La pieza turística de Santa Águeda tendrá capacidad para unas 2.000 camas

El Ayuntamiento iniciará de oficio la modificación del Plan General para adaptar el planeamiento municipal al PIO, que establece el desarrollo turístico en El Pajar

Imagen de archivo del paseo marítimo en el litoral de Santa Águeda con la cementera de Ceisa al fondo.

Imagen de archivo del paseo marítimo en el litoral de Santa Águeda con la cementera de Ceisa al fondo. / José Carlos Guerra

La nueva pieza turística que el Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria (PIO) recoge en Santa Águeda tendrá capacidad para albergar aproximadamente unas 2.000 camas más que contruibirán a ampliar la oferta alojativa del destino en uno de los espacios menos desarrollados de la isla y que espera ahora el desarrollo de un puerto deportivo, después de que el consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Pablo Rodríguez, anunciase el pasado martes que este muelle tendrá el uso deportivo-recreativo que establece el PIO. Puertos Canarios, afirmó, no renovará la concesión de explotación industrial a la empresa Cementos Especiales de las Islas (Ceisa). Por otro lado, ayer Puertos Canarios señaló que indemnizar a la cementera es una opción aunque «caben todas las posibilidades».

Para llegar a desarrollar esta pieza como área turística, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana primero tiene que llevar a cabo una modificación de su Plan General de Ordenación (PGO), actuación que pondrá en marcha de oficio durante este mandato, según anunció este miércoles Alejandro Marichal, primer teniente de alcalde y concejal responsable de las áreas de Urbanismo, Patrimonio y Vivivienda. «Más allá de lo que corresponde al Gobierno de Canarias de resolver la concesión sobre el puerto, paralelamente el Ayuntamiento va a iniciar una modificación del Plan General para adaptarlo a lo que establece el PIO, que no es otra cosa que el desarrollo turístico de esa zona de El Pajar», señaló el edil.

La actuación llevará aparejado el cambio de uso de varias parcelas para permitir el desarrollo de uno o dos hoteles de una capacidad media de unas 500 habitaciones, es decir, un total de 1.000 habitaciones y unas 2.000 camas. «En Santa Águeda se llevará a cabo un desarrollo turístico de muy baja intensidad», aclaró el responsable de Urbanismo, en relación a la posibilidad de que la zona, ubicada junto a un área residencial, se convierta en una gran urbanización turística, «en ningún caso es para hacer ahí urbanizaciones como Playa del Inglés o Bahía Feliz con gran cantidad de hoteles y apartamentos».

Puerto de Santa Águeda.

Puerto de Santa Águeda. / Santi Blanco

En esa pieza ahora turística, los propietarios de los suelos, explicó Marichal, también tienen intención de implantar un complejo deportivo con campos de fútbol, aprovechando la buena climatología de la zona, además de mantener una parte del suelo agrícola en el que ahora se cultivan plataneras.

Marichal advierte de que el desarrollo turístico de Santa Águeda será «de muy baja intensidad»

En la modificación del Plan General, el Ayuntamiento contará «con todos los operadores» que trabajan en la zona, también con los directivos de la empresa cementera, sostuvo Marichal, quien aunque no ha mantenido conversaciones con miembros de la compañía se mostró convencido de que, con la normativa en la mano, la empresa pueda decidir cambiar el uso del suelo donde se asienta la planta de industrial a turístico. No obstante, hasta ahora la compañía siempre ha defendido que la superficie donde se asienta la fábrica es propio y que continuará desarrollando allí su actividad, aunque saque el cemento en camiones y no por barco. «Si nos proponen que siga siendo industrial, lo respetaremos porque es un derecho consolidado», añadió el concejal.

Cementera de Santa Águeda.

Cementera de Santa Águeda. / Juan Castro

Sobre la posibilidad de que Ceisa lleve el asunto a los tribunales y los precedimientos se dilaten durante años, Marichal considera que la cuestión «se resolvería rápido porque la normativa es muy clara, sin embigüedades».

Con un cambio del uso del suelo, la empresa cementera podría desarrollar un producto turístico

Por otro lado, el director gerente de Puertos Canarios, Manuel Ortega, señaló este miércoles que ahora, una vez el ente público deniegue la prórroga de la concesión a Ceisa, «caben todas las posibilidades», entre ellas la indemnización. Y es que la comisión mixta de tres consejerías formada por el anterior Ejecutivo estableció un período de convivencia de seis años y además Puertos Canarios abrió en octubre un procedimiento de inicio de expediente para otorgar una nueva concesión. Ortega, además, recalcó que es al presidente de Puertos Canarios, el consejero Pablo Rodríguez, quien tiene la competencia para presentar la «propuesta concreta» sobre la denegación de la prórroga de la concesión de 25 años solicitada por la empresa cementera.

Por otro lado, el presidente insular, Antonio Morales, reiteró que ahora habrá que poner en marcha un plan especial para el puerto y, en cualquier caso, los propietarios de suelos podrán impulsar un Plan Parcial que se adapte al PIO.

Además de mantener la fábrica en suelo propio, a la empresa cementera se le abre ahora una nueva posibilidad: con la nueva calificación turística del suelo recogida en el PIO, podría decidir trasladar su producción y solicitar un cambio de uso del suelo de industrial a turístico y desarrollar allí un hotel.