Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Condenado a 14 años de cárcel por violar a su hijastra

El acusado la agredió sexualmente mientras la menor dormía sola en el domicilio en el que vivía con su madre, sus hermanos y el que pensaba que era su padre

El hombre condenado a 14 años de prisión por violar a su hijastra LP / DLP

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a 14 años de cárcel a un vecino del Sur que agredió sexualmente a su hijastra adolescente en enero de 2018 mientras la víctima dormía.

La Sala considera probado que el 9 de enero de 2018 la menor, de 12 años al momento de los hechos, se acostó a dormir en el sofá cama del salón de la vivienda que figuraba como su habitación y sobre las 3.30 horas se despertó al notar que "le estaban acariciando los muslos y las nalgas" y en ese momento comprobó "que se encontraba en el dormitorio de su madre" y que era su padrastro el que la estaba tocando.

La víctima en ese momento se levantó de la cama y se marchó al salón para acostarse de nuevo en el sofá pero fue seguida por su padrastro quien, "guiado por el ánimo libidinoso, se acostó nuevamente junto a la menor" que en ese momento dormía de lado. El fallo revela que el hombre -de 31 años en ese momento- se colocó detrás de ella, "comenzó a acariciarle, le bajó los pantalones y, para inmovilizarle, la agarró de las manos y se las situó a la altura de la cadera. Acto seguido le introdujo un dedo en la vagina y luego le penetró vaginalmente", por lo que la afectada le dio patadas hasta que "logró apartarlo" de ella, posteriormente, el procesado "se sentó en el borde del sofá cama y se masturbó".

La niña acudió al baño, llamó y envió mensajes de WhatsApp a su abuela y tío materno para pedirles ayuda entre los que se leía "ven a buscarme por favor. Mi madre no está en casa y mi padre me bajó los pantalones, me estaba tocando y me obligó". Para ese entonces la menor creía que el condenado era su padre biológico ya que la crió desde que era un bebé y tiene dos hermanos hijos de este hombre. A consecuencia de esto, continúa el fallo, la víctima sufrió "estrés postraumático y un estado ansioso depresivo de intensidad moderada, con alteraciones en el sueño, en su peso, en la vida social e inestabilidad emocional. Una huella psíquica que se vio incrementada al descubrir que no era su progenitor".

El Tribunal por tanto ha condenado al padrastro de la menor a 14 años de cárcel, así como a indemnizar a la pequeña con 20.000 euros por los daños morales causados. Además, la Sala ha acordado que el penado no podrá acceder al tercer grado de tratamiento penitenciario hasta que cumpla la mitad de la condena de la que ya ha cumplido casi un año en prisión provisional ya que ingresó el 24 de junio de 2020. La sentencia no es firme por lo que cabe interponer un recurso de apelación.

Compartir el artículo

stats