Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sureste

La nueva vida del camino de las Bestias

Guayadeque recupera una senda comercial de hace 150 años | El tramo empedrado de cuatro kilómetros arranca en Montaña las Tierras hasta la Cueva Bermeja

34

Inauguración del camino de las bestias en Ingenio Andrés Cruz

Después de estar una parte en el olvido e intransitable en varios tramos por la vegetación, el camino de las Bestias se reabrió ayer oficialmente, tras recorrer sus cuatro kilómetros que hicieron políticos e invitados. El trabajo conjunto de las administraciones durante tres meses permitió recuperar ese camino con más de 150 años de existencia y que se incluye en la senda que unía Agaete y Guayadeque.

«Ese camino de las Bestias era nuestra vía para todo, era lo que había como vía comercial y de comunicación. Cuando los entierros, cuatro hombres bajaban con el féretro por ese camino. Yo, embarazada de ocho meses y con la niña de un año en los brazos, iba por ese camino desde Montaña las Tierras hasta la casa del médico Juan Gil, en Ingenio. Por él íbamos a comprar a los pueblos de Ingenio o de Agüimes. Y los hombres iban con los animales para traer o llevar mercancía a los pueblos». De esta forma relata la vecina Isabel Martel López anécdotas y para qué se usaba en relación a este camino que recorre el barranco de Guayadeque, en los municipios de Ingenio y de Agüimes.

En la acequia del barranco y junto al camino estuvieron lavando la ropa a mano muchas mujeres, entre ellas Margarita López y Antonia Rodríguez, de 50 y 67 años respectivamente, y naturales de Montaña las Tierras, en Ingenio. «Las dos lavábamos a mano desde pequeñas en la acequia. Yo dejé de hacerlo a los 21 años y ella [Antonia] a los 20», comenta Margarita López. Antonia Rodríguez puntualiza que «el peso podría ser de 30 ó 40 kilos. Había que poner toda la ropa de la familia que fuera posible».

Estos son comentarios de actividades y usos que había en el pasado de este corredor comercial de más de 150 años de existencia, que conserva piedras originales en distintos tramos, pero no está anclado en el olvido, ya que algunos vecinos y ganaderos aún lo emplean. Eso sí, algunos tramos estaban intransitables por la vegetación y la maleza.

El barranco es una ventana geológica y tiene una gran riqueza en flora, fauna y paisajística

decoration

Entre los usuarios, Antonio López Cazorla sube y baja el camino para llevar comida a los animales con su burra Margarita. Este vecino que reside frente a la Cueva Bermeja, en Agüimes, que tiene también cabras, perros y gallinas, prefiere evitar la carretera.

Su sobrina Zenaida Cazorla López, de 22 años, lleva a los animales a beber a la acequia. Esta joven que estudió Paisajismo y Medio Rural y que ha comenzado a formarse en Veterinaria, reside con su padre, Juan Cazorla, quien cuenta, además de la ternera Ventura, de cinco meses, con vacas, cabras y ovejas.

«Estudio y trabajo, cuando puedo. Mi intención es seguir con los animales. Es lo que más me gusta», afirma Zenaida Cazorla.

A partir de ahora, muchos más utilizarán el camino de las Bestias después de la rehabilitación hecha por parte del Cabildo de Gran Canaria y los Ayuntamientos de Ingenio y Agüimes.

Los técnicos de cada una de las administraciones se pusieron manos a la obra, junto a los trabajadores y operarios de cada una. También hubo cuadrillas, gracias a Planes de Empleo promovidos por parte del Cabildo, que desbrozaron y limpiaron la vía.

A falta de colocar unas señalizaciones y otros retoques en un mirador, y tras unos trabajos que se hicieron durante tres meses, se ha recuperado el tramo empedrado de cuatro kilómetros que arranca en Montaña las Tierras hasta la Cueva Bermeja, al tiempo que ya se está actuando en otros tramos de esta senda histórica que suma un total de 70 kilómetros de largo y que atraviesa Gran Canaria, desde el puerto de las Nieves, en Agaete, hasta Bocacangrejo, en la desembocadura del barranco Guayadeque.

Para certificar la apertura oficial, una comitiva de políticos y de medios de comunicación recorrió durante la mañana de ayer este camino de las Bestias de cuatro kilómetros, que tan importante para el trueque, venta y compra de mercancía transportados por burros, bueyes o mulas, según el caso. Cada uno participante vistió la ropa y calzado adecuados.

Además del presidente del Cabildo, Antonio Morales, recorrieron la vía la consejera de Medio Ambiente insular, Inés Jiménez; la alcaldesa de Ingenio, Ana Hernández; el alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, así como concejales de los dos grupos de Gobiernos; y técnicos de las dos corporaciones locales y del Cabildo.

Entre las distintas personas que conocen muy bien el barranco de Guayadeque, se encuentra el presidente Antonio Morales, al haber residido en el lugar una de sus abuelas. «Esta senda forma parte de nuestro patrimonio etnográfico de la Isla», afirma.

