Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana

Santa Lucía proyecta una vivienda vacacional en las Salinas de Tenefé

El Ayuntamiento destina 170.000 euros a rehabilitar los tajos y el centro museístico

Las Salinas de Tenefé, en Pozo Izquierdo, tienen una superficie de 20.000 metros cuadrados. LP/DLP

Las Salinas de Tenefé, ubicadas en Pozo Izquierdo, entrarán en el mercado de la vivienda vacacional. El Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana está estudiando la posibilidad de habilitar un alojamiento turístico en la segunda planta de la casa del salinero, un espacio que en la actualidad alberga un centro de interpretación, que pasará a exponerse en la planta baja del edificio. Además, la empresa que explota esta infraestructura, Balriegos Canarias, planea incorporar también una piscina de agua salada y hasta un spa natural.

Las salinas, construidas a finales del siglo XVIII y declaradas Bien de Interés Cultural en la categoría de Sitio Etnológico, atraviesan ahora un proceso de rehabilitación y mejora de sus espacios, como es la reparación de los muros de los cocederos, y también ha recibido fondos para la remodelación del suelo de los tajos y los trabajos de protección de este espacio respecto al fuerte oleaje que reina en esta zona del sureste. Se proyecta también la implantación de un espacio gastronómico.

El Ayuntamiento ha comenzado recientemente las trabajos de remodelación de los tres cocederos principales de las salinas -los depósitos donde se almacena el agua antes de trasladarse a los tajos-, una intervención que incluye la reparación de los muros que los protegen, ya que se encontraban en mal estado de conservación como consecuencia del embate de las olas, con el objetivo de recuperar los muros originales. La actuación también contempla la adecuación de las vías de comunicación ubicadas en la parte alta de esos muros para conectar de forma peatonal todos los cocederos. Además, se están mejorando los suelos de barro, una de las características principales de esta infraestructura. En 2017 se intervino en una parte minúscula de los tajos. Todos estos trabajos se realizan con cargo a una subvención de 225.000 euros otorgada por el Cabildo durante el mandato anterior.

Nuevas tecnologías

En los próximos meses, el Ayuntamiento abordará una segunda intervención, que consistirá en este caso en la mejora de los tajos con la reparación del suelo de barro y las vías de entrada del agua entre unos y otros. Se habilitará también un muro de piedras en el perímetro para generar una barrera de protección natural para evitar que el oleaje invada los tajos.

En esta segunda fase se intervendrá también en el centro de interpretación que alberga la casa del salinero para bajar el equipamiento museístico desde la segunda hasta la primera planta del edificio, con el objetivo de hacerlo más accesible. Se aprovechará también para incorporar las nuevas tecnologías y abandonar los paneles informativos e implementar proyecciones audiovisuales sobre la historia y curiosidades de las salinas. Estas acciones se llevarán a cabo con cargo al plan de inversiones del Cabildo para afrontar la crisis generada por la pandemia, según explicó el concejal de Obras Públicas, Francisco García, y cuenta con un presupuesto de 170.000 euros. El Ayuntamiento prevé licitar los trabajos antes de octubre para que comiencen antes de que concluya el año o principios de 2021. Durarán cinco meses.

El empresario encargado de la explotación, Chano Navarro, ha habilitado en las salinas un espacio gastronómico con platos de fácil elaboración y con productos del municipio para que los visitantes puedan probar la sal. Aparte de la introducción en el mercado alojativo con la creación de la vivienda vacacional, Navarro espera los permisos para impulsar en las salinas una piscina natural de agua salada, ocho casetas de madera con bañeras para baños de sal con aloe vera que se tritura directamente delante de los clientes e incluso áreas para masajes. El empresario afirma que cuenta con el apoyo de turoperadores ya que supone una oferta diferenciada a la que ofrece la planta hotelera de la Isla.

Las Salinas de Tenefé ocupan una superficie de 20.000 metros cuadrados y producen hasta 700 toneladas de sal anualmente. Sin embargo, este año la empresa adjudicataria prevé obtener una producción bastante menor dada las labores de reconstrucción y mantenimiento de la infraestructura. De hecho, Chano Navarro explicó que a mitad de año, cuando habitualmente se ha recogido la mitad de la producción, unas 350 toneladas, este año la explotación apenas ha producido 120 toneladas de sal.

Compartir el artículo

stats