Estudios Dreamland debe adoptar 24 medidas para proteger la vegetación y la fauna

Los condicionantes del informe ambiental van desde mantener las palmeras a construir muros para los reptiles

Boceto de uno de los edificios proyectados en el futuro complejo de Dreamland Studios Canarias.

Boceto de uno de los edificios proyectados en el futuro complejo de Dreamland Studios Canarias. / LP/DLP

El mayor número de condicionantes para la otorgar la declaración de interés insular al proyecto de Dreamland Studios en el municipio de Telde están relacionados con la flora y la fauna, en concreto  12 medidas para conservar la vegetación, con especial énfasis en las palmeras, y otra docena de requisitos para la protección de los animales que habitan o pasan por esa zona.

Además de los tres condicionantes sobre la ordenación e intensidad del uso de la parcela de 100.000 metros, de las cinco actuaciones para evitar impactos negativos sobre el paisaje y de las dos objeciones sobre los efectos en la movilidad de la autovía GC-1, el informe del Órgano Ambiental de Gran Canaria que otorga luz verde al proyecto del Grupo Newport plantea otras 35 medidas referidas a la flora, la fauna, la eficiencia energética, el consumo de agua, la vulnerabilidad frente a los riesgos naturales y la calidad del aire. 

El documento del organismo medioambiental del Cabildo establece que el proyecto constructivo que desarrolle el complejo audiovisual en el antiguo campo de golf del Cortijo «deberá contener» dichas medidas. 

En el apartado de la flora, y respecto al palmeral y su revegetación, la primera condición es que «todas las palmeras más longevas que por motivos de la disposición de viario y edificación no puedan permanecer en su localización actual, serán objeto de traslado al núcleo central, o en su defecto a espacios verdes dentro de la parcela objeto de actuación». 

Las palmeras que están en las zonas más áridas se deben acompañar con tabaibas y cardones

Para el caso de las palmeras jóvenes y de reciente plantación, el informe apunta que «se debe contemplar el trasplante de aquellas con mejor estado de salud, preferentemente hacia el interior del núcleo principal, con el fin de crear en el mismo una estructura demográfica adecuada». 

La segunda medida sobre la flora subraya que «ante el estrés hídrico al que se ven sometidas las palmeras Phoenix canariensis centenarias tras el cierre del campo de golf en 2021, se deberá garantizar regulares y moderadas aportaciones hídricas a estos individuos con el fin de asegurar su supervivencia con antelación al comienzo del proceso constructivo». Además, según se añade en los siguientes condicionantes, se deberá aportar un estudio en detalle que contendrá al menos la identificación de palmeras longevas abordando la conservación in situ. 

Palmeras

Ese estudio abordará las medidas necesarias para evitar la hibridación con ejemplares de la Phoenix dactylifera y se evitará el anillamiento masivo de ejemplares ubicados junto a los viales y zonas transitadas. Las podas en los ejemplares de Phoenix canariensis que pertenezcan a sectores objeto de naturalización deberán evitarse o restringirse. 

El trasplante de palmeras se evitará en árboles longevos «por existir una alta probabilidad de fracaso de la supervivencia». En el proyecto de naturalización del palmeral «se incluirá la plantación del sotobosque que garantice la diversificación de especies propias de estas agrupaciones vegetales», de forma que en las zonas más áridas la palmera canaria se acompañe de tabaibas e incluso cardones, además de esparragueras, vinagreras, taginastes, tarajales o balos. Otra medida, con el objeto de proporcionar zonas de sombra en los espacios públicos, es la utilización de especies arbóreas de gran porte.

Entre las 12 medidas referidas a la fauna, el informe ambiental estratégico detalla que «en el proyecto constructivo se deberá incluir la dotación de refugios mediante la ejecución de muros con piedras que ofrezcan grietas que faciliten la introducción de los reptiles». 

También deben crearse charcas artificiales integradas en el proyecto para propiciar la presencia de especies de avifauna, que deben cumplir los requisitos necesarios en cuanto a superficie, cantidad de agua y bordes con poca inclinación imitando formas naturales, asegurando la presencia de vegetación alrededor que proporcione alimento y protección.  

«Antes del comienzo de las obras y para determinar la población de aves nocturnas y la presencia de murciélagos en el ámbito de actuación, se realizarán escuchas nocturnas; si el resultado del estudio lo aconseja, se procederá a la construcción de refugios para aves», señala otro de los requisitos que debe cumplir el promotor. 

En la fase de obra, se hará uso de silenciadores o barreras acústicas para reducir el impacto del ruido en la fauna y se incluirán sistemas de medición constantes en las zonas verdes que proporcionan refugios de los animales, tomándose las medidas necesarias para evitar efectos negativos sobre las aves, de forma que el nivel de ruido no supere los 60 decibelios. 

Animales

Se deberá determinar, además, cuál será la afección sonora de la fase de funcionamiento de la Ciudad Cinematográfica sobre las zonas verdes que se pretenden recuperar, se reducirá el tiempo de permanencia de zanjas y arquetas abiertas en la obra para evitar el riesgo de caída accidental de animales, y se llevará a cabo la oportuna formación de trabajadores en cuanto al reconocimiento de especies exóticas invasoras y otros animales, dando aviso al Centro de Recuperación de fauna silvestre. 

«Con carácter previo al comienzo de las obras se procederá a realizar un inventario de puntos de nidificación dentro del ámbito de actuación, dejando constancia literal y cartográfica tanto de las especies nidificantes, como de sus nidadas y la cantidad de huevos presentes en cada nido», establece el informe.

En el apartado de eficiencia energética, el proyecto constructivo debe estar conforme con la Directiva Europea de 2023 y a efectos de evitar las consecuencias negativas que produce la contaminación lumínica sobre la diversidad biológica, las luminarias en el exterior evitarán la emisión de luz por encima del horizonte para que produzcan la mínima perturbación al vuelo nocturno de las aves. 

El nivel de ruido en los futuros estudios cinematográficos no debe superar los 60 decibelios

Respecto a la vulnerabilidad frente a riesgos naturales, los movimientos de tierra y los cambios que se produzcan en relación con el drenaje de las aguas deberán tener en cuenta los potenciales efectos adversos derivados de inundaciones sobre las áreas colindantes. 

Por último, en los condicionantes sobre la calidad del aire, «el proyecto constructivo deberá incluir la justificación cuantitativa de las emisiones de gases de efecto invernadero en el medio con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática». El ajardinamiento debe realizarse para que actúe como sumidero de carbono, por lo que se considera imprescindible la plantación de cultivos leñosos. 

Ahorro en el consumo de agua

El Órgano Ambiental pone tres condicionantes respecto al consumo de agua «dadas las necesidades hídricas de este complejo», calculadas en 426 metros cúbicos diarios, por lo que se deben concretar medidas para usar las aguas con perspectiva climática. En primer lugar, plantea aprovechar al máximo las aguas pluviales, con soluciones que permitan el almacenamiento y sus usos in situ, mediante un sistema de aljibes o similar. La segunda medida es «disponer de un sistema de depuración de las aguas con un nivel de tratamiento que las hagan aptas, entre otros posibles usos, para su reutilización en el riego de las zonas ajardinadas». Por último, el promotor deberá certificar la huella hídrica de la organización, para garantizar que a lo largo de la vida de la instalación se mantiene esa certificación.