Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El Gobierno regional investiga el movimiento de rocas en el Faro

El Ayuntamiento insiste en que el traslado de piedras se trató de tareas de mantenimiento y conservación

La alcaldesa Conchi Narváez habla con vecinos denunciantes de los movimientos de rocas, uno de ellos Iván Monagas.

La alcaldesa Conchi Narváez habla con vecinos denunciantes de los movimientos de rocas, uno de ellos Iván Monagas.

Las explicaciones ofrecidas por la concejalía de Cuidado del Litoral de San Bartolomé de Tirajana sobre el movimiento de rocas en el Faro de Maspalomas para “recolocar” la escollera que existe en la playa aprovechando la bajamar no convencen a otros organismos públicos. La Agencia Canaria de Protección del Medio Natural (APMN), dependiente del Gobierno de Canarias, inició este martes un expediente para investigar si el traslado de rocas, que el Consistorio achaca a tareas de mantenimiento y conservación, ha podido afectar al entorno medioambiental y si se ha ampliado o no la escollera. La investigación se suma a la inspección llevada a cabo por la Demarcación de Costas de Canarias, que prepara un informe sobre la actuación realizada en esta playa.

Efectivos de la APMN se desplazaron durante la mañana de este martes hasta Maspalomas para analizar el dominio en el cual se encuentran los trabajos realizados por la empresa adjudicataria que realiza los servicios de playas para el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana. El objetivo, explicaron fuentes del organismo, es determinar si el movimiento de rocas se ha producido en zona de servidumbre, con lo cual el expediente sancionador lo iniciaría la APMN, o si está en Dominio Público Marítimo Terrestre, y deberá ser la Demarcación de Costas quien en su caso inicie las sanciones si las hubiera. “En caso de que la competencia recaiga en la Agencia, se iniciará el expediente de sanción correspondiente”, dicen las fuentes.

La alcaldesa sureña da por buenas las actuaciones hasta recibir el informe de Costas

decoration

Desde el ayuntamiento tirajanero, el concejal de Cuidado del Litoral, Samuel Henríquez, ha insistido en que la empresa adjudicataria actuó porque un desprendimiento provocado en la arena por la acción del mar ocasionó un desnivel que suponía un riesgo de caída para los transeúntes e imposibilitaba el paso de camiones para la recogida de residuos de restaurantes y el centro comercial Oasis.

Como consecuencia, se inician los trabajos para dar estabilidad a la zona “recolocando las piedras caídas de la escollera por los efectos del mar para posteriormente allanarla con arena de la proximidad para así restablecer la seguridad de los viandantes y permitir a los camiones de residuos circular por la zona para recoger la basura que llevaba desde el miércoles sin retirarse”. Henríquez reiteró que se trata de tareas de mantenimiento y conservación y sostuvo que al Ayuntamiento no se le ocurriría realizar actuaciones en la escollera porque sabe que Costas lo prohíbe.

Por otro lado, la alcaldesa, Conchi Narváez, que este martes se desplazó hasta la zona para aclarar las dudas de dos de los vecinos denunciantes, se mostró prudente después de asegurar el día anterior que depurará responsabilidades. “No voy a condenar a nadie, doy por bueno lo que se hizo hasta que vea el informe de Costas”.

Por su parte, PPAV en la oposición, exigió explicaciones porque “la transformación del litoral es palpable y visible”.

Compartir el artículo

stats