Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valsequillo

«Tras el ‘bichito’ hay que volver a ayudarnos para echar un techo»

El carpintero y activista vecinal Alfredo Velázquez repasa sus vivencias en el pregón de las Fiestas de San Miguel de Valsequillo

Alfredo Velázquez, ayer, durante la lectura del pregón. | |

Alfredo Velázquez, ayer, durante la lectura del pregón. | |

“Este ‘bichito’ nos ha enseñado que debemos volver a nuestros orígenes de convivencia, donde nos ayudábamos a coger papas, echar un techo, hacer fiestas...” Nicolás Alfredo Velázquez (Ejido, Telde, 1948), pregonó anoche las Fiestas y Feria San Miguel Arcángel 2021. El carpintero jubilado y activista social desde hace muchos años en el municipio abría las celebraciones en la parroquia, en una fecha simbólica, porque coincidía con su 73 cumpleaños y por ser la fiesta de San Nicolás, su primer nombre.

Natural de Telde, Alfredo, como es conocido, hizo un repaso de su vida. Según recordó, llegó al Valle de San Roque al comenzar su noviazgo con su esposa, Pino Gómez. Y desde ahí ha sido un defensor de los vecinos. Desde hace años es el presidente de la Comisión de Fiestas del Valle de San Roque y también ha sido miembro de la Asociación de Vecinos del Valle. Y es miembro del Club de Leones de Valsequillo, y está muy involucrado en la iglesia.

«Ser humilde, honrado y respetuoso con los demás para ir con la cabeza alta». Esta es la enseñanza que aprendió de sus padres, y que ha llevado como norma en la vida, según señaló.

Sus inicios laborales fueron en el campo con 11 años, para luego dedicarse a la profesión que le ha acompañado toda su vida como carpintero. Sus inquietudes vitales le llevaron a la asociación de vecinos Nuestra Señora del Socorro. En esta etapa lograron conquistas como la electrificación de las calles y la luz en las viviendas, la carretera a Valsequillo, el inicio del local vecinal y la pavimentación de la plaza. Y también promovieron las verbenas y los primeros viajes fuera de la Isla.

«Hay que cumplir con las restricciones sanitarias para poder vernos el año que viene», reclamó

decoration

Más tarde entró en la organización de las fiestas de San Miguel Arcángel, agradeciendo a los grupos y personas que se involucran en estos actos. En su recorrido hizo mención a algunas anécdotas, como el caso de Alfredo, que era el elegido para llevar el coche a la romería del Pino de Teror a comienzos de este siglo, y luego “bebía como más que ninguno.

Con el tiempo entraría en el Club de Leones, enorgulleciéndose de conocer todo el pueblo. Y, sobre todo, de tener trato con todos los políticos, lo que hace que algunos vecinos le pidan ayuda para resolver gestiones en el Ayuntamiento. En unos casos logra su deseo, pero también pide disculpas para quienes no ha podido ayudar en casos que estaban fuera de sus manos. Y que sus errores, añadió, “no fueron intencionados”.

Lanzó el pésame por los fallecidos por el Covid, y recuerda que de esta situación se saldrá, para recuperar costumbres añejas como ayudar a echar un techo en una casa, recoger papas y organizar fiestas.

“Yo soy fiel devoto de San Roque, el santo de los pobres, y San Miguel, el santo que ahuyenta los demonios”, manifestó.

Alfredo dijo sentirse muy feliz por las enormes muestras de agradecimiento que recibió desde que se anunció que iba a ser el pregonero de las fiestas. “Como me dijeron mis padres, todo lo que siembras lo recogerás con creces”.

La armonía y vitalidad, añadió, harán que estas celebraciones sigan creciendo, y que se compartan momentos entrañables entre mayores, niños y jóvenes.

Y cerró con un “¡Viva San Miguel!”, tras pedir que se cumplan con las restricciones sanitarias, “para poder vernos el año que viene”.

Compartir el artículo

stats