Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar | 50 Aniversario de un grupo folclórico emblemático

Los Cebolleros, medio siglo de parranda

Una treintena de jóvenes de Gáldar fundaron el grupo folklórico el 1 de septiembre de 1970 - Los actuales componentes dedican esta efemérides a 'Colacho' Rodríguez

Los Cebolleros, medio siglo de parranda

Después de 50 años sobre los escenarios, los componentes de Los Cebolleros se siguen considerando "una parranda de amigos", como aquellos jóvenes entusiastas que el primer día de septiembre de 1970 formaron el grupo de la noche a la mañana en la Plaza de Santiago de Gáldar. Dos semanas después debutaron en las fiestas de Las Marías de Teror, en representación de su municipio.

Aunque con altibajos y algún que otro conflicto interno que prefieren olvidar, desde entonces no han parado de tocar, como lo atestiguan los siete discos publicados y los centenares de conciertos por toda la geografía canaria, numerosas ciudades españolas, Portugal, Marruecos y lugares tan emblemáticos para la música popular como la ciudad norteamericana de Nueva Orleans, donde actuaron en 2012 y 2016.

Tras la retirada en octubre de 2018 de Nicolás Rodríguez, Colacho, fundador y alma del grupo durante más de 40 años -durante un tiempo estuvo expulsado-, es Moisés Rodríguez Gutiérrez quien preside y dirige ahora a Los Cebolleros. "Soy un hombre de la casa, empecé a tocar a la edad de 16 años y ya llevo más 20 años mamando la esencia cebollera", explicó ayer.

La asesoría musical corre de la mano de Carmelo Jiménez Reyes. Los otros 17 componentes son Juan González Santana, Pepe Gil Ramos, Isabel Ballesteros Aguilar, César Rivero Quesada, Carlos Medina Hernández, Ramón Sánchez Sosa, Mar Santana Sosa, Teresa Rebollo Rodríguez, Yessica Márquez Delgado, Francisco Suárez Castellano, Humberto García Falcón, Francisco Vera Armas., Verónica González Suárez, Benedicto Vega Díaz, Santiago Rodríguez Jiménez, Aníbal Navarro Díaz y Marcos González Betancort.

Los orígenes y la elección del nombre del grupo fueron un tanto fortuitos, tal como recordaba Colacho Rodríguez en la celebración del 40 aniversario. "En el verano de 1969 yo estaba en el cuartel, en los Pirineos, y allí formé una parranda canaria. Desde pequeño me gustó el folklore, aprendí a tocar la guitarra de forma autodidacta, triunfamos en el cuartel, fuimos a un festival y ganamos; le levantamos al coronel una semana de permiso para todos los canarios en la Costa Brava", contó.

Ya en el verano de 1970, Colacho estuvo en Madrid parrandeando en las piscinas universitarias, y estando aún fuera de la Isla, el día de Santiago tocaron en Gáldar Los Sabandeños, primero la misa sabandeña y por la tarde un recital. "Y los jóvenes del pueblo aficionados al folklore se quedaron con eso metido en la cabeza. Yo llegué de Madrid el 31 de agosto y los amigos me dijeron que habían tocado Los Sabandeños, a lo que les respondí que yo también sabía de folklore. Fundé el grupo y le dije a la gente que al día siguiente, a las diez de la mañana, llevaran los instrumentos a la plaza".

Ese día se reunieron unos veinte jóvenes y ensayaron durante una hora. Volvieron tras el almuerzo y a las cuatro de la tarde ya eran 25. Y al día siguiente treinta. El Ayuntamiento les pidió entonces que fuéramos a las fiestas del Pino en representación de Gáldar. "La que le puso el nombre al grupo fue mi madre. Yo le dije: "Mamá, tengo un grupo folclórico. ¿Cómo le pongo?" Y ella me dijo: " Colacho, de Gáldar son las cebollas, Los Cebolleros", apuntó. En aquella época había pocos grupos folklóricos en Gran Canaria, Los Faycanes de Telde, Los Gofiones, Los Sancochos o Los Granjeros.

Ante el medio siglo de vida, el actual director de Los Cebolleros señaló que "este 1 de septiembre es un día para celebrar, para estar felices, pues estar 50 años en activo no es nada fácil, todas las personas que están en grupos saben lo complejo que es poder mantener la formación".

El mantenimiento de un grupo folklórico, opinó Moisés Rodríguez, "pasa por muchas acciones, pero sobre todo por la implicación de los componentes, por ello hoy debemos agradecer y reconocer la labor e implicación de cada uno de los componentes que han pasado por nuestro grupo, dejando lo mejor de sí y de sus vidas, pues sin cada uno de ellos este proyecto no hubiese sido una realidad".

"No sería un buen gesto por nuestra parte -agregó- si en esta celebración no agradeciéramos de forma personal, especial y con mayúsculas a Colacho Rodríguez, él es el verdadero artífice de que nuestro grupo haya llegado hasta aquí con sus aciertos y sus errores, pero lo que está más que claro es su amor incondicional por Los Cebolleros".

También tuvo un recuerdo para los predecesores en el municipio de Gáldar y en la comarca norte de Gran Canaria. Así, resaltó que el nacimiento de Los Cebolleros "supuso la inclusión de un nuevo heredero de las tradiciones de nuestro pueblo, pues hemos tenido la suerte de ser los herederos directos de todo el legado dejado por grupos tan importantes como Princesa Tenesoya, Los Viejos de Gáldar, Los Hijos de La Noche o La Parranda de Rojas".

"El poder 'mamar' en primera persona de tan importante vergel musical y tradicional nos ha hecho tener una personalidad propia y poseer 50 años después el mismo espíritu", manifestó.

Los Cebolleros, como los vinos, saben añejo al volver a las raíces, a una isla tosca de Gran Canaria, a una malagueña de los Hijos de la Noche, a unas antiguas Folías de Gáldar, a unas seguidillas saltarinas del norte de Gran Canaria. "No ocultamos la felicidad por esta celebración, pero ante todo está ese sentir que se apodera del grupo cuando se entonan los cantos y se tañen las cuerdas y la percusión, no sólo en el escenario sino en esa parranda de amigos que somos Los Cebolleros", concluyó.

Compartir el artículo

stats