Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen en Betancuria

La Audiencia condena a 41 años de cárcel a Jonathan por matar a su prima

Además, deberá pagar una indemnización de 350.000 euros a los familiares

Jonathan Robaina durante una de las jornadas del juicio celebrado en la capital grancanaria. | | EFE

Jonathan Robaina durante una de las jornadas del juicio celebrado en la capital grancanaria. | | EFE

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a Jonathan Robaina Santana, que durante el juicio celebrado en la capital grancanaria pidió que lo llamasen Lorena, a 41 años de prisión por los delitos de asesinato y agresión sexual a su prima Vanessa Santana. Además, deberá pagar una indemnización de 350.000 euros a los padres, hermano y novio de la joven asesinada.

El magistrado- presidente del Tribunal del Jurado, José Luis Goizueta, desglosó en la sentencia el total de la pena: 25 años de cárcel por asesinato, 14 años y seis meses por agresión sexual y un año y seis meses por allanamiento de morada.

El juicio del asesinato de la joven Vanessa Santana, ocurrido el 4 de junio de 2018 en el pueblo de El Valle de Santa Inés, en el municipio de Betancuria, estuvo salpicado desde la primera jornada por la pandemia de la covid-19, dado que tuvo que ser suspendido en dos ocasiones. La primera porque uno de los peritos forenses que debía participar en la vista sufrió la consecuencias del virus y la segunda, por un brote en el módulo de la cárcel donde se encontraba ingresado el asesino de Betancuria. Después de fijarse de nuevo la fecha y la elección de un nuevo Jurado, tras seis jornadas maratonianas en la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria, el juicio quedó visto para sentencia el pasado 7 de junio.

El veredicto de culpabilidad fue emitido por unanimidad de todos los miembros del jurado, que no tuvieron en cuenta ninguna de las atenuantes alegadas por la defensa y sí todas las agravantes que durante el juicio por la muerte de Vanessa Santana salieron a relucir a través de los testimonios de los testigos y las pruebas presentadas por la fiscalía y las acusaciones particular y popular.

Mientras que la acusación particular estuvo en manos de los abogados majoreros Raúl Miranda y Teresa García, la acusación popular fue ejercida por la letrada Begoña Santana en representación del Instituto Canario de Igualdad.

Jonathan Robaina, que aseguró que en la cárcel había iniciado un proceso de cambio de género, accedió a la vivienda de su prima Vanessa Santana de madrugada tras haberse cerciorado que los padres de esta, Mauro y Sonia, habían abandonado el hogar familiar para ir a trabajar y después de haber robado las llaves de la casa.

Provisto de guantes para evitar dejar huella, cubriéndose la cabeza con una capucha para no ser reconocido y llevando consigo un martillo, dos navajas y una soga, sorprendió a su prima durmiendo y haciendo uso de una extrema violencia la golpeó hasta en 30 ocasiones, además de agredirla sexualmente. Tras el horrendo crimen trató de limpiar con una fregona los restos de sangre.

Compartir el artículo

stats