Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

El Jardín Canario tendrá aparcamiento a final de año tras dos décadas de retrasos

El nuevo estacionamiento dispone de 80 plazas de coches y cinco de guaguas | El primer proyecto es del 2000 y la última modificación aplazó las obras otros dos años

El Jardín Canario tendrá aparcamiento a final de año tras dos décadas de retrasos

El Jardín Canario tendrá aparcamiento a final de año tras dos décadas de retrasos JESÚS MONTESDEOCA

El Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo tendrá nuevo aparcamiento a finales de este año tras dos décadas de espera por los sucesivos retrasos en el proyecto. La primera propuesta para construir el estacionamiento de guaguas y vehículos data del año 2000, como una necesidad para el desarrollo científico y turístico del centro, pero no será una realidad hasta el próximo mes de diciembre, según anunciaron ayer el vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria y responsable de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez, y la consejera insular de Medio Ambiente, Inés Jiménez, durante una visita a las obras. La inversión asciende a 836.000 euros.

El aparcamiento, situado en la parte baja del jardín, en el barranco de Guiniguada, tendrá capacidad para unos 80 coches y cinco guaguas, en una superficie de 3.112 metros cuadrados junto a la carretera de La Calzada. En esa explanada también se construye la nueva puerta de entrada al público por la zona inferior, réplica de la original del año 1952, realizada en cantería y con imágenes de un cardonal invertido.

En la parte alta se mantiene la entrada desde la carretera de Tafira, la única abierta ahora por las restricciones del aforo por la pandemia. De los dos accesos que había antes por el Guiniguada, uno queda para el personal del botánico y el otro solo se abrirá en ocasiones especiales. En el perímetro se han recuperado 1.500 metros cuadrados de zonas verdes, donde se han colocado una treintena de palmeras, almácigos, lentiscos, acebuches, dragos y otras plantas termófilas. Para no generar un impacto visual, pues esta dentro del Paisaje Protegido de Pino Santo, todo el suelo del aparcamiento se cubrirá de hormigón coloreado.

La actuación del Cabildo evita que los turistas tengan que caminar por los arcenes de la vía

decoration

“Esta obra es muy necesaria por la seguridad de los visitantes, pues durante mucho tiempo se han tenido que utilizar los arcenes para el estacionamiento, no solo de los coches privados, sino de las guaguas; con este aparcamiento se permite que las operaciones de carga y descarga de viajeros se haga con la máxima seguridad, así como las incorporaciones de los vehículos a la carretera”, explicó el consejero de Obras Públicas, quien detalló que habrá 68 plazas para coches normales, dos para vehículos eléctricos y tres para personas de movilidad reducida.

Respecto al último retraso, Pérez dijo que se tuvo que interrumpir la obra y realizar un modificado en el contrato porque aparecieron tuberías y canales de la Heredad de Aguas de Las Palmas. Este mes se reanudaron los trabajos, una vez garantizada la estabilidad del firme tras detectarse la presencia de arcillas en el terreno.

La obra se inició hace año y medio, también con retraso sobre el plazo previsto, porque hubo que desplazar unos 400 metros la ubicación de la nueva carretera. “Se plantearon otra opciones, pero esta era la más viable y también permitía mejorar la estructura de la carretera GC-310, de Almatriche a Tafira”, subrayó.

Vocación científica

Inés Jiménez resaltó que este estacionamiento es una demanda histórica de los vecinos, pero fundamentalmente de los turistas por el peligro de usar los arcenes para aparcar y acceder a las puertas del recinto. Tras recordar que el botánico de Gran Canaria es el más grande de España en superficie y que su vocación es eminentemente científica, la responsable de Medio Ambiente destacó que esta obra “supone un plus” en los servicios que presta a los investigadores, a los canarios y a los turistas que lo visitan.

Juli Caujapé, director del centro, declaró que en los últimos años, excluyendo 2020 por las restricciones de la Covid-19, las cifras de público oscilaron entre las 100.000 y 150.000 personas, unas 10.000 al mes, incluidas las visitas escolares. Caujapé insistió en que se trata de un centro científico, no turístico, aunque sí tiene un gran interés para los que visitan la Isla.

La creación de este aparcamiento ha sido un camino tortuoso. El anterior director del Jardín Canario, David Bramwell, lamentaba en el año 2012, días antes de jubilarse, que esa fue una de sus mayores frustraciones, pues desde el año 2000 se elaboró un proyecto para hacer un estacionamiento y zonas de infraestructura turística, con tienda y cafetería, en una parcela situada al lado del jardín.

La explanada se cubre de hormigón coloreado al estar dentro de un paisaje protegido

decoration

Ese mismo año, la entonces consejera insular de Medio Ambiente, María del Mar Arévalo, se comprometió a construir el aparcamiento antes de acabar el mandato. En 2013 se iniciaron los trámites por parte de la Consejería de Obras Públicas, dirigida entonces por Carlos Sánchez. Pese a estar incluida en varios presupuestos anuales del Cabildo, la obra quedó bloqueada por los trámites administrativos entre los distintos departamentos de la propia institución, en especial Medio Ambiente y Política Territorial.

En noviembre del 2017, el entonces responsable de Obras Públicas del Cabildo y actual presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, presentó el proyecto y los detalles de la licitación y anunció que los trabajos comenzarían a mediados de 2018 y acabarían a final de ese año, pues el plazo de ejecución era de seis meses.

Ayer, el actual responsable de Obras Públicas detalló que el aparcamiento quedará delimitado con un muro de mampostería sobre el que se instalará un vallado diáfano, que quedará mimetizado junto al suelo de hormigón en tono tierra y jardines perimetrales que el Cabildo poblará con una treintena de especies termófilas aportadas por el propio Jardín Canario “para que acebuches, dragos, palmeras, lentiscos y almácigos abriguen el lugar”.

El proyecto, puntualizó, se sustenta en el desvío de un tramo de 400 metros de la carretera GC-310 que conecta Tafira con Almatriche, actuación que ya se ejecutó en la primera fase y permitió liberar espacio suficiente entre el nuevo trazado y el Jardín Canario. El paso al aparcamiento estará controlado por barreras de seguridad. El Cabildo invertirá 355.000 euros para tender una red de saneamiento subterráneo para la evacuación de aguas residuales, mejorar los aseos públicos, y realizar una preinstalación de fibra óptica.

7

Obras paralizadas en el aparcamiento del Jardín Canario

Compartir el artículo

stats