Turismo | El motor de la economía regional a pleno rendimiento

El turismo pulveriza en Canarias todos los registros de facturación pero sin récord de visitantes

El Archipiélago recibe en octubre, el primer mes de la temporada alta, 85.043 turistas más que hace un año, pero alcanzar las cifras de 2017 parece ya imposible

Una pareja de turistas camina hacia su hotel.

Una pareja de turistas camina hacia su hotel. / Juan Carlos Castro

El sector turístico habrá pulverizado al cabo del año todos los registros de facturación. Y lo hará pese a que 2023 finalizará sin récord de visitantes. Canarias recibió en octubre, el primer mes de la temporada invernal, un total de casi 1,27 millones de turistas extranjeros. Son 85.043 más que hace un año y 125.870 más que en octubre de 2019, el último ejercicio antes de la covid y de la posterior –y actual– crisis de precios. La primera industria del Archipiélago tiene así más clientes, muchos más, que antes del trance del coronavirus, pero a diferencia de en el conjunto de España, donde los cerca de 8,18 millones de visitantes foráneos contabilizados en octubre son el máximo histórico en un décimo mes de año, en las Islas no se establece una nueva plusmarca. Esos 1,27 millones de extranjeros que vinieron en octubre a Canarias son 40.083 menos que en el mismo mes de 2017, que se mantiene así como el particular año récord del sector en términos de afluencia de turistas. Así que salvo que noviembre haya sido más que extraordinario –aún hay que esperar para conocer las cifras oficiales del mes pasado– y que diciembre también lo sea, el Archipiélago no llegará en 2023 a los algo más de 14,2 millones de visitantes foráneos de 2017. Algo que, por otra parte, no es necesariamente malo. Ni mucho menos.

Empieza a cumplirse el objetivo de ganar más con menos viajeros: calidad sobre cantidad

En lo que va de año –de enero a octubre– han pasado por las Islas casi 11,24 millones de extranjeros. De nuevo son muchos más que en el mismo período de 2022 –1,3 millones más– y bastantes más que en los diez primeros meses de 2019, hasta 464.550 más. Sin embargo, también son unos 481.000 menos que entre enero y octubre de 2017. Una diferencia que incluso en el actual contexto, con la fiebre viajera pospandemia propagándose por medio mundo, parece imposible de recortar en solo dos meses. No en vano, ese afán por viajar se ve neutralizado por las respectivas crisis socioeconómicas que atraviesan Alemania y Reino Unido, los dos grandes caladeros de visitantes de la industria isleña. Con todo, 2023 será un año turístico más que positivo, y aunque a simple vista pueda resultar paradójico, a ello puede contribuir que no haya récord de afluencia.

Las instituciones del Archipiélago, con la Consejería de Turismo al frente, y las propias empresas del ramo llevan años insistiendo en que la sostenibilidad del sector exige aplicar la fórmula del más con menos. Es decir, facturar o ingresar más dinero con un menor número de visitantes, lo que reduciría las consecuencias negativas de la industria, como la masificación o la saturación de servicios públicos. Pues bien, en este sentido, 2023 bien podría suponer un punto de inflexión hacia la consecución de esa meta, ya que la facturación sí está en máximos históricos. Es verdad que la disparatada inflación, con los precios de prácticamente cualquier producto o servicio por las nubes, obliga a poner un asterisco al lado de las cifras de gasto e ingreso turísticos, pero no es menos cierto que la tendencia hacia ese más con menos resulta evidente.

Se da por descontado que el sector facturará por primera vez este año más de 18.000 millones de euros

El sector facturó en octubre 1.753 millones de euros, casi 200 millones más que en el mismo mes de 2022, cuando la inflación ya golpeaba las cajas de las empresas y los bolsillos de los ciudadanos. Y son 326 millones más que en octubre de 2019, y lo que es más revelador: 226 más que en octubre de 2017, el año de los récords. De hecho, los 16.295 millones de euros ingresados en los diez primeros meses de 2023 no solo son un nuevo techo histórico en el período, sino que permiten vaticinar que al cabo del año se habrán superado por primera vez los 18.000 millones de facturación.