Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obras Públicas e infraestructuras insulares Evaluación de las nuevas carreteras

El Cabildo pide un refuerzo de guardias civiles para reducir los atascos del Norte

Ángel Víctor Torres admite que las retenciones seguirán hasta que concluyan las obras en Tamaraceite

El Cabildo pide un refuerzo de guardias civiles para reducir los atascos del Norte

El Cabildo pide un refuerzo de guardias civiles para reducir los atascos del Norte

Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico tienen la solución provisional a los nuevos atasco del Norte. El consejero de Obras Públicas del Cabildo de Gran Canaria, Ángel Víctor Torres, coincidió ayer con los alcaldes de la comarca en solicitar a la delegada del Gobierno de Canarias, Carmen Hernández Bento, una reunión para lograr la presencia de la Guardia Civil en la zona y aminorar las consecuencias de las retenciones ocasionadas por las obras de la cuarta fase de la Circunvalación en Las Mesas, y el cierre de Piletas, en Las Palmas de Gran Canaria, que han desviado buena parte del tráfico de Arucas y las medianías hacia la costa.

Torres reconoce que la solución final pasa por la apertura de la citada autovía entre la capital y Arucas, prevista ahora para abril, tras inyectarle al Gobierno de Canarias 11 millones de euros.

Los conductores que se ven obligados por la mañana a circular por el cruce de la Granja del Cabildo y la autovía del Norte para ir a la capital tendrán que seguir armándose de paciencia hasta que concluyan en Navidad los trabajos en Las Mesas de la cuarta fase y la reapertura del tramo de Piletas (la conexión con Teror). De momento, el consejero admite que la única alternativa pasa por la presencia de agentes de Tráfico, sobre todo en los puntos más comprometidos.

Precisamente, el alcalde de Moya, Hipólito Suárez, anunció ayer tras reunirse con Hernández Bento que existe una predisposición a poner más agentes. Además, se estudiará "balizar el carril de aceleración que une la GC-20 con la GC-2 (dirección Arucas-Las Palmas de Gran Canaria), para facilitar la incorporación de los vehículos y garantizar la fluidez del tránsito". Y se adaptarán las barreras biondas existentes en el tramo Bañaderos-Arucas, para que los vehículos averiados puedan retirarse a las vías sin afectar a la circulación.

La petición fue secundada por la Mancomunidad de Ayuntamientos del Norte en su reunión de ayer. "Quiero ser optimista de que la cuarta fase se pueda abrir a comienzos de abril", aseguró Ángel Víctor Torres. "Eso supondrá el fin de las colas que estamos sufriendo por las mañanas. Solicité una reunión oficial con la delegada del Gobierno a ver si, con un mayor número de efectivos, podemos aliviar esas retenciones. Pero las colas de la GC-2 (autovía de la costa) y la GC-300 (Tamaraceite-Arucas) se producen porque ha quedado un solo carril en Las Mesas. Por eso, muchos conductores van hacia ambas carreteras, y el túnel de Julio Luengo (en la capital) tiene una capacidad limitada". Ángel Víctor Torres, que realizó una visita oficial a Arucas, espera darle un impulso definitivo a la Circunvalación, tras transferirle 11 millones al Gobierno de Canarias para su ejecución. Su propósito es que se inaugure en abril.

"Estaba previsto que se aca- bara a lo largo de 2016, y es clave para Arucas, incluyendo las co-nexiones a los distintos distritos, sobre todo Cardones y Santidad. Yo soy de Arucas y me coloco entre los que conductores que soportan este problema a diario", agregó Torres.

La carretera del Norte recibe unos 35.000 vehículos diarios al día por calzada a la altura de Costa Ayala. Los conductores llegan a consumir más del doble del tiempo habitual en estas últimas semanas para llegar a la capital a colegios y trabajos, sobre todo entre las siete y los ocho de la mañana. El problema del colapso del tráfico se ha agudizado con las lluvias caídas, y afecta a buena parte de la comarca Norte.

Compartir el artículo

stats