Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana

El varón calcinado en un coche en Pozo Izquierdo fue víctima de un ajuste de cuentas

Se busca a la mujer residente de Vecindario que es la titular del turismo | El encargo del asesinato fue hecho a personas de la Isla

17

Vehículo calcinado con un cadáver en su interior en Pozo Izquierdo (13/09/2021) José Carlos Guerra

El hombre que ha muerto calcinado en el interior de un coche, pasadas las siete de la mañana del pasado lunes entre unos invernaderos en las cercanías de Pozo Izquierdo, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana, fue presuntamente víctima de un ajuste cuentas. El encargo fue hecho a varias personas que son residentes de Gran Canaria para llevar a cabo este servicio.

El hecho de que la víctima de este incendio era un hombre, ya identificado, circunstancia que se desconocía desde el lunes y ayer, fue confirmado anoche por fuentes consultadas por este periódico, como también el supuesto motivo por el que se realizó este homicidio.

La Policía Judicial de la Guardia Civil del Puesto Principal de Vecindario y de la Comandancia de Las Palmas trabajan a fondo para esclarecer este siniestro caso. Los investigadores estaban ayer tomando declaraciones a personas del en torno o implicadas directamente en los hechos, o con el turismo que fue incendiado.

Otro aspecto importante, que también señalaron las mismas fuentes, es que la persona titular del vehículo que acabó calcinado es una mujer residente en Vecindario, también en el término municipal santaluceño. Esta fémina es bien conocida por los cuerpos policiales por dedicarse a la mala vida, y al parecer los agentes no habían logrado ayer conocer su paradero, o al menos al cierre de esta edición. Tampoco estaba aún aclarado si el coche fue robado o prestado a alguien que ella conociera o no, aspectos que investigan también los funcionarios policiales.

Con los grandes avances logrados por los guardias civiles durante la investigación y la búsqueda de pruebas, otras fuentes señalaron que «el caso está muy avanzado y pronto se cerrará».

Durante el día de ayer, a pesar de que se no habían sido aportados datos algunos sobre este siniestro caso, ni si quiera cuál era el género de la víctima, varias hipótesis circulaban entre numerosos trabajadores, trabajadoras y vecinos que pasaban o se encontraban por distintos negocios ubicados en Casa Santa, como la gasolinera y el desguace, que se hallan en la carretera GC-194, y es la que une la avenida del Atlántico, en Doctoral, con Pozo Izquierdo.

Una de esas hipótesis apuntaba que el cadáver calcinado podría ser de un ciudadano colombiano, empadronado en Vecindario, que se dedicaba a las apuestas. «Parece que se encontraba en una situación límite por las deudas en las que se encontraba, temía lo peor y no veía salida», comentó este martes un varón con su uniforme de operario, en la cafetería de la gasolinera. «Es lo que se está diciendo por ahí, en Santa Lucía de Tirajana, y me lo han dicho varios trabajadores. No se sabe si él optó por quitarse la vida o si fueron a por él por un ajuste de cuentas», añadió

Una trabajadora de la estación de servicio, al escuchar esta posible hipótesis de ajuste de cuentas sobre un extranjero, opinó sobre la una de la tarde de ayer que «es terrible que maten a alguien, claro que sí. Sin embargo, ojalá que no haya sido un caso de violencia de género».

Por su parte, una mujer sexagenaria afirmó poco antes de las dos de la tarde de este martes, cerca de una tienda de fruta y verdura de la calle Tanque Redondo, en Pozo Izquierdo, que «es terrible lo que ha pasado. Los autores serán de fuera. La Guardia Civil los atrapará».

Desde un principio, el instituto armado resaltaba con descartaba ninguna hipótesis sobre el motivo que originó ese fallecimiento. Sin embargo, en los primeros análisis forenses del pasado lunes se apreciaron golpes en el cráneo de la víctima. Unos trabajadores de la citada zona de invernaderos, sobre todo de plataneras, había señalado el pasado lunes que habían visto a un varón residente de Vecindario circular entre los plásticos de los invernaderos con el turismo que luego acabó calcinado.

El lugar es «ideal» para hacer algo de lo que no se quiera ser visto, como comentaron varios operarios en Casa Santa y vecinos de Pozo Izquierdo. «Pasas desapercibido», añadieron.

El sitio en el que estaba el coche que ardió es un camino entre dos invernaderos y dos estanques abandonados, y se puede llegar por tres itinerarios diferentes, siendo dos menos visto que en el tercero. Prácticamente no hay casas y el silencio suele ser el reinante, aunque a veces es interrumpido por algún vehículo o motor, o voces de los operarios y por el zumbido de los aerogeneradores.

Compartir el artículo

stats