Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen de Vecindario

David 'el adoptado' va a la cárcel acusado del crimen de Vecindario con una mujer que lo ayudó

El juez acusa de asesinato a David José R. P., ‘el adoptado’, y a Estefanía A. V. de cooperadora necesaria | Los otros seis investigados quedan en libertad

9

David 'El adoptado' pasa a disposición judicial Andrés Cruz

El Juzgado de Instrucción número 1 de San Bartolomé de Tirajana decretó en la tarde de ayer el ingreso en prisión de David José R. P., principal sospechoso del crimen del italiano Andrea Costa con el que convivía, como presunto autor de un delito de asesinato y de una mujer, identificada con el nombre de Estefanía A. V y con la que no tiene relación sentimental conocida, como colaboradora necesaria. Ante la autoridad judicial también se personaron otras seis personas, entre ellas la expareja y la actual novia de David José R. P., quienes quedaron en libertad con cargos, cuatro de ellas por encubrimiento del crimen, una con cargos por supuesto encubrimiento y la otra por presunta omisión del deber de socorro.

El pase a disposición judicial de los seis detenidos se alargó durante más de ocho horas. Los seis arrestados entraron en las dependencias judiciales a las nueve de la mañana en el interior de los furgones de la Guardia Civil. A los juzgados acudieron dos personas como testigos que, posteriormente, saldrían en calidad de imputados, según informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). El principal encartado, defendido por la abogada Marilyn Benítez, descartó declarar ante el juez pese a que durante la primera inspección ocular de su domicilio se prestó a colaborar con los agentes y negó en todo momento ser el autor del crimen, posteriormente catalogado de asesinato por parte del juez de instrucción. Su ingreso en prisión es provisional, incondicional y sin fianza. La investigación continúa abierta, por lo que no se descartan más detención en relación a este caso.

Cuatro detenidos más quedaron en libertad con cargos por encubrimiento

decoration

Los hechos se retrotraen al pasado lunes cuando la Policía Local de Santa Lucía localizó el cadáver de una persona en el interior de un coche que en esos momentos ardía. Cuando el incendio cesó, estos comprobaron que el cuerpo presenta signos de haber sufrido una muerte violenta, por lo que se dio aviso al Instituto Arado para que iniciara una investigación para tratar de determinar quién había acabado con su vida. Ese mismo lunes, la Policía Judicial del puesto principal de Vecindario y de la Comandancia de Las Palmas consiguieron identificar a la dueña del vehículo, pareja del fallecido; y pusieron su foco en el actual compañero de piso de la víctima: David José R. P., un vecino del Cruce de Sardina, de 39 años, que cuenta con numerosos antecedentes que le han llevado en varias ocasiones a permanecer temporadas entre rejas. La última de ellas finalizó el pasado 1 de abril, cuando volvió a obtener la libertad.

En menos de 30 horas, los investigadores detuvieron al primer implicado en el crimen y principal sospechoso, una persona conocida en el barrio de Cruce de Sardina por su comportamiento violento. Sus arrestos anteriores estaban vinculados a diferentes robos y delitos de lesiones, como indicaron las fuentes consultadas.

Los agentes pronto tuvieron un relato de lo que había ocurrido en aquella vivienda situada en el número 5 de la calle Ayagaures del municipio de Santa Lucía de Tirajana. Andrea Costa, quien había regentado meses antes un club cannabico en Carrizal de Ingenio, residía en la misma en régimen de alquiler junto a David José R. P. En el momento del crimen, presuntamente, se encontraban en la vivienda al menos otras seis personas, tres mujeres y tres hombres, quienes fueron testigos de todo lo ocurrido.

Presuntamente, el viernes de la pasada semana hubo diferencias entre David José y Andrea por asuntos de drogas. En un momento, el primero comenzó a agredir con fuerza al ciudadano de origen italiano hasta acabar con su vida. Otras fuentes precisaron que llegó a hacerlo una técnica de artes marciales denominada «mata león», consistente en cogerle por el cuello hasta dejarle sin respiración.

5

Investigados por el crimen de Vecindario. La Provincia

Ninguna de las personas que se encontraban en el domicilio hicieron nada por salvar la vida de la víctima. Posteriormente, David José presuntamente introdujo el cadáver en una habitación que cerró para evitar que entraran más personas. Incluso, según las mismas fuentes, el domingo una mujer acudió para limpiar la vivienda, encontrándose esta con restos de sangre por la casa, a lo que el ahora reo le contestó que era suya.

El incendio

La madrugada del domingo al lunes se produjo el traslado del cadáver hasta una zona alejada de todo núcleo poblacional, en las proximidades de Pozo Izquierdo y entre invernaderos. Allí, David José R. P. intentó deshacer cualquier prueba de Andrea, tanto su vehículo, un Lancia Ypsilon, como el cuerpo. Prendió fuego al coche, probablemente con el uso de un acelerante que aumentara la carga calórica del incendio, y huyó del lugar. Pocos minutos después, la Guardia Civil comenzó las pesquisas para tratar de esclarecer todo lo sucedido. Luego se produjeron los dos registros de la vivienda en la donde se produjo el crimen, uno nocturno, que duró más de siete horas durante la madrugada del miércoles, y otro diurno el mismo día. Del domicilio sacaron palos de madera que pudieron ser utilizados en la agresión.

A uno de los testigos, que acabó como investigado, se le acusa de omisión del deber de socorro

decoration

El TSJC informó ayer de que no se descartan nuevas detenciones relacionadas con el asesinato. Asimismo, el magistrado de Juzgado de Instrucción número 1 de San Bartolomé de Tirajana, Pablo García Abad, mantiene las actuaciones en secreto.

En la jornada de ayer, varios familiares de los detenidos e investigadores estuvieron esperando durante horas fuera del juzgado para tratar de conocer la situación en la que se quedaban sus allegados. La espera se alargó hasta poco después de las seis de la tarde, cuando el juez aceptó las peticiones por parte de Fiscalía para que tanto David José R. P. como Estefanía A. V. fueran enviados a la cárcel en el interior de vehículos de la Policía Nacional. Las otras seis personas que declararon ante la autoridad judicial regresaron a sus respectivas viviendas junto a los familiares que les esperaban.

Compartir el artículo

stats