Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los anfitriones del turismo

Los anfitriones del turismo (IX): David Cabrera, el mejor divulgador turístico de Arucas

El técnico de la oficina de turismo aruquense ha hecho de la fotografía un complemento de su profesión

David Cabrera junto a la Oficina de Información Turística de Arucas E. Hernández

David Cabrera Guillén (Arucas, 1976) es técnico del Ayuntamiento de Arucas y se desempeña como informador en la oficina de turismo del municipio desde hace más de 20 años. Su trayectoria profesional se ha centrado en divulgar las bondades de su localidad de nacimiento entre los turistas que se acercan a visitarla. «Es mi punto de partida para cualquier cosa y es el sitio al que siempre quiero volver».  


Lleva 22 años al frente de la Oficina de Información Turística de Arucas, atendiendo a los viajeros que acuden al municipio del norte de Gran Canaria para visitar la famosa "Catedral", realmente Iglesia Matriz de San Juan Bautista, realizar una cata de alta graduación en la fábrica de Ron Arehucas o darse un chapuzón en las piscinas naturales de Los Charcones. «Somos el contacto directo con el turismo y ese feedback es clave para entender al turista y prestarle un buen servicio», explica David Cabrera, técnico de la Concejalía de Promoción Económica y Turismo de Arucas, incidiendo en la importancia que tiene la labor de los informadores turísticos en la Isla. Fotógrafo e incluso autor de obras de investigación como El oficio de la piedra en Arucas y su puesta en valor como recurso turístico, el polifacético profesional del turismo muestra una gran pasión por su profesión y por la localidad que lo vio nacer y crecer.

Nacido en en el barrio aruquense de La Goleta, Cabrera se crio en la tienda de aceite y vinagre (Bar Víveres Guillén) que sus abuelos regentaron durante seis décadas, experiencia de la que heredó su vocación de atención al público. Tras desechar diferentes opciones de estudios como relaciones Laborales, Derecho o Educación Física, se interesó por el turismo gracias a un amigo que había empezado a estudiarlo en una escuela privada. «Enseguida establecí la relación Turismo-Canarias y lo vi claro», afirma el informador, que en 1995 iniciaría sus estudios en la Escuela Superior de Turismo de Las Palmas de Gran Canaria, teniendo como principal maestro al conocido divulgador turístico canario John Gaze, que por aquel entonces era su director gerente. «El turismo es una disciplina muy desconocida, a pesar de su relevancia en el Archipiélago» explica, destacando el hecho de que los estudios sobre turismo comprenden una educación multidisciplinar que requiere una gran capacidad de aprendizaje y avidez de conocimientos.

Tras acabar sus estudios en 1998, Cabrera pasó un tiempo trabajando en un hotel de Fuerteventura después de recibir la llamada del subdirector, casualmente también oriundo de Arucas. Posteriormente, volvería a Gran Canaria para realizar la prestación social sustitutoria, alternativa para los objetores de conciencia que rechazaban realizar el servicio militar obligatorio, y seguidamente comenzar a trabajar en la empresa de distribución mayorista de ferretería de su padre. Tras este periplo, en el año 2000 fue contratado por el Ayuntamiento de Arucas y desde entonces lleva desempeñando su vocación de atención a la ciudanía y divulgación turística en la oficina situada en el casco antiguo de la localidad, en las cercanías de la "Catedral". «Lo más importante de nuestra labor es hacer valer la amabilidad y hospitalidad que caracteriza a los canarios para que el turista se sienta acogido y bien atendido, con un trato familiar», señala David, a la vez que subraya que el principal reclamo del municipio son «los aruquenses», ya que siempre se implican con los turistas para explicarles cómo orientarse o dónde degustar algún plato típico con productos locales.

Para David, la Red de Oficinas de Turismo en Gran Canaria es «fundamental». De hecho, resalta que uno de los artículos de la Ley de Ordenación del Turismo de Canarias menciona que el usuario turístico tiene derecho a la información veraz y esta «se garantiza con los servicios públicos de información turística». En este sentido, señala a Turismo de Gran Canaria, nueva denominación del Patronato de Turismo, como entidad clave e impulsora de la red de oficinas e informadores, compuesta por 30 establecimientos y 45 profesionales.

Colaboración entre municipios

La visión que David Cabrera tiene para el desarrollo turístico de Arucas pasa por su estrecha colaboración con la Mancomunidad de Ayuntamientos del Norte de Gran Canaria, compuesta por los municipios de Agaete, Artenara, Arucas, Firgas, Gáldar, La Aldea de San Nicolás, Moya, Santa María de Guía, Tejeda, Teror y Valleseco. «A mí me llega un turista y no solo le doy información de Arucas, sino de todo la Mancomunidad, ya que uno de nuestro eslóganes es 'Arucas: la puerta al norte de Gran Canaria'». Y es que, a su parecer, Arucas tiene que poner argumentos en común con los demás municipios norteños para reforzar su oferta turística y 'robar' cuota de visitantes a los recurrentes destinos de sol y playa del sur de la Isla, Mogán y San Bartolomé de Tirajana.

«Hasta hace unos años, de los cuatro millones de turistas que recibía la isla solo el 10% acudía al norte», explica David, aunque matiza que el perfil del turista ha cambiado y ahora no solo acude a ver, sino a experimentar.  En su visión global del norte de Gran Canaria, Cabrera destaca que el viajero puede disfrutar de otros atractivos, como un entorno natural para practicar senderismo como la Reserva Natural de los Tilos de Moya; la cultura aborigen reflejada en centros museísticos como la Cueva Pintada de Gáldar o el Cenobio de Valerón, en Guía; cascos históricos como el de Arucas o Teror; o un yacimiento declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO como Risco Caído y las Montañas Sagradas, en Artenara.

Aunque en estos 22 años han sido muchos los proyectos e iniciativas llevadas a cabo para fomentar el la oferta y el gasto turístico en Arucas, a David todavía le quedan algunos sueños y retos por delante todavía, como elaborar una guía fotográfica de su municipio o escribir una novela sobre algún aspecto de las tradiciones más arraigadas en su localidad. «Siempre he tenido Arucas como tema de conversación y mis compañeros y amigos han sabido al poco de conocerme de dónde procedía».

Compartir el artículo

stats