Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafael Méndez Presidente de Destilerías Arehucas

Rafael Méndez, de Destilerías Arehucas: «Parte de la producción podría llegar a parar por la falta de corcho o aluminio»

Rafael Méndez contempla el campo aruquense desde su despacho de la fábrica de ron.

«Afortunadamente no ha ocurrido», señala el presidente de Destilerías Arehucas, Rafael Méndez (Las Palmas de Gran Canaria, 1963), sobre la eventual paralización de determinadas líneas de producción por la crisis de las materias primas que sufre todo el mundo. Ahora bien, el primer ejecutivo de una de las principales industrias de las Islas no descarta que ese momento llegue. «La incertidumbre» es motivo de desvelo.

¿Cómo impacta la crisis del covid en Destilerías Arehucas?

No somos ajenos a la realidad. Ahora mismo, todo es menos que antes del coronavirus y también, por supuesto, las ventas. Cuando comenzó la pandemia no entró ni un turista, la hostelería estaba cerrada y después, con aforos reducidos, con lo que el consumo era menor. Ahora bien, para una situación tan tremenda como esta, podemos decir que no nos ha ido del todo mal. 

¿Por qué?

Hace años que decidimos abrir fronteras y vender en otros países. Aunque lo hacemos de manera modesta, en algunos casos nos ha servido para compensar la situación. Globalmente no estamos mal. No hemos recurrido en ningún momento a los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) ni hemos tenido que hacer ajustes de plantilla.

¿Nada de nada?

A ver. He empezado diciendo que la situación no es la misma, por lo que no sería posible no haber tomado ninguna decisión sin poner en peligro el funcionamiento de la empresa. Ni ERTE ni despidos, pero sí que llegamos a un acuerdo con el personal para establecer jornadas de cuatro días a la semana. Los lunes no se trabaja, y eso es algo que vamos a dejar ya para siempre. También una reducción del 15% de los salarios que recuperarían a razón de un 5% hasta alcanzar en 2023 la situación que había antes.

"No ha habido ERTE ni despidos, recurrimos a una jornada semanal de cuatro días"

Rafael Méndez

decoration

¿Ya lo están recuperando?

Sí, el año que acaba de terminar recuperaron un 5% y en este que empezamos, otro 5%. Hablo siempre en base a un contexto en el que todo vaya bien. Todas estas medidas las tomamos a partir de previsiones futuras, pero ya todos hemos visto que esta realidad que nos ha tocado es capaz de ofrecer más de un giro inesperado. Tienes que ir improvisando frente a las nuevas situaciones, casi ya nos estamos acostumbrando a hacerlo.

¿Cuántos empleados tiene el grupo en su conjunto?

106.

También en números. ¿Cuánto les ha robado la crisis?

Un 25% de la facturación.

¿Cómo les pilló?

Afortunadamente la empresa estaba bien y hemos seguido con buenos números. Tenemos un consumo muy estable en Canarias; en el mercado exterior hubo países en los que llegamos a registrar crecimientos, porque, sobre todo al inicio, las respuestas frente al covid fueron muy diferentes. Al final la realidad terminó por imponerse, el problema existía y todos, en mayor o menor medida tomaron medidas restrictivas. Suecia era un mercado en el que estábamos creciendo de manera importante e inicialmente casi no tomó medidas, por lo que seguimos al alza.

Si antes hablábamos de la dificultad que entraña tomar decisiones casi al minuto, hacerlo cuando hay diferentes escenarios debe serlo aún más.

Al principio de septiembre estuvimos en una feria en Londres. Allí nadie llevaba mascarilla, a quienes la usábamos nos miraban como a bichos raros.

"El 20% de nuestra facturación está en la Península, y otro 10% procede de países extranjeros"

Rafael Méndez

decoration

Volviendo a Canarias. ¿Qué proporción de su negocio depende del volumen de turistas?

Todo es una cadena. El mercado turístico no es nuestro principal nicho de ventas, pero muchos de quienes trabajan en las zonas turísticas sí lo son. Si se quedan en paro, el primer recorte de gastos es el ocio y eso sí nos afecta; más allá de que el propio turista también consume. En nuestras bodegas y en la fábrica tenemos un volumen de visitantes importante y también se vio muy resentido.

Encontrar en un bar de la Península hace no muchos años una botella de Arehucas era motivo de celebración. Ahora está en todos lados.

Hombre, me gustaría estar en más sitios, pero sí, afortunadamente el mercado peninsular ya nos tiene, por lo menos, en mente, representa el 20% de nuestra facturación. Es una marca conocida y tiene amplia presencia. Hace treinta años esta empresa era netamente regional, no se hacía nada fuera de Canarias, hoy prácticamente el 30% del volumen de negocio viene por las exportaciones; al 20% de la Península se suma otro 10% de las ventas que se hacen en otros países.

¿Qué política siguen para poder servir a la Península en tiempo sin peligro de encallar en aduanas ni otras barreras?

Desde finales de 1999 montamos un depósito fiscal propio en Madrid. Eso nos permite tener la mercancía en la Península sin el devengo del impuesto hasta el momento en el que se realiza la venta. También nos ha venido muy bien para tener allí la mercancía que se destina a la exportación al extranjero.

¿Eso no pueden hacerlo desde el mismo Archipiélago?

Es complicado. Para que sea rentable tienen que comprarte un contenedor, un solo palé es tremendamente engorroso. El depósito de Madrid te permite servir esa misma cantidad en una semana. Llegar con rapidez a puntos de Europa solo es posible de esa manera. En ese 1999 compramos una nave de 1.200 metros cuadrados y en 2006 tuvimos que buscar la actual de Torrejón de Ardoz, que tiene 5.000 metros cuadrados.

