El Consejo Económico y Social de Canarias (CES) reclama a todos los agentes sociales, laborales, económicos, políticos y administrativos involucrados en la reconstrucción de La Palma a raíz de la erupción volcánica, que adopten “el necesario consenso y activa participación indispensables para llevar a término de manera satisfactoria el proceso de superación de la catástrofe natural y de sus efectos colaterales” desde un marco de coordinación "integral centralizado, multidisciplinar, flexible, organizado y eficaz, ubicado en el entorno mas próximo a la zonas y a las personas afectadas". 

La respuesta institucional acordada ayer de forma unánime por el CES en sesión plenaria, considera “fundamental” establecer objetivos concretos y fijar períodos temporales “para dar una mínima certeza” a los damnificados por la catástrofe de superar su situación actual. A su vez alerta sobre el riesgo de que “la pobreza sobrevenida” en la población que ha perdido sus bienes y su modo de vida, “se convierta en permanente”. Por ello, subraya, "es imprescindible y prioritario generar los mecanismos de protección básicos".

En ese sentido, el organismo público de carácter consultivo aboga porque los procesos burocráticos y administrativos que se habiliten para atender a los damnificados “se adapten a las personas y no a la inversa”, por lo que exige a las administraciones que actúen a través de planes de atención individualizados y "centrados tanto en las personas físicas como jurídicas", toda vez que los procedimientos públicos son, "en sí mismos, incapaces de afrontar la diversidad de situaciones individuales". De ahí que el CES reclame "programas individualizados que concreten las actuaciones y recursos precisos para cada una de las situaciones, ya sea de forma individual, familiar o por grupos de afectados con características comunes". 

El CES recuerda que "la respuesta institucional habitual en nuestro país es de carácter burocrático administrativo, y se basa, en esencia, en la suma de instrumentos normativos, aportaciones materiales y recursos financieros destinados a los damnificados, así como la reposición de las infraestructuras destruidas o dañadas". 

La semana que viene, anunció hace unos días el presidente del Gobierno de Canarias en el Parlamento, Ángel Víctor Torres, se abrirá en Los Llanos de Aridane la oficina única que tramitará toda la información sobre las ayudas a los damnificados, los daños y la situación de las propiedades y fincas agrícolas. La misma contará con 14 trabajadores sociales para comenzar a paliar la parte psicosocial de la tragedia.

El CES se solidariza con toda la ciudadanía de La Palma y, de forma especial, con el conjunto de ciudadanos damnificados por la catástrofe natural, a la vez que se pone al servicio de las instituciones palmeras para apoyar en la medida de sus posibilidades el proceso de recuperación integral de las personas y bienes afectados.

El CES se solidariza con la ciudadanía de La Palma y agradece el trabajo de las instituciones y de todas las personas que trabajan para atender la situación derivada de la erupción

Asimismo, reconoce el trabajo de todas las instituciones y, particularmente, de las instituciones públicas y las personas que "con su trabajo, previo y posterior al evento volcánico acontecido han contribuido a proteger la vida de la población y a prestarle ayuda en momentos de gran pesar y necesidad". 

Apoyo psicológico y empresarial

"Apoyo emocional y psicológico adecuado a las personas que lo precisen, a través del Servicio Canario de la Salud, junto a otros recursos disponibles, que faciliten el proceso de aceptación y adaptación a las nuevas realidades". Esa es una de las prioridades que en opinión del CES se debe prestar a la población damnificada por el volcán.

Por otro lado, resalta "lo fundamental de establecer objetivos concretos y programas individualizados, tanto para orientar la acciones y evaluar los resultados e indicadores del éxito o fracaso de las intervenciones establecidas".

En el ámbito empresarial, la demanda del CES se centra en el conocimiento previo de las realidades existentes "para reactivar, a corto plazo, las actividades económicas inyectando la liquidez necesaria y estimulando la demanda interna". Junto a lo anterior el CES reclama disponer de mecanismos de protección laboral específicos, evitando la destrucción de puestos de trabajo.

Reactivar a corto plazo las actividades económicas inyectando la liquidez necesaria y estimulando la demanda interna es una de las peticiones del CES, junto con mecanismos laborales específicos

El pasado miércoles entró en vigor el Real Decreto-Ley del Gobierno de España que, entre otras medidas, protege a los trabajadores afectados por el volcán de La Palma y beneficia a las empresas de exoneraciones de hasta el 100% de las cotizaciones sociales en el caso de que tengan totalmente impedida su actividad y de hasta el 90% en el caso de limitación de la misma.

Por último, el proceso de recuperación en La Palma se deberá realizar en el contexto de desarrollo sostenible "aprovechando las oportunidades de innovación para promover el bienestar de sus habitantes", según el CES, que recomienda prestar la mayor atención a la incorporación de los riesgos naturales, tanto en la vida diaria como en la planificación y ordenación del territorio. Invita a la ciudadanía a reconocer "la evidencia de que vivimos sobre volcanes y a actuar en consecuencia con esta evidencia, ya que en algún momento del futuro este tipo de fenómenos naturales volverá a repetirse".