Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo licita por diez millones la ampliación de la depuradora de Gáldar

La instalación se encuentra al limite de su capacidad y su rediseño dará cobertura en los próximos 25 años | El plazo de ejecución de la obra es de 13 meses

El Cabildo licita por diez millones la ampliación de la depuradora de Gáldar

El Cabildo licita por diez millones la ampliación de la depuradora de Gáldar

Los municipios de Gáldar y Guía ven cumplirse su histórica petición de ampliar la depuradora de Bocabarranco, que desde hace años se encuentra al límite de su capacidad y con una instalación completamente obsoleta. El Cabildo de Gran Canaria ha invertido un total de diez millones de euros de recursos propios para efectuar este proyecto, cuya licitación sale publicada hoy en el Diario Oficial de la Unión Europea.

La modernización de la planta permitirá que pase de tratar 3.000 metros cúbicos diarios a 5.000. Este aumento considerable consigue solventar los problemas de vertidos que se producían constantemente en la infraestructura, ya que sólo está preparada para tratar las aguas residuales de una población de 30.000 habitantes. En cambio, la suma de ambas localidades ya superan los 40.000 ciudadanos. El rediseño de la estación dará cobertura hasta el próximo 2046, cuando se estima que la población conjunta de los municipios norteños ya sume 50.000 habitantes.

Según los cálculos, la adjudicación podría realizarse durante los primeros meses del próximo año. El gerente del Consejo insular de Aguas, Gerardo Henríquez, recordó que el plazo de ejecución de esta obra es de 13 meses, por lo que si siguen los plazos marcados la instalación podría comenzar a operar a partir del 2022.

“No hace falta que reiteremos la urgente necesidad de nuestras comunidades en mejorar la planta de depuración”, expresó el alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa, en la presentación del proyecto, en la que estuvo presente el presidente de la institución insular, Antonio Morales; el consejero del área de Sector Primario, Miguel Hidalgo, y el alcalde de Guía, Pedro Rodríguez. “En mi caso quiero pedir perdón en representación de mi municipio por todo el daño causado; un total de 1.400 litros cúbicos de aguas residuales que llegan diariamente a este depuradora pertenecen a Guía, y es lo que ha causado durante muchos años problemas al municipio vecino”, sostuvo el mandatario guiense, que quiso resaltar y agradecer también el compromiso del Cabildo insular por solucionar esta situación.

Las autoridades no olvidaron que el Consejo insular de Aguas también tiene prevista la construcción del emisario de Bocabarranco, una estructura que permitirá realizar el vertido de las aguas procedentes de la depurada de Guía-Gáldar y de las salmueras procedentes de las desalinizadoras de Bocabarranco y Agragua. Este proyecto, que cuenta con un presupuesto de siete millones, está actualmente a la espera del documento de declaración de impacto. “Estamos luchando por que esto salga adelante desde 1992, cuando se puso el primer aval”, aseguró Sosa, aunque añadió que “desde siempre hemos dicho que el emisor no puede salir adelante sin primero realizar una mejora del sistema de la depuradora”.

Por su parte, el presidente del Ejecutivo insular añadió que “la pretensión es que ambos proyectos de obra se efectúan de forma paralela para que concluyan en las mismas fechas,” y adelanto que la licitación del proyecto de la conducción del desagüe saldrá en los próximos meses.

Mejoras técnicas

Por otro lado, entre las mejoras de la ampliación de la depuradora se incluye la incorporación del primer tanque de tormenta que poseerá la Isla, una infraestructura que pondrá fin a los episodios puntuales de vertidos de caudales sin tratar que se producen cuando las lluvias torrenciales desbordan la red.

“Este era el principal problema que teníamos, las imágenes de contaminación que siempre hemos visto y que ya no queremos ver más”, añadió Sosa. Este depósito estará ubicado en una parcela colindante al actual terciario de la depuradora; tiene una capacidad de almacenamiento de 6.000 metros cúbicos para el paulatino tratamiento de aguas pasadas las futuras épocas de precipitaciones.

Entre el resto de innovaciones destaca el pretratamiento de las aguas residuales en un espacio aislado con sistema de desodorización; el control del caudal y de la aireación en circuitos independientes y la creación de un decantador de mayor diámetro que el actual, que se mantendrá. También se ejecutará una ampliación del sistema de afino con filtros de arena y una nueva línea de fangos con estabilización aerobia y secado mecánico. Estos nuevos sistemas no precisarán de más espacio que el actual; no se realizará una obra para agrandar el inmueble, sino que se planteará una reestructuración del interior para dar cabida a las nuevas instalaciones.

Estas mejoras repercuten a su vez en un aumento de la calidad del agua y la reducción del índice de salinidad, lo que favorece para el uso en regadío (que actualmente está estipulado en el 25%) que se destina por lo general a los parques y zonas verdes de estos municipios y en parte a fines agrícolas sobre todo en los meses de verano, cuando las desaladores están al máximo rendimiento. Desde las instituciones esperan que la mejora del agua facilite el acercamiento de los agricultores que se encuentran reticentes a su uso por el alto nivel de sal que presenta ahora.

Autoconsumo



La desaladora de Bocabarranco, en el municipio de Gáldar, cuenta ya con una instalación de 325 placas solares para autoconsumo. Es la primera intervención que se realizada dentro del proyecto Renovagua, que consiste en la implantación de energías renovables en las infraestructuras que pertenecen al Consejo Insular de Aguas. El Cabildo de Gran Canaria ha invertido un total de 335.000 euros en la planta fotovoltaica, que está en funcionamiento desde el 10 de septiembre. Antonio Morales, presidente del Ejecutivo insular, tacha de éxito esta actuación porque supone un paso más para la transformación de la Isla en un espacio en sintonía con el medio ambiente. Asimismo, explica que el conjunto de paneles suman 100 kilovatios de potencia, lo que supone que evita la emisión a la atmósfera de 150 toneladas anuales de dióxido de carbono; el equivalente a 30 toneladas de petróleo. Por otro lado, destaca que el ahorro económico por la adquisición de energía a través de la luz solar es de 19.000 euros en la factura energética. El consejero de Sector Primario, Miguel Hidalgo, añadió que la instalación no precisó de más suelo, porque la placas fueron ubicadas en las tres cubiertas del complejo de la desaladora (una ocupación total de 1.000 metros cuadrados). Por otra parte, Gerardo Henríquez, gerente del órgano insular de aguas, adelanta que en el próximo año instalarán 130 placas más en las zonas de la cubierta aún vacías, lo que supondrá un aumento de potencia hasta 140 kilovatios. | J. P.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats