Cuatro municipios canarios tienen casi la mitad de sus viviendas vacías

El porcentaje de casas desocupadas en las dos capitales de las Islas se sitúa en el 17% en Santa Cruz de Tenerife y el 14% en Las Palmas de Gran Canaria

Vivienda vacía en Santa Cruz de Tenerife.

Vivienda vacía en Santa Cruz de Tenerife. / Andrés Gutiérrez Taberne

Vecinos que no encuentra dónde vivir y decenas de viviendas vacías. Esta es la paradoja que se vive en muchos rincones del Archipiélago, en los que a pesar de que existen propiedades ya construidas muchas están cerradas a cal y canto por sus propietarios. En cuatro municipios de las Islas el porcentaje de casas desocupadas alcanza casi la mitad de su censo de viviendas, es decir, en cinco de cada diez construcciones no vive nadie de forma habitual. De ellos, la localidad en la que la cantidad de hogares deshabitados es más alta es Garafía, en La Palma, donde el 48% de las casas están vacías. Le sigue Tías, en Lanzarote, con un 47,9%. En el municipio gomero de Vallehermoso, el 47,5% de sus inmuebles no tiene ningún residente, mientras que en la localidad majorera de Betancuria, supera el 46%. 

Todos menos Tías pertenecen a la que se conoce como Canarias vaciada, aquellos municipios en los que abundan las zonas rurales y de medianías, a los que les cuesta atraer nueva población y suelen perder vecinos en favor de otras zonas de las Islas con mayor actividad económica y que se convierten en polos de atracción. Entre las localidades canarias con un mayor porcentaje de casas vacías se encuentra también Artenara o Tejeda, que superan el 40%. Además superan este alto porcentaje rincones como Agulo o Hermigua en La Gomera

La situación en las dos capitales canarias es diferente. Aunque se trata de lugares que aglutinan un mayor número de viviendas vacías dado la gran cantidad de inmuebles que tienen construidos –25.016 están desocupadas en Las Palmas de Gran Canaria y 16.816 en Santa Cruz de Tenerife–, al compararlo con el número total de inmuebles que hay construidos el porcentaje de los que están desocupados no es tan alto. En concreto, en la capital tinerfeña el 17% de sus inmuebles se encuentra en esta situación, frente al 14% de su homóloga en Gran Canaria

Son datos del Censo de Población y Viviendas, publicado recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos de 2021, que estima el número de casas deshabitadas en función de su consumo eléctrico. Se trata de inmuebles cuyo gasto total de energía ha sido menor al de una vivienda media de ese mismo municipio en ese periodo. De tal manera, que el censo contabiliza que en todo el Archipiélago 211.331 casas no tienen ocupantes, lo que representa casi una de cada cinco viviendas de la comunidad autónoma. Aunque expertos del sector inmobiliario ya han advertido que consideran que la cuantía es mucho menor a la estimada por este organismo.

Las herencias, la necesidad de reformas o el miedo de los propietarios, entre los factores de esta situación

Pero, ¿cuáles son los motivos de que existan en las Islas esta gran cantidad de casas cerradas? La casuística es muy variada. En los pueblos pequeños abundan, por ejemplo, las situaciones de viviendas que han sido heredadas por varios nuevos propietarios, que no se ponen de acuerdo sobre lo que hacer con ellas. Muchas necesitan reformas tras años sin que nadie les prestara demasiada atención, lo que complica todavía más su retorno al mercado. 

También puede haber entre ellas promociones iniciadas durante la época de la burbuja que no llegaron a terminarse. En otras ocasiones la casa está desocupada de manera puntual, ya que está a la venta o a la espera de que alguna persona o familiar vaya a vivir en ella. Sin embargo, otro porcentaje de los propietarios son contrarios a sacar estas viviendas al mercado del alquiler, ya que sienten desconfianza acerca de que los futuros inquilinos acaben por no realizar los pagos, se produzcan destrozos en la propiedad o puedan llegar a perderla durante años en caso de que se lleve a cabo una ocupación. 

Sin embargo, esto ocurre en uno de los territorios del país en los que es más difícil acceder a una vivienda, ya sea en propiedad como en alquiler. Mientras existen más de 200.000 viviendas vacías, los precios del metro cuadrado están en máximos históricos y la oferta tanto en un mercado como en otro es cada vez más escasa.  

La excepción majorera

La capital de Fuerteventura, Puerto del Rosario, es la única del Archipiélago en la que el porcentaje de viviendas vacías respecto al total de sus inmuebles es menor al 10%. De hecho, es el único municipio de toda Canarias en donde menos de una de cada diez casas está desocupada. A diferencia de lo que ocurre respecto a las capitales de las Islas Verdes, la localidad majorera y Arrecife mantienen una cantidad de casas vacías más moderada. La capital de Lanzarote no tiene vecinos en un 12% de sus inmuebles, mientras que Valverde, San Sebastián de La Gomera y Santa Cruz de La Palma rozan el 20% o superan este porcentaje. Además, son pocos los municipios que se mantienen cercanos al 10%. Santa Úrsula, en Tenerife, tiene un 10,2% de su censo de viviendas deshabitados, mientras que localidades grancanarias como Agüimes, Arucas o Telde se sitúan en el 11%. Son todas cercanas a los grandes centros urbanos de las Islas que atraen cada año población. | D.G.