Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una Ciudad Jardín más protegida

La Policía Local de Puerto del Rosario intensifica los controles en las inmediaciones de los centros escolares

Agentes de la Policía Local de Puerto del Rosario, en uno de los controles en las inmediaciones de la zona escolar.

Agentes de la Policía Local de Puerto del Rosario, en uno de los controles en las inmediaciones de la zona escolar. FUSELLI

La Policía Local de Puerto del Rosario ha puesto en marcha una campaña para frenar con el trapicheo de droga entre los jóvenes. Para ello, vigilarán los alrededores de los centros escolares de la capital para evitar que los traficantes se acerquen a los estudiantes. Agentes uniformados realizan controles y patrullan por las inmediaciones, mientras también realizan servicios de paisano. También han intensificado su labor con el absentismo escolar.

La entrada, salida a los centros, así como la franja horaria de los recreos son aprovechados por los 'camellos' para acercarse hasta los alumnos y proponerles el consumo de estupefacientes. Esta situación ha sido denunciada en varias ocasiones por profesores y padres. Ante ello, la guardia urbana de la capital, siempre que la situación lo permite, se ha trazado como prioridad la seguridad de los menores.

El inspector jefe de la Policía Local de Puerto del Rosario, Pedro Gordillo, señala que el citado dispositivo se viene aplicando desde hace años "se trata de un dispositivo de vigilancia y prevención para evitar que personas adultas, que muchas veces no llevan buenas intenciones, se acerquen a los menores". Además, añadió, que "no se trata de crear alarma sino de prevenir y proteger al sector de los jóvenes, que son los más vulnerables ante los que se dedican al menudeo".

Gordillo reconoce que uno de los 'puntos calientes' de la ciudad respecto a la presencia de vendedores de estupefacientes a los estudiantes se localiza en la zona de Ciudad Jardín. "Aquí confluyen tres institutos y varios colegios, y es donde más actúan los 'camellos'.

Los agentes de la Policía portuense llevaron a cabo varias verificaciones de documentación, alcohol y drogotest en la zona de Ciudad Jardín. Los agentes, al mando del oficial Sergio Cerdeña, iban parando aleatoriamente a los vehículos y personas que circulaban por la zona y, de forma especial a aquellos que les provocaban algunas sospechas.

De la treintena de vehículos que fueron requeridos se les hizo la prueba de alcoholemía y de drogas, en plena mañana, a seis conductores "de los que uno dio positivo y se le instruyó el correspondiente expediente para la sanción administrativa", apuntó el jefe de la Policía capitalina. Sin embargo, las pruebas sobre el consumo de drogas fueron negativas. Sin embargo, hace escasos días, fueron tres choferes los que fueron denunciados por dar positivo en droga.

"Los agentes actúan uniformados porque ello tiene un efecto disuasorio ante quienes acceder a los jóvenes estudiantes", afirma Pedro Gordillo. También, agrega, que "si la disponibilidad del personal lo permite realizamos servicios de paisano donde se controla no solo la entrada al centro sino también plazas y zonas cercanas donde se concentran los jóvenes".

El menudeo, que es la terminología empleada para definir a los consumidores de drogas que venden a pequeña escala, es una de las principales quejas que recibe la Policía Local de la comunidad educativa, y que tiene a los centros escolares como principal punto de venta.

En algunas ocasiones, se realizan servicios conjunto entre la Policía Local y Cuerpo Nacional de Policía. El trabajo conjunto entre ambas fuerzas consigue optimizar los recursos, ocupar determinadas zonas de la ciudad y que los controles sean más efectivos.

Un segundo frente al que tiene que enfrentarse la Policía Local de Puerto del Rosario es a la ausen- cia de las clases de los escolares. En los dos últimos meses se instruyeron más de una veintena de acta por la fuga de los menores de sus colegios.

Tercera evaluación

En Puerto del Rosario hay matriculados un total de 8.791 estudiantes en los 18 centros educativos que acoge el municipio. Una cifra importante para poder establecer un control efectivo. Sin embargo, los servicios preventivos que se vienen realizando por la Guardia urbana "está dando resultado. Ha disminuido la ausencia de clases en esta tercera evaluación", apunta Pedro Gordillo.

Cuando los agentes localizan a un estudiante fuera de clase en horario escolar se pone en marcha el protocolo establecido para estos casos de absentismo. "Se lleva al alumnos al centro escolar, se le comunica al director y también a los padres. Cuando el caso lo requiere se remite a Asuntos Sociales y en ocasiones se emite un informe a la Fiscalía de Menores", apunta el inspector jefe de la Policía capitalina.

Las calles de Puerto del Rosario soportan diariamente cerca de 20.000 vehículos. Esta situación provoca que los agentes tengan que establecer medidas de control de velocidad para evitar que se infrinja la Ley de Seguridad Vial.

La presencia del vehículo radar de la Policía Local es frecuente para el control de los que superan con creces los límites de velocidad establecidos. "Ahora mismo hay tres zonas donde se localizan que muchos conductores alcanza velocidades por encima de lo legalmente permitido: la avenida marítima, la vía del recinto ferial y la avenida Juan de Betancourt. Aquí estamos incidiendo de forma intensa porque no podemos permitir que se incumplan las normas", señaló Pedro Gordillo. También, apuntó, que estos controles de velocidad "se establecen de día, tarde y noche. No podemos bajar la guardia con quienes conducen de forma temeraria".

Además, la Guardia urbana ha intensificado los controles en los locales con el objetivo de comprobar si cumplen con la ley de Actividades Clasificadas. "Acabamos de precintar uno por consumo de drogas", señaló el inspector jefe, Pedro Gordillo.

Compartir el artículo

stats