Santa María de Guía

Una guerra del agua pone en peligro el suministro en las Medianías de Guía

El alcalde pide al Cabildo que requise los recursos hídricos de la Comunidad de Faldas de La Atalaya | Rodríguez acusa a CC de estar detrás de «un chantaje»

Pedro Rodríguez, alcalde de Guía, y Rafael del Castillo, jefe de servicio de Canaragua, ayer en la rueda de prensa  | | LP/DLP

Pedro Rodríguez, alcalde de Guía, y Rafael del Castillo, jefe de servicio de Canaragua, ayer en la rueda de prensa | | LP/DLP / J. M. N.

Un conflicto enquistado entre el grupo de gobierno del Ayuntamiento de Santa María de Guía y el presidente de dos comunidades de regantes ha desembocado en una nueva guerra del agua que amenaza con dejar sin abastecimiento público a 16 barrios y caseríos de las Medianías del municipio, desde la localidad de Bascamao hacia la cumbre.

Ante la «situación extrema», por coincidir también con la Semana Santa, el alcalde Pedro Rodríguez reclamó ayer al Consejo Insular de Aguas, un órgano dependiente del Cabildo, que requise el agua de la Comunidad de Regantes Faldas de La Atalaya para garantizar el suministro a la población ante el acuerdo de su directiva de cortar de forma unilateral el traspaso de agua a la empresa Canaragua.

Pedro Rodríguez convocó de forma urgente a su grupo de gobierno y posteriormente compareció ante los medios de comunicación para informar a los vecinos de los hechos ocurridos en la última semana, así como pedirles que colaboren con un consumo racional hasta que el Consejo Insular de Aguas tome las medidas necesarias para restablecer el abastecimiento.

Los barrios, pagos y caseríos afectados son, según el alcalde, Bascamao, Risco de la Aguililla, la Casa del Queso, todo el casco de Montaña Alta, Lomo de la Raya, Junquillo y Verdejo, Lomo de La Palma, Aguacilejo, El Marqués, El Palmital, Lomo Guzmán, Santa Cristina, Lomo Vergara, Desagüaderos, Lomo Barranquillo Frío y Hoya del Pedregal.

Acompañado por el jefe de servicio de Canaragua, Rafael del Castillo, el regidor norteño que se ha activado un Plan de Contingencia para «garantizar el abasto a los vecinos de las Medianías tras el corte en el suministro al Depósito Municipal de Montaña Alta llevado a cabo el pasado sábado 1 de abril por parte del Consorcio de Regantes del Noroeste de Gran Canaria Iniciativa por el Agua, con su presidente y también presidente de la Comunidad de Regantes Faldas de La Atalaya, José Reyes, al frente, quien es, además, exconcejal de Coalición Canaria en este Ayuntamiento».

«Que le quede claro a todo el mundo que este alcalde y su grupo de gobierno no van a ceder ante los chantajes del presidente del Consorcio, José Reyes, y no vamos a permitir que use a los vecinos de nuestras Medianías como rehenes para él solucionar un problema de su comunidad de regantes y del Consorcio con el Consejo Insular de Aguas del Cabildo», aseguró.

Aparte de solicitar al Cabildo la requisa de agua de la Comunidad Faldas de La Atalaya, Rodríguez explicó que ha ordenado a Canaragua, la empresa concesionaria del servicio público en el municipio, «que inicie de inmediato el alquiler y transporte de cubas de agua a los depósitos municipales de esta zona y la contratación de un grupo electrógeno para el impulso de agua a los mismos».

Además, según detalló el gobierno local en una nota, se ha presentado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guía una denuncia contra José Reyes, en su calidad de presidente del Consorcio de Comunidades de Regantes del Noroeste de Gran canaria, «por la presunta comisión de un delito de coacciones contra el Ayuntamiento, y su grupo de gobierno, sin perjuicio de otros tipos penales que se consideren, siendo perjudicado el municipio al cortar el suministro de agua con destino al abasto de varios núcleos de las medianías, sin alternativa posible, poniendo en peligro la salud de sus habitantes».

Tras pedir «tranquilidad» y «colaboración ciudadana», el líder de Juntos por Guía-NC, aseguró que explicó que «esta situación se ha producido a raíz del Pleno del lunes 27 de marzo por el rechazo del grupo de gobierno a la moción presentada por Coalición Canaria a través de su portavoz, Julián Melián el brazo político de este presidente, del señor Reyes Perera, en la que se instaba al Consejo Insular de Aguas a restaurar el servicio de riego a las explotaciones agrícolas de Guía, víctimas de los cortes que están dañando a este sector y también a que tomase contacto con las comunidades de regantes de Guía sobre las situaciones no aclaradas y pagos pendientes».

El rechazo a esta moción, según el alcalde, «se debió a que sólo contenía medias verdades y falsedades, donde quien tiene mucho más que explicar es el presidente de esta Comunidad y de este Consorcio porque nuestros agricultores le han pagado el agua y él no ha pagado al Consejo Insular de Aguas el agua consumida».

Por tanto, agregó, lo hizo público en el Pleno, porque la importante deuda que el Consorcio mantiene con el Consejo Insular se tiene que dirimir en otra institución que no es el Ayuntamiento de Guía».

«Casualmente, el mismo día del Pleno en el que rechazamos esta moción se reúne la Junta de Gobierno del Consorcio y acuerda por imperiosa necesidad informarnos que a partir del 31 de marzo no se podrá continuar atendiendo nuestra demanda para el servicio de abasto municipal», comentó.

El alcalde vinculó este asunto con la aprobación por parte del Pleno del Ayuntamiento, en septiembre de 2023, «de un expediente sancionador de 66.000 euros al Consorcio, con la abstención de CC, por el atentado que ha realizado en la carretera de Bascamao, donde aprovechando una licencia municipal para la construcción de la Balsa de Manrubio, con una capacidad determinada pero duplicando la extracción de tierra y destrozando esta vía de acceso para los vecinos de Montaña Alta y resto de medianías».

«Todo ello -concluyó- unido a la sanción impuesta al citado Consorcio por la Agencia de Protección del Medio Natural del Gobierno de Canarias al ostentar las competencias para sancionar en suelo rústico donde declara que las obras no son legalizables».