El Cabildo aprueba expropiaciones para mejorar las carreteras de Caserones de Telde, Los Silos de Gáldar y Marzagán

Las intervenciones en tres tramos deteriorados supondrán una inversión superior a los 1,4 millones de euros.

Entrada al barrio de Caserores desde la carretera general de Telde a Santa Brígida

Entrada al barrio de Caserores desde la carretera general de Telde a Santa Brígida / Yaiza Socorro

El vicepresidente primero y consejero de Obras Públicas e Infraestructuras, Arquitectura y Vivienda del Cabildo de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, elevó al consejo de gobierno del pasado lunes los expedientes para la expropiación de una quincena de parcelas necesarias para ejecutar las obras de mejora de tres carreteras ubicadas en los términos municipales de Telde, Gáldar y Las Palmas de Gran Canaria. El consejo ratificó esta propuesta de aprobación definitiva de expropiaciones del consejero de Obras Públicas, entre las que se incluye, las expropiaciones para arreglar un muro junto a la carretera de Hoya de Pineda, en Gáldar, que está deteriorado y ha obligado a estrechar la vía por seguridad.

La aprobación por el consejo de gobierno del pasado lunes permitirá iniciar en los próximos meses las negociaciones con los propietarios afectados para disponer del suelo necesario para realizar las obras en las carreteras GC-80, GC-800 y GC-220. Las tres actuaciones previstas supondrán para la Consejería de Obras Públicas una inversión global superior a los 1,4 millones de euros, según ha informado este jueves el gobierno insular.

En la GC-220 se van a expropiar un total de tres parcelas para el proyecto Construcción de muro de contención y reparación de la plataforma de la vía de acceso a Fagajesto. Este expediente se va a tramitar por la vía de urgencia ya que el mal estado del actual muro ha obligado a los operarios de Carreteras del Cabildo a estrechar la carretera alejando la circulación del borde del muro por seguridad, lo que obliga a los conductores a atravesar este tramo como si fuera una vía de sentido único. La actuación se llevará a cabo en un tramo situado en el kilómetro 3,300 de esta vía, entre BuenavIsta y Los Silos, con el fin de sustituir varios metros del actual muro de contención, que sufre un importante abombamiento por el tránsito frecuente de vehículos pesados y agrícolas por esta carretera. El coste estimado de esta actuación que acometerá la Consejería de Obras Públicas es de 353.600 euros.

El vicepresidente Augusto Hidalgo ha solicitado la tramitación de forma urgente al Servicio de Patrimonio del Cabildo

Las expropiaciones para la GC-80, entre Telde y Santa Brígida, afectan a cuatro parcelas a la altura del barrio de Caserones Bajo. Sobre ese suelo la Consejería que dirige Augusto Hidalgo proyecta la remodelación de los accesos al barrio desde la carretera principal que ahora se realiza por las calles Diana y Ceres. Estos accesos no reúnen todas las condiciones de seguridad recomendables y, al estar en cuesta, obligan a los conductores a ralentizar su marcha y la de todo el que circula por la vía principal. Con esta actuación se van a crear dos accesos nuevos a la altura de esas dos calles, con la creación de una nueva semirrotonda junto al acceso por la calle Ceres, que permita los accesos y salidas con garantías de seguridad a los conductores que circulan por la GC-80 a la altura de Caserones Bajo y además mejora las dos paradas de guagua situadas junto a los accesos. Para esta obra se maneja un presupuesto que ronda los 575.000 euros.

Para la GC-800, carretera de Marzagán (en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria), se prevén una decena de expropiaciones para el acondicionamiento y mejora de un tramo de 600 metros de esta vía muy cerca de su conexión con El Sabinal. Este tramo, que comprende una curva muy cerrada, se ha visto muy afectado en los últimos años por los episodios de lluvias torrenciales que han afectado a la zona, provocando el descalce de pretiles, deslizamientos en el terraplén y derrumbes puntuales del firme.

La obra en esta carretera consistirá en el recalce de los sistemas de contención de vehículos, mejora del drenaje de la vía y adaptación de las cunetas, saneamiento y rehabilitación de taludes mediante la construcción de nuevos muros y reparación y refuerzo del tramo derrumbado. Para esta actuación se cree necesaria una inversión superior a los 500.000 euros.