Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agaete.

Un parque de 7.000 metros acogerá a senderistas de Tamadaba en El Valle

El Ayuntamiento de Agaete potencia el turismo deportivo y de naturaleza con un área de ocio dirigido a todas las edades | La inversión ronda el millón de euros

La imagen virtual muestra desde el aire cómo quedará el Parque de Las Charcas, proyectado por el Ayuntamiento de Agaete en El Valle. | | LP/DLP

El Valle de Agaete contará con un área de recreo, ocio, esparcimiento y con una zona multifuncional para acoger mercadillos y ferias de 6.992 metros cuadrados, sobre el campo de fútbol en desuso de Las Charcas, que pretende ser un atractivo para el turismo rural, de naturaleza y deportivo, y que servirá como museo histórico del antiguo equipo local Guayarmina. La puesta en marcha de este equipamiento requiere una inversión de 911.503,86 euros, y el Ayuntamiento pretende convertirlo en un espacio de descanso específico para los senderistas y ciclistas, ya que se localiza en la confluencia del camino real que conduce al pinar de Tamadaba y a El Hornillo, así como en un punto de encuentro para los vecinos de todas las edades, ya que dispondrá de un rocódromo, zona infantil, área de calistenia y de actividades para los mayores, entre amplias zonas verdes, un graderío y aparcamientos, que cubrirá las demandas de los residentes.

Un espacio para todos los públicos y con variedad de atractivos para el entretenimiento. Todo ello, en un entorno natural y de tranquilidad, como es El Valle. El Parque de Las Charcas aspira a convertirse en una de las grandes zonas de ocio de Agaete y del resto de la Isla.

El proyecto persigue tres objetivos. Por un lado, crear un espacio de descanso y esparcimiento para los senderistas, que sirva también a los vecinos de la zona. Por otro lado, atender a la solicitud del Consejo Insular de Aguas de dotar al barranco de una escollera para su protección, ante un posible aumento del nivel del agua. En este sentido, este espacio será la zona inundable en caso de aumento del nivel de agua del barranco, y se prevé la ampliación del acceso de los vehículos, por la vía existente paralela al barranco. En el nivel de la vía se creará la zona de aparcamiento anexa al parque y una escollera para la protección frente al agua, con un desnivel de unos 50 centímetros entre el parque localizado en el nivel superior a la calle. Y, por último, la mejora del acceso a las viviendas que están por encima, a través de la vía existente.

En la actuación específica del parque como zona de recreo se habilitará la pequeña edificación existente, que eran los antiguos vestuarios y cantina del campo de fútbol con una superficie de 115 metros cuadrados, para los baños, zona de almacenamiento, vestuarios y una cafetería-cantina. Este rincón servirá como espacio de reposo, avituallamiento y de acogida para los senderistas, deportistas y vecinos de la zona, que quieren prepararse o reponerse de las caminatas y pedaleos. Hay que tener en cuenta que por la zona confluyen dos senderos: el camino que llega al pinar de Tamadaba y, por otro lado, el que llega al pago de El Hornillo, además de ser el punto de partida de los romeros de La Rama, y un destino para ciclistas.

Simulación de la cancha de petanca, dentro del conjunto de este espacio de ocio para todas las edades | | LP/DLP

De forma paralela, sus paredes pretenden ser un museo abierto a la historia del Guayarmina, que tantos años jugó en este campo de fútbol ahora inactivo. En este sentido, la alcaldesa, María del Carmen Rosario, avanza que en sus paredes se colocarán fotografías y recuerdos de todo tipo, para que se mantenga viva su leyenda.

El parque aspira a atraer a familias, ya que dispondrá de actividades para todos los públicos, además de ser una alternativa para los vecinos. El proyecto contempla para ello zonas específicas de juegos para los niños, y zonas deportivas con aparatos de calistenia para personas de mayor edad y un cancha de petanca, con un área pavimentada. Pero también dispone de espacios con sombras, anexa a las gradas, para albergar cualquier tipo de actividad, como puede ser la celebración de mercadillos, ferias y otros encuentros de gran afluencia, y muchas zonas verdes repartidas por todo el complejo multifuncional.

María del Carmen Rosario resalta que es un proyecto «precioso», en el que han venido trabajando hace tiempo, que sirve de encuentro para las personas que realizan senderismo y otros deportistas, además de atender las necesidades que reivindican los vecinos. A esto se suma que se resuelve el problema actual de la falta de aparcamiento que sufre el barrio, ya que se prevé casi una treintena de plazas de estacionamiento.

Zona inundable

Los redactores del proyecto constatan que «las áreas limítrofes entre el campo y la ciudad han sido de siempre áreas donde se ha descuidado los equipamientos y los espacios libres». Sin embargo, esta zona tiene un gran potencial, ya que el cambio de modelo turístico en su entorno se ha ido enfocando hacia el turismo rural y de naturaleza. Dentro de El Valle de Agaete se localizan las fincas de producción de café, que se han ido popularizando con los años, y que atrae a miles de visitantes todos los meses.

El parque dispondrá de zonas para caminar y un espacio exclusivo para los niños. | | LP/DLP

A esto se une el gran número de caminantes y ciclistas que pasan por la zona hacia los dos senderos existentes. Esto ha desembocado en la necesidad de un espacio libre que dé servicio tanto a los senderistas, deportistas y turistas que transitan por la zona, como a los vecinos que adolecen de espacios libres de calidad, a los que se le ofrece también un recinto para organizar eventos populares.

El parque pretende ser un punto de encuentro entre vecinos y visitantes, mejorando la calidad paisajística del entorno y la actividad en la zona.

La inversión prevista alcanza los 911.503,86 euros, que se ejecutará por fases, con un plazo de obras total de unos 10 meses (la mitad en cada una de las dos etapas de materialización).

El Ayuntamiento ya cuenta con una partida de 252.396,87 euros dentro del Plan de Cooperación con los ayuntamientos del Cabildo para esta anualidad, además de una partida similar para el próximo año, para poder materializar la primera de las dos fases de actuación. Y dispone de la autorización del Consejo Insular de Aguas para su ejecución desde que salga a licitación, que se publicará en un breve espacio de tiempo. Hay que tener en cuenta que se trata de una parcela rectangular de 6.992 metros cuadrados que acaba en cuña en la unión con el barranco de Agaete.

El proyecto se divide en dos fases claramente reconocibles, pudiéndose ejecutar cada una de ellas de manera totalmente independiente. Esta área está conformada por fincas irregulares que se adaptan a la topografía del barranco, con carreteras estrechas, salvo la GC-231, y con viviendas diseminadas que agrupan en pequeñas áreas urbanas consolidadas.

Compartir el artículo

stats