Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar

En Gáldar, la fiesta va por dentro

La ciudad norteña finaliza dos semanas de un Santiago retransmitido por las redes sociales y los medios locales - Los negocios van recuperando el aliento poco a poco

25

Fiesta de Santiago en Gáldar

Las fiestas de Santiago se despiden hoy lunes tras dos semanas en la que se ha echado de menos el encuentro y la diversión en las calles con una población que ha sabido adaptarse a la nueva situación y un Ayuntamiento que reinventó la forma de celebrarlas en redes sociales y medios locales.

No hubo pregón, ni romería, ni caballitos de fuego, ni rama, ni batalla de flores, ni procesión, pero los galdenses han ido siguiendo hilo por pabilo en su casas las diferentes retransmisiones de los actos, como la ofrenda a Santiago en la iglesia donde las corporaciones de Gáldar y Guía junto a los barrios y pagos del municipio mostraron su solidaridad acompañada de la música de los grupos folclóricos que participan cada año en la Semana de Folclore.

La semana grande empezaba el día 22 con la noche del volcán anunciador de las fiestas desde el pico de la Montaña, seña de que Gáldar ya está inmersa en días de celebración. El mismo día que la Compañía Teatral Gáldar abría el telón del centro cultural Guaires.

Y con la Banda de Música de Gáldar cumpliendo desde el polideportivo con las medidas de distanciamiento, con su concierto de emitido el día 23. A pesar de todo, la noche del 24 de julio no quedó exenta de su magia pues desde gran parte de los hogares se pudo disfrutar de los fuegos artificiales mientras en las redes Arístides Moreno y Abián Reyes ofrecían sus conciertos virtuales.

Para llegar a este pasado domingo, día 25 de julio con toda la solemnidad del día grande, celebrando la eucaristía, cumpliendo con un mandato de más de cinco siglos de historia. Para celebrarlo el gran concierto de Santiago ofrecido también en redes y medios locales, con las mejores voces, la de los solistas Chago Melián, Cristina Ramos, Patricia Muñoz, Pedro Manuel Afonso y Swingstar, un espectáculo inolvidable en la majestuosidad del templo de Santiago y su órgano sonando para toda Canarias, al ser ofrecido también por TVE en Canarias.

Todo ello con la mirada puesta en el próximo 2021 Año Santo Jacobeo donde todos los caminos volverán a conducir a Gáldar.

Pero mientras, en tal día como ayer de un año al uso, el centro histórico de Gáldar sería un hervidero que sin embargo estaba tan solo al baño maría, y con resultados desiguales en según que establecimiento o negocio.

Como era el caso del kiosco que desde el 84 del siglo pasado regenta Isidro Mendoza, un señor que de "de llegar al día 4", cumplirá 76 años, y que de momento lo "veo todo negro". Parapetado con una lámina de plástico y otra más en forma de máscara de soldador, el hombre asegura que lo de estos días, en cuestión de negocio, "no se asoma a lo de antes de ninguna manera", aunque no se amílana, "porque de lo que se trata es de aguantar la marea". Una marea que lleva al otro lado de la plaza, al asador Casa Luis, donde el panorama es más optimista, como asegura , Julio Cruz, que atendía ayer unas mesas bien cumplidas, con toda la plantilla del establecimiento incorporada en un mes del julio "del que no nos podemos quejar, con todas las reservas llenas para servir las carnes y pescados que salen de nuestro horno de leña y carbón".

De idéntica opinión es Paolo Colella, de Bérgamo, que lleva con su madre el restaurante Come y Caña de la calle Capitán Quesada, también con el personal al completo, "aunque en estas fiestas se ve la mitad de la mitad, y ese volumen me lo parte de nuevo por la mitad, de público que otros años", pero prometiendo que "saldremos adelante", para señalar por último su admiración por una clientela "que cumple a rajatabla con las mascarillas y la distancia y a la que no hay que indicarles absolutamente nada".

Pero ayer no todo era facturación sino también animadas tertulias en unas calles y terrazas con la brisa corriendo ancha entre unos y otros. Así se encontraban en la plaza de Santa Lucía, a falta de Casino, que ha cerrado los mediodías para disgusto de la parroquia, Miguel Medina Molina, Juan Díaz Tacoronte, Juan Molina Guerra y Manuel Vega Sarmiento, todos ellos entre los 70 y los 80 años y que se conocen desde niños, desde que algunos de ellos con solo ocho años iban juntos descalzos a llevar la leche a Míster Harry. Y no se cansan de verse, sino que todo lo contrario.

Sus fiestas de Santiago han sido particulares, cada uno en casa. "A lo mejor compro unos turrones y vuelta". Aseguran que echan de menos la fiesta, que si, "pero más la echaríamos si para el año que viene ya no estuviéramos vivos".

Compartir el artículo

stats