Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bruselas condena el sacrificio de cabras salvajes que ejecuta el Cabildo

En los últimos cinco años, el Cabildo ha batido a tiros a cerca de 200 cabras salvajes que amenazan con acabar con la flora endémica de Gran Canaria

El director general adjunto del área de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Rudolf Mögele, advierte en un correo electrónico al sacerdote Fernando Báez que Bruselas "jamás ha respaldado o subvencionado al Cabildo para efectuar un sacrificio del ganado caprino". El funcionario europeo responde así a la preocupación que ha despertado en varios colectivos sociales esta práctica desarrollada por el ente insular en aras de proteger la flora endémica de la Reserva Natural de Inagua, el Parque Natural de Tamadaba y la Reserva Natural de Güigüí.

"Debo asegurarle que no tengo en absoluto constancia de que la Comisión Europea haya aprobado, ni mucho menos ordenado, una operación de la naturaleza que usted describe y que -en todo caso- desde esta Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural jamás se ha respaldado al Cabildo de Gran Canaria" para este tipo de actividad. De esta manera, el representante de la Comisión Europea explica al párroco de Lomo Magullo que la decisión que ha adoptado la consejería de Medio Ambiente del Cabildo de "eliminar" con rifles a las cabras salvajes de los espacios naturales del oeste de Gran Canaria a no "obedece" a ninguna "orden proveniente de Bruselas".

Es más, el Programa de Desarrollo Rural de las Islas Canarias para el período 2007-2013 "ya manifestaba el interés de la región en salvaguardar la riqueza genética y el desarrollo de su cabaña caprina", continúa el escrito. El directivo muestra así su asombro ante este tipo de prácticas en las Islas después de que Báez le pusiera en antecedentes en su correspondencia.

En los últimos cinco años, el Cabildo ha batido a tiros a cerca de 200 cabras salvajes que amenazan con acabar con la flora endémica de Gran Canaria. El sacrificio de estos animales se inicia después de que la Unión Europea advirtiera a las autoridades insulares del peligro que supone la presencia de este ganado para la continuidad de los programas de reforestación de especies vegetales que Bruselas financia en dichos espacios naturales. El programa Life+Inagua, por ejemplo, supone una inversión de 1,2 millones de euros para recuperar especies autóctonas de este enclave protegido, como la jarilla o la siempreviva, tras el incendio forestal de 2007.

Sin embargo, en su correo Mögele dejó claro que la Unión también "financia el esfuerzo para potenciar acciones encaminadas a mejorar y potenciar la gestión de sistemas de pastoreo para la protección de la flora mediante la práctica de la trashumancia y que en ningún apartado del Programa de Desarrollo Rural la región propuso el sacrificio de ganado guanil de cabras en la isla de Gran Canaria".

Para el período 2014-2020, la Comisión incluye diferentes medidas dirigidas a "salvaguardar el sector caprino en las Islas, como el mantenimiento de libros genealógicos de las razas autóctonas o la protección de especies en peligro de abandono", detalló el alemán en su respuesta.

"Finalmente", concluye la carta, "dada la seriedad de los contenidos del escrito" del padre Báez, Mögele advierte a su destinatario que enviará una copia de su respuesta electrónica al consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, a fin de que realice un "seguimiento" del asunto y proponga la "solución" que considere "más adecuada para esta situación".

Compartir el artículo

stats