Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Haricana y Molinera unen esfuerzos

Las dos empresas ultiman la concentración en la producción de harina para reducir costes y ser competitivas | Molinera amplía su presencia en el capital de Haricana

Uno de los últimos salones celebrados de panadería, pastelería y pizzas en las instalaciones de Haricana . La Provincia

Molinera de Schamann y Haricana concentran la producción de harina en la fábrica de la segunda para rentabilizar esfuerzos y optimizar costes en un mercado cada vez más competitivo. Las dos empresas están a punto de culminar un proceso de segregación que fortalecerá el mercado local de la harina y sus derivados. Además Molinera amplía su presencia en el accionariado de Haricana con un canje de acciones.

Las empresas Molinera de Schamann y Haricana fusionan el negocio de la fabricación de harina para ganar en competitividad y rentabilizar la producción. Hace cerca de un año estas dos sociedades señeras del sector industrial de las Islas iniciaron un proceso que prevén culminar en un mes por el cual se integrará toda la producción del negocio de la harina de Molinera en la planta de Haricana, situada en el Polígono Industrial de Arinaga. Se trata de un proceso de segregación que tiene el visto bueno de los consejos de administración de las dos empresas y el reciente informe favorable de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), de tal forma que cuando acabe la actual exposición pública tendrá lugar la firma de la escritura.

Con esta segregación Haricana concentrará la actividad de la fabricación de harinas y sus derivados que hasta ahora realizaba Molinera de Schamann y la suya propia. El objetivo es racionalizar y adecuar la producción a las necesidades del mercado para no dispersar esfuerzos y optimizar las economías de escala de los negocios de ambas empresas. En el informe sobre el proceso de segregación, Haricana y Molinera admiten que hay un exceso de capacidad de producción en sus fábricas, lo que genera ineficacias en los costes. En 2019 el nivel medio de producción fue inferior a la capacidad de ambas fábricas ya que Haricana puede moler hasta 264 toneladas al día de trigo y Molinera hasta 120 toneladas.

Las dos empresas suman esfuerzos para ser más competitivos y fortalecer su presencia en el mercado local. La cartera de clientes de ambas sociedades no sufrirá cambio alguno, es más, Haricana sumará a su clientela la de Molinera ofreciendo más estabilidad frente a las importaciones y los precios provenientes del exterior.

En 2019 el nivel medio de producción fue inferior a la capacidad de ambas fábricas por separado

decoration

Precisamente entre las sinergias que va a producir esta concentración se encuentra la reducción de los costes medios de producción y la optimización de los canales directos de venta del Grupo Capisa, al que pertenece en la actualidad Molinera. Asimismo, las sociedades participadas por Haricana dedicadas a la distribución de materias primas complementarias a la harina como levadura o grasas y los servicios de teflonado de bandejas de horno tendrán un acceso directo a los clientes actuales de Molinera.

Un aspecto clave en este proceso es también el acceso a los mercados de venta del trigo, la materia prima esencial para la producción de harina y sus derivados. Con esta concentración se busca también mejorar los costes en la compra del trigo.

La integración del negocio de la harina de Molinera en Haricana también tendrá otros efectos aunque no a corto plazo. Uno de los más significativos es que el proceso abre la puerta a una potencial segunda operación de concentración empresarial entre los grupos al que pertenecen ambas empresas, dado que permitiría integrar y gestionar conjuntamente las actividades de carga, descarga y almacenamiento de cereales en silos portuarios que desempeñan actualmente ambos grupos.

Este proceso de concentración también viene derivado de lo que sucede en el sector harinero tanto a nivel nacional como internacional. De esta forma, ha ido descendiendo paulatinamente el número de industrias dedicadas a la producción de harina y productos derivados pero, sin embargo, han aumentado sus producciones, algo que persigue también el proceso de segregación de Molinera en Haricana.

Desde el punto de vista accionarial, esta operación supone un canje de acciones de Haricana en favor de Molinera de Schamann. Según la documentación del proceso, Molinera adquirirá la plena propiedad de 2.476 acciones, de 60 euros de valor nominal cada una de ellas, representativas conjuntamente del 14% aproximadamente del capital social de Haricana. Dado que Molinera es ya titular de 1.986 acciones representativas, aproximadamente del 11,23% del total capital social de Haricana, tras la consumación de la segregación la participación total de Molinera en el capital social de Haricana pasará a ser del 25,22% aproximadamente. Con esta redistribución del accionariado se fortalece la posición de ambas industrias y la presencia de Molinera en el capital de Haricana.

A medio plazo los dos grupos pretenden gestionar en conjunto el almacenamiento de cereales en los silos

decoration

Para las plantillas de ambas empresas este proceso de segregación supone que Haricana se subroga automáticamente los derechos y obligaciones laborales de los trabajadores de Molinera vinculados a la unidad económica que se segrega, es decir, la producción de harina.

Las dos empresas esperan firmar la escritura de la segregación a finales de este mes o principios de julio, con lo que la integración tendrá efectos este verano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 928 479 439.

Compartir el artículo

stats