Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medioambiente

Vacas: a un eructo por minuto

Dos especialistas presentan una obra para niños que explica el nexo entre el ganado y el metano

Una de las ilustraciones realizadas por Luisa Martínez Izquierdo del volumen ‘¿Qué tienen que ver las vacas con el cambio climático?’. | | LP/DLP

El planeta soporta una cadencia de 1.500 millones de eructos de vaca por minuto, según se desprende del nuevo libro presentado ayer en Firgas por sus autoras, Marián Martínez Izquierdo y Luisa Martínez Loren, que lleva por título ¿Qué tienen que ver las vacas con el cambio climático?

La obra está destinada a lectores de más de diez años, «a ese público que comienza a adquirir una actitud crítica», explica Martínez Izquierdo y que adolece de «falta de material sobre la nueva realidad climática», apunta la también técnica ambiental superior de Gesplan.

Con ilustraciones de Martínez Loren, que lidera el proyecto y es responsable de la Unidad de Cultura Científica del CSIC en Galicia, en sus 40 páginas ofrecen datos tan inquietantes como truculentos. Ya que a esa retahíla mil millonaria de eructos se añade el metano que escapa por cola, unas flatulencias que, añadidas a los gases que genera el propio estiércol son responsables de más del 20 por ciento de la emisión de metano a la atmósfera, y que incluyen los purines de cochinos y gallinas en la ganadería intensiva.

Se podría deducir que la publicación de esta obra, que tiene una tirada de 700 ejemplares y otros tanto en Galicia, llega a remolque de la polémica suscitada tras las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en las que pone en entredicho la viabilidad de la ganadería intensiva, pero Garzón, según las autoras, solo les ha abierto un campo publicitario sobrevenido, ya que fue en 2018 cuando se gestó la idea de su publicación. Y, en cualquier caso, según apuntan, «la FAO lleva años alertando que la sobreproducción de carne y leche es un problema real para el planeta».

Vacas: a un eructo por minuto

Pero para intentar hacer comprender el por qué del proceso, el volumen arranca por las características del propio sistema digestivo de los rumiantes, un mecanismo por el cual tienen que convertir hierba en más de 300 kilos de carne, «que es lo que pesa una vaca media. Lo hacen a través de un aparato digestivo que nunca para con el fin de convertir ese pasto en alimento, que necesita regurgitar continuamente y masticar la materia con millones de bacterias que suman a esta cadena en el rumien que les ayuda a su descomposición».

Son precisamente esas bacterias «la que producen el metano, y si las vacas no lo expulsan, explotan, para entendernos».

A eso se añade el masivo cultivo de pasto para atender tal cantidad de demanda, «con todo lo que supone de miles de millones de toneladas de nitratos que se vierten al suelo para su producción».

Toda esta explicación ayuda a entender a los pequeños lectores cómo funcionan los ciclos biogeoquímicos del planeta y en qué consiste su equilibrio dinámico. Así, sostiene que «los gases de efecto invernadero son buenos de por sí», pero lo que ya no lo son tantos son los que se generan de quemar combustibles fósiles, los provenientes de la deforestación para crear zonas de pasto, del transporte y la energía térmica, «que son fuentes de emisión de dióxido de carbono, metano o vapor de agua en tales cantidades que la atmósfera se ve incapaz de absorber, algo que ocurre desde el siglo XVIII con la Revolución Industrial, que es cuando le dimos el primer pelotazo al planeta», apostilla Martínez Izquierdo.

El superpoder

¿Y qué hacer ante tanto metano suelto? «Abogar por el consumo responsable», que las autoras califican como un «superpoder» capaz de cambiar las tendencias de los productores, tal y como ha pasado con elementos como el aceite de palma, responsable de buena parte de la deforestación en Asia. La concienciación sobre sus efectos derivó en la obligación de informar en las etiquetas de su presencia, dando la capacidad al comprador de elegir su compra o desecharlo, como ocurre también con los productos kilómetro cero.

Son pequeños pasos protagonizados individualmente pero que en su conjunto, según sostienen, son capaces de ir modificando los usos y costumbres, y mejorando en consecuencia, los hábitos de producción y consumo.

El libro, publicado por Ediciones Hércules, a la que agradecen su total apoyo, y en el que ha colaborado el La Vinca-Ecologistas en Acción, fue presentado ayer tarde en el centro sociocultural La Casa Verde de Firgas. Además de su soporte físico también se ofrecerá en formato digital.

Compartir el artículo

stats