Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pasaporte al señor Santiago

La ruta sur-norte del Año Santo Jacobeo cuenta con un certificado que avala su cumplimiento

Vista de Gáldar, con el templo de Santiago presidiendo la ciudad. | | ANDRÉS CRUZ

Vista de Gáldar, con el templo de Santiago presidiendo la ciudad. | | ANDRÉS CRUZ

El pasado 1 de enero quedaban abiertas las puertas santas de las iglesias de Tunte y Gáldar, como símbolo del arranque del Jacobeo 2021, una efemérides que mueve a miles de peregrinos durante todo el año a recorrer la ruta sur-norte de Gran Canaria para alcanzar las indulgencias papales, en el que es el único recorrido dedicado al santo que se celebra fuera del territorio continental, algo que acontece desde el año 1965, otorgado por el papa Pablo VI.

Y al igual que ocurre en Galicia con el documento denominado La Compostela, una suerte de pasaporte con el que los peregrinos acreditan el paso por los distintos puntos estratégicos de la ruta con sellos de distintos establecimiento e incluso instituciones oficiales, Gran Canaria también cuenta con sus respectivos testigos de paso, que se encuentran ubicados desde el sur al norte, en el local Paraíso de Fátima, del centro comercial Boulevard Oasis, en la avenida Mediterráneo de San Bartolomé de Tirajana; en el restaurante Albaricoque, de Tania Cruz Reyes, y que se localiza en el número 4 de la calle Néstor Álamo del pueblo de Fataga; en la finca Las Tenerías, situada en el barranco de Arteara; en la parroquia de Tunte, que es el primer gran destino del itinerario; y luego ya antes de la bajada al norte isleño, en el Parador de Cruz de Tejeda. A partir de ahí se encargarán de sellar el documento en el restaurante El Saucillo-Casa Pepe, en la calle Cruz del Poleo del pago del mismo nombre; y por último en el establecimiento El Sótano de Sloth, que no es parada y fonda, sino una tienda de cómics situada ya a muy pocos metros de la iglesia matriz de Santiago de Los Caballeros, en la calle Antonio Padrón, número 4 de la ciudad norteña. En ‘meta’, es decir, en el mismo templo, el peregrino que haya cumplido toda la ruta podrá estampar el último y más preciado sello.

También para senderistas

Ya medio millar de peregrinos han realizado el camino al completo, y muchos de ellos van cumpliendo con el trámite, cuyo primer paso es solicitar el documento a firmar en la sede de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Las Palmas, que se encuentra en la calle Salvador Cuyás, número 8; o en la oficina de información turística de Gáldar, de la plaza de Santiago, donde se entregan hasta cuatro credenciales por persona.

También existe la denominada Credencial del Senderísta, que recorre los mismos puntos y se puede descargar directamente de la página senderismograncanaria, pero que a diferencia del primero, se trata de un documento complementario y opcional “que no sustituye a la credencial del peregrino”, y que se destinan a aquellas personas “que deciden realizar la travesía sur-norte de la isla de Gran Canaria siguiendo el recorrido del Camino de Santiago con motivación deportiva, cultural, natural o personal”.

Día a día, el goteo de personas es constante, pero sobre todo los fines de semana. Pero es que además, muchos de ellos pasan a toda prisa. Lo confirman en el Paraíso de Fátima. “Ayer pasaron tres, y te piden cafés, sobre todo”, explica la propietaria, Gloria Déniz, “pero también digo que los hay que te piden el sello sin tomar nada, se ve que no tienen presupuesto para la gasolina”, bromea.

Pero a medida que el camino se hace algo más duro, la necesidad se impone. Ocurre en la finca Las Tenerías y lo explica Manolo Suárez Fiol, más conocido en el sur isleño como Manolo el de los camellos. Asegura que “por aquí están pasando personas desde que empezó el año. Arrancan la ruta en San Fernando, en El Tablero, camino de Tunte. Y de aquí al inicio son unos diez o doce kilómetros, que se hacen en unas dos o tres horas, y claro, los que hay que llegan un poquito asfixiados”.

Allí se les ofrece lo mejor que puede avituallar a un caminante en plena cuesta. Las Tenerías guarda una producción de frutas tropicales, con biocultivos a la vera de una vieja casona de 230 años. “Piden bocadillos, café, refrescos, pero también les ofrecemos plátano, guayaba, papaya, manga, además de un puesto de biocultivos para elegir y comprar”. Y si se da el asunto de que el paseante llega con sus propios condutos, “también les facilitamos una sombra para que coman y descansen sin ningún problema”, asegura. Solo está a la espera de que desde Casa de Galicia, según afirma, les mande un sello en condiciones, ya que de momento están rubricando el documento de los peregrinos con una firma, a la que añade la fecha y la hora del acontecimiento.

Al igual que ocurre con la primera escala, en el caso de Cruz de Tejeda fuentes del Parador aseguran que el paso por allí es rápido, y también constante. “Todos los días pasan algunos, especialmente los fines de semana, sobre todo canarios, y lo más común es que lleguen a recepción, pidan el sello y se marchen porque ya llevan muchas horas caminando”.

Imagen del patrón Santiago. | | JUAN CASTRO

Terraza del restaurante El Albaricoque, en Fataga. | | LOCALGUIDEGRANCANARIA

Marineros gallegos

Y es que la ruta no es apta para todos los públicos. El itinerario completo hasta Gáldar y desde el punto de partida tiene una longitud de 66 kilómetros, con un desnivel positivo de 2.700 metros, y casi otro tanto, de 2.600 metros, de desnivel negativo, y ofrece además una de las rampas más potentes de Europa dado que pasa de los dos metros a nivel del mar hasta una máxima de 1.720 metros, con un tiempo estimado de 23 horas en total.

Los ocho puntos en los que se sella el certificado de peregrinación se encuentran, el primero en Artenara, a 17 kilómetros de la partida. El segundo, en Fataga, a 22 kilómetros, a solo cinco ya de Tunte. Alcanzar Cruz de Tejeda, tras superar la zona de El Garañón por encima de los 1.600 metros de altitud, ya acumula 45 kilómetros desde Maspalomas. El Saucillo, última parada antes de la llegada a Gáldar suma 57 kilómetros de distancia y una bajada hasta los 752 metros de altura.

A lo largo de su paisaje se pisa en el primer tramo hasta Tunte, según la tradición oral, el mismo itinerario que hizo un grupo de marineros gallegos a principios del XV que portaron la imagen de Santiago El Chico para una ermita ya desparecida que se situaba en los altos del barranco de Tirajana, en agradecimiento por salir con vida de un terrible temporal.

El final del trayecto culmina además con otro hito histórico, ya que la tradición jacobea de Gáldar se inicia antes de la Conquista castellana, según la Diócesis de Canarias, que sostiene que fue en 1482 cuando se celebró allí la primera misa, dedicada “al patrono de las Españas, en la que fuera la primera capital de Gran Canaria”, uno de los motivos por los cuales en 1965 el papa Pablo VI otorga a la parroquia norteña una bula en la que ofrece a Gáldar los mismos privilegios del año jubilar compostelano para la los peregrinos que lleguen hasta su templo parroquial.

Esta bula papal fue renovada, según informa el Ayuntamiento galdense en la página que destina de forma exclusiva al Año Jubilar, en 1971 y 1976, también por Pablo VI, y en 1982. Por último, “el papa Juan Pablo II, en el rescripto de 24 de junio de 1992, concede a perpetuidad las gracias jubilares a Gáldar a partir del Año Santo Jacobeo de 1993”.

Compartir el artículo

stats