Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas de la patrona de Lanzarote Arrancan