más importante además de la Hispania Citerior, donde llegaron a vivir más de 30.000 personas. Su anfiteatro casi al completo espera junto a las aguas del Mediterráneo, mientras que los restos del antiguo circo, el mejor conservado de la antigua Roma en todos los territorios que ocupó, es una auténtica atracción para los amantes de la Edad Clásica, que se une al medievo y el modernismo en las calles de la urbe.

Todo esto hace de la Costa Daurada y las Terres de l’Ebre dos destinos únicos que visitar, en los que la naturaleza, el mar, el sol y la playa van de la mano de la tradición, la historia, la cultura y el patrimonio artístico, y que cuentan con grandes opciones de ocio y diversión para todas las edades. Un paraíso al alcance de la mano, unido con Gran Canaria con un itinerario aéreo de solo unas tres horas.

Adrenalina en vena

Con más de medio centenar de atracciones, Port Aventura World aúna tres parques temáticos, dos de atracciones y otro acuático. En la imagen, estructura de una de las montañas rusas más espectaculares de Europa, el ‘Red Force’.

Atracción Red Force, en Ferrari Land de Port Aventura World C. Afonso

Un pueblo con encanto

Más allá de ofrecer una bella estampa, Cambrils cuenta con nueve playas con unos 20 kilómetros de extensión. El puerto deportivo ha estrenado recientemente un nuevo restaurante que se suma a su gran carta gastronómica.

Puerto de Cambrils C. Afonso

La inspiración del maestro

En una masía entre el pueblo y la playa de Montroig vivió muchos veranos el pintor Joan Miró, que se inspiró con estos territorios bajos de la Costa Daurada. Esta casa, ahora museo, se puede visitar tal y como la dejó el artista.

Taller desde el que realizó muchas de sus obras Joan Miró, en una masía de Tarragona C. Afonso

Entre arroz y mariscos

Los arrozales se extienden en el sur de la provincia. El delta del Ebro no solo es fértil para cultivar este cereal, sino que también se encuentran en sus aguas las mejores especies de mejillón u ostra. Pero está muy amenazado.

Un jornalero trabaja en uno de los arrozales del Delta del Ebro C. Afonso

La cuna del modernismo

Las calles de Reus son un auténtico museo. Con sus casi 100 inmuebles de tipo modernista, la ciudad es cuna y gran exponente del modernismo catalán. En ella también nacieron dos estandartes catalanes: Gaudí y el vermut.

Interior de la Casa Navás, uno de los estandartes del modernismo de Reus C. Afonso

Compartir el artículo

stats