Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mogán

Franquis evaluará las alternativas a la circunvalación del casco de Mogán

El consejero de Obras Públicas recibe a la plataforma que pide mantener el tráfico por el interior del pueblo

Sebastián Franquis, al fondo, durante la reunión con los miembros de la Plataforma Salvar Mogán.

El consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, se ha reunido este lunes con la Plataforma Salvar Mogán y se ha comprometido a volver a sentarse con sus representantes antes de tomar la decisión final sobre la carretera de circunvalación que pretende aligerar el tráfico por el centro del pueblo de Mogán. 

Este colectivo ciudadano se opone a la variante que ha propuesto el Ayuntamiento, cuyo proyecto de trazado se encuentra en fase de información pública, y planteó a Franquis las otras alternativas que se barajan, así como datos de tráfico que indican que el paso de vehículos por el interior del casco de Mogán ha disminuido con la apertura de la primera fase de la nueva carretera de La Aldea y aún se reducirá más cuando se termine el tramo de Agaete a El Risco.  

Tenesor Sánchez, portavoz de la plataforma vecinal, explicó tras la reunión que Franquis mostró  «muy buena disposición», les hizo preguntas sobre el crecimiento urbano de Mogán y «le llamó la atención que la nueva carretera de La Aldea ya está reduciendo la circulación por el sur». El estudio del tráfico se realizó durante las obras de los túneles del Andén Verde, que durante meses obligó a desviar todos los vehículos pesados 

Franquis, según los miembros de la plataforma, manifestó que  «la voluntad de la Consejería no es crear problemas, sino todo lo contrario», y también se mostró de acuerdo «en que este tipo de  inversiones necesitan un aval social», por lo que hay que «baremar el gasto de fondos públicos con el coste social y el coste medioambiental». 

El colectivo vecinal plantea utilizar la calle El Drago para evitar el impacto medioambiental

decoration

Estos vecinos, que han presentado alegaciones avaladas por 1.093 firmas, consideran que la variante elegida por el Ayuntamiento, un tramo de doble vía de 2,5 kilómetros por la ladera oeste del pueblo, «tendrá un impacto visual, sonoro y medioambiental severo, persistente e irreversible».  También manifestaron a Franquis su preocupación «por el impacto negativo que tendría en la actividad económica del pueblo y por la destrucción de su patrimonio etnográfico».  

La plataforma solicitó que antes de avanzar en el proceso de decisión se den tres pasos previos: realizar un estudio para determinar el tráfico real que pasa por el pueblo, ahora y a medida que se abran los tramos de la carretera de La Aldea y Agaete»; ejecutar el proyecto del Ayuntamiento de ampliación de la calle El Drago a la entrada y salida al pueblo para mejorar la fluidez del tráfico; y presentar a la ciudadanía las distintas variantes con sus ventajas e inconvenientes.  

El consejero volverá a convocar a este colectivo vecinal una vez que los técnicos del Gobierno de Canarias evalúen sus alegaciones, presentadas conjuntamente con la Federación Ecologista Ben Magec. Este colectivo también ha recibido el respaldo del PSOE y NC. La clave estará en el informe de impacto medioambiental que realice el Ejecutivo regional. 

Como alternativa a valorar, la plataforma plantea definir la conexión de la calle El Drago, en su extremo sur, con la carretera general GC-200 mediante un nuevo vial de continuidad, convirtiéndose así en un eje vertebrador que mejoraría la fluidez del tráfico dentro del casco urbano. 

Las alegaciones al trazado elegido por el Ayuntamiento tienen el aval de 1.093 vecinos

decoration

«Lo primero que queremos es que se busquen las soluciones dentro del pueblo para mejorar la fluidez del tráfico, y una vez hechos esos deberes, iniciar un proceso participativo en el que los moganeros puedan entender las ventajas e inconvenientes de cada una de las variantes, porque ninguna es perfecta», declaró Tenesor Sánchez. 

«La pregunta clave -subrayó- no es por dónde metemos la carretera, sino qué tipo de urbanismo queremos para Mogán, porque para ahorrarle tres minutos a los que no quieren saber nada de Mogán, los residentes en el pueblo tendrán que sufrir los daños causados el resto de sus vidas, las 24 horas del día».  

El argumento para «repensar» la urgencia de esa circunvalación es que una vez esté concluida la carretera de La Aldea por el norte solo pasarán por Mogán los trabajadores aldeanos de los establecimientos turísticos del sur y los turistas que quieran completar la vuelta a la isla, por lo que se evita el tráfico de vehículos pesados.

Compartir el artículo

stats