Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amigas hasta la eternidad

María Encarnación Romero Bolaños y María del Pilar Limiñana Romero, tía y sobrina, una historia de familia y de amistad hasta el último aliento

María Encarnación Romero Bolaños y María del Pilar Limiñana Romero

María Encarnación Romero Bolaños y María del Pilar Limiñana Romero

María Encarnación Romero Bolaños, conocida como Ramonita, de 86 años falleció el pasado jueves en su casa, como era su deseo tras una larga enfermedad. Su sobrina María del Pilar Limiñana Romero, de 78 años, había fallecido el miércoles por la noche, pocas horas antes que su tía. La primera, que fue la última de los once hijos de Rafael Romero y Pino Bolaños, iba desde niña a casa de su hermana Antonia, que se casó con el primer farmacéutico del Sureste y Sur de la Isla, Pedro Limiñana López, para echarle una mano con sus hijos. Así nació la amistad con sus sobrinos, en especial, con la mayor, María del Pilar.

La humildad y el espíritu de lucha fueron rasgos principales de la familia de Rafael Romero y Pino Bolaños, quienes tuvieron once hijos, y tenían la modesta vivienda en Los Molinillos, en el casco de Ingenio. La más pequeña de todos los vástagos fue María Encarnación Romero Bolaños, conocida como Ramonita, que nació en 1935, quien falleció el pasado jueves a los 86 años.

“Ella era la sencillez personificada”. Así la definieron familiares y amigos. “Era encantadora, muy cristiana, muy solidaria y se lo quitaba de la boca para dárselo al otro. Todo el mundo la quería. También era autónoma y con criterio propio, a pesar de no haber podido ir a la escuela”, agregan.

Trabajó en lo que pudo, como en el empaquetado del tomate. Desde niña iba a casa de su hermana Antonia, que había contraído matrimonio con Pedro Limiñana López, quien abrió hace unos 90 años la única farmacia al sur de Telde. Ella ayudaba en relación a los hijos de su hermana, y así nació una especial relación con sus sobrinos mayores de los cinco, con María del Pilar, Pedro y Víctor.

Cuando se casó con Domingo Vega Santana ya no mantuvo la misma relación con su hermana y sus sobrinos, y se centro en su familia. Tuvieron los hijos Jesús, Juan, Rafael y María del Pino. Ramonita Romero también criaba cochinos y era caladora, así tenían otros ingresos y con los años compró dos solares. Su marido tuvo la primera ambulancia de Ingenio.

Tenían nueve años de diferencia Ramonita Romero y María del Pilar Limiñana, cuya familia era más acomodada y ella era “muy sencilla y servicial”. Ambas lograron mantener la amistad, a pesar del distanciamiento cuando estaban casadas. “Incluso enfermas, se llamaban diez o doce veces cada día y con deseo de saber cómo se estaba la otra, incluso días antes de morir”, explica un familiar.

Compartir el artículo

stats