El barranco es una ventana geológica y tiene una gran riqueza en flora, fauna y paisajística

decoration

«Era una vía comercial fundamental entre la costa y la Cumbre. Guayadeque es un santuario de valores, costumbres y tradiciones que conserva parte viva del mundo rural de Gran Canaria, y por ello estamos contribuyendo a revalorizar el sentimiento de identidad y a la vez recuperamos un patrimonio etnográfico», resalta.

Por su parte, la concejala de Agüimes, Juani Martel recuerda que de niña iba todos los fines de semana. «Aquí vivía una tía mía, y veníamos con mi padre y su coche, un cuatro latas [Renault 4], y haciendo paradas porque se recalentaba. Rehabilitar este tramo era lo mejor que se podía hacer para dar a conocer su valor, ya que tiene una identidad y riquezas muy importantes. Representa el sacrificio de los que transportaban mercancías y la forma de vida que llevaban los vecinos», señala.

Sacrificio

En relación al sacrificio, la vecina Isabel Martel declara que «hay que sudar las cosas para saber apreciarlo, así valorar lo que se tiene. Después de todo lo que vivimos aquí, sin agua en el grifo, ni electricidad, hemos inculcados a mis cuatro hijos la importancia del esfuerzo para valorar las cosas. No se puede dar todo a los hijos. Hay demasiado inconformismo y la gente no está preparada para vivir como lo hacíamos antes aquí».

La alcaldesa Ana Hernández agradece al Cabildo y a todos las personas que han trabajado en la recuperación «el que hayan puesto mucho cariño y ganas. Ahora el público puede apreciar la belleza que tiene este espacio natural protegido».

El concejal de Obras Públicas de Agüimes , Efraín González, afirma que «este proyecto es el hermanamiento de Agüimes e Ingenio de la mano del Cabildo, que ha hecho que trabajando en colaboración se vayan recuperando tramos».

Respecto a los productos que se trasladaban del Norte al Sureste, y a la inversa, eran aquellos que se producían en unos sitios y en otros no, como el pescado, la sal, quesos o granos, entre otros. Esta vía fue utilizada por los cochineros de Ingenio, quienes lo aprovechaban para llegar hasta el pueblo de Santa Lucía, u otros de la Cumbre o del Norte para vender o hacer trueque con los cochinos.

La ruta era usada para el transporte de mercancía y su acequia para lavar y obtener agua

decoration

En relación a los nuevos usuarios, las administraciones insular y locales confían que sean los senderistas los primeros en recorrer este camino de las Bestias, tanto locales, nacionales y extranjeros. La consejera Inés Jiménez destaca que los objetivos de Medio Ambiente son «recuperar todos los senderos de la Isla y dar prioridad a homologar el sendero GR-131 para cruzar toda la Isla».

También se espera que este camino pueda ser usada para carreras deportivas, por características, sus paisajes y su riquezas.

Riqueza

Sobre su riqueza, el camino de las Bestias se encuentra en un barranco que es como una ventana geológica que muestra materiales muy diferentes, además de haberse formado en varias etapas volcánicas. En sus paredes, tanto en suelo de Ingenio, como de Agüimes, se pueden observar varios diques, siendo este una formación por la salida de lava o de piroplásticos.

Asimismo, el barranco tiene una gran importancia respecto a la flora, ya que cuenta con distintos piso bioclimáticos en sus trece kilómetros de largo, desde los cero metros del nivel del mar hasta superar los mil metros de altitud desde la costa hasta Montaña las Tierras, tras nacer en la Caldera de los Marteles.

Entre su flora, se encuentra la planta única en el mundo Kunkeliella canariensis, conocida popularmente como garbancera o escobilla de Guayadeque. Un centenar de ejemplares de esta planta se hallan en laderas del sur del barranco, en Ingenio. El Cabildo trabaja en un plan de recuperación.

En el mismo camino de las Bestias podemos encontrar un ejemplar del árbol Acebuche que tiene más de cien años de vida, que se incluirá en el catálogo monumental de árboles. Además, se encuentran en el barranco numerosos endemismos insulares, como la Dama, veroles y tajinastes, y del Archipiélago canario.

En Guayadeque hay una amplia representación de reptiles, como lagartos y perenquequenes, como también murciélagos y aves (aguilillas, cernícalos, halcones y pardelas (para anidar). Antes, había presencia del cuervo canario, ave que está muy relacionada y en función de la cantidad de ganadería y de agricultura que haya en un determinado lugar.

Los antiguos usos y el senderismo conviven en el camino de las Bestias rehabilitado. En las tofos, a la izqda., Antonio López, con su burra Margarita, en el camino; arriba se descarga la hierba en la era; y sobre estas líneas, de izquierda a la derecha, Óscar Hernández, Antonio Morales, Inés Jiménez y Ana Hernández. |

Compartir el artículo

stats