¿Qué importancia tiene la innovación en una industria como esta?

Es determinante, pero no por esta crisis, ya venía de antes. Renovamos por completo la destilería para tener un proceso ecológico integral. El bagazo que resulta de la molienda de la caña nos sirve para alimentar la caldera y no consumir combustibles fósiles. Estamos intentado ser capaces de ser autosuficientes con plantas fotovoltaicas y hemos desterrado el uso de abonos químicos. No podemos tener la certificación de agricultura ecológica hasta pasados cuatro años y vamos a entrar ahora en el tercero. Y si hablamos de la distribución, vendedores y reparto, en poco tiempo tendremos solo vehículos híbridos.

¿Optan con algún proyecto a fondos de los que la Unión Europea ha dispuesto para paliar la actual crisis económica?

Esa intención de ser autosuficientes con energía fotovoltaica aspira a ello, parece que sí lo podemos conseguir. También le digo que íbamos a hacerlo de todas las maneras, con fondos o sin ellos.

"Alimentamos la caldera con el bagazo de la caña y ya no usamos abonos químicos"

Rafael Méndez

decoration

¿Diversifican? ¿Están presentes en otros nichos de negocio?

Participamos con Martinón en el hotel Lumm que se ha inaugurado hace unos meses en Las Palmas de Gran Canaria. Tenemos un 9% y es una de las líneas de diversificación que tenemos. También somos compañeros de viaje de Jucarne, Kalise, Tirma y Aguas de Firgas en el sector de renovables.

Retomando las exportaciones, en 2012 anunciaron su llegada a la costa oeste de EEUU.

Empezamos entonces y se ha quedado como un mercado monótono. No hemos invertido más, es la inercia la que nos mantiene allí. Desde aquel momento, los países escandinavos y Alemania, donde iniciamos nuestras exportaciones hace más de 20 años, nos han abierto las puertas y nos hemos centrado más en ellos. Suecia y Alemania, y Holanda, otro veterano que también se ha mantenido, son los que mejor comportamiento están teniendo, sobre todo los dos primeros. Dentro de Europa, en Italia también estamos bastante bien, siempre con cifras muy modestas. Fuera de ahí, llegamos a China, con volúmenes aún más pequeños. Estamos en un momento en el que casi cualquier esfuerzo proporciona un retorno, al contrario que ocurriría si se trata de mercados más maduros, donde el objetivo sería no perder terreno. En Canarias nuestra presencia es tremendamente alta, cuando el sector cae, nos toca, y más que al resto, por ser líderes.

En medio de la crisis, otra más. ¿Les afectan los problemas de distribución que padece todo el mundo?

Hombre, claro. Escasez de corcho, que lo utilizamos para las botellas de la serie premium; escasez de aluminio, para las tapas del resto; escasez de cartón; escasez del mismo vidrio...

¿Y cómo regatean esto?

Hemos tenido que modificar el precio de venta, pero no puedes volcar todo ahí, tienes que asumir una parte. Lo peor es que no sabemos cuándo van a terminar las grandísimas oscilaciones de precios que registran esas materias primas esenciales para nosotros. Más allá del coste hay otro gran problema, como es no tener garantizada la llegada de los suministros en el tiempo previsto. Los plazos son más largos, pero ni aun teniendo eso por descontado estás a salvo de sorpresas.

¿Se han llegado a ver con el agua al cuello?

Afortunadamente, por el momento no hemos tenido que parar ninguna línea de producción, pero no puedo asegurar que, visto lo visto, no llegue el momento en que esa situación indeseada pueda llegar a producirse.

"Las soluciones políticas tardan en llegar porque tengo la sensación de que prevalece el postureo"

Rafael Méndez

decoration

¿Qué les cuentan quienes les proveen de estas materias?

De entrada es una llorada. Ponen por delante que no van a cumplir los plazos anteriores y, también, que los precios suben. Además, tampoco se mojan sobre la proximidad de una solución que devuelva todo a la situación anterior. Por eso digo que la incertidumbre es la principal protagonista. Es que ni siquiera para el precio. No es que te digan que ahora es más caro y ahí se va a quedar, es que igual con el siguiente pedido vuelve a haber otro incremento.

¿Cómo ha cambiado la crisis del coronavirus la política de estocaje y almacenamiento?

Ahora mismo los servicios logísticos son fundamentales, precisamente porque por el covid casi nadie tiene estocaje. No puedes almacenar grandes cantidades y que al mes que viene la situación sanitaria y las consiguienes restricciones reduzcan tus ventas a cero. Nuestro cliente busca estar prácticamente al día. Pues justo en el momento en que las mercancías deberían moverse con máxima fluidez, nos encontramos con este problema mundial.

Sube el salario mínimo, se concreta una reforma laboral... ¿Qué le parece?

Generalizar es injusto, pero nos ha tocado el peor nivel de políticos en unos momentos complicadísimos. Me consta que hay personas trabajando en lo público, pero también en ocasiones me quedo con la sensación de que la ola se los lleva por delante. Las soluciones tardan en llegar porque prevalece el postureo. Nosotros hace mucho tiempo que no tenemos problemas en lo laboral. Desde 1996, nuestro personal tiene participación en el resultado y eso les hace estar involucrados, porque por ese concepto percibe lo mismo el director gerente que el señor que trabaja en la finca. Afortunadamente no hemos tenido que ir a regulaciones de plantilla a pesar de que ha habido momentos malos para todo el mundo, quizá nuestra situación es anormal pero es de lo que puedo y me gusta hablar; lo general me parece a veces un disparate.

Compartir el artículo

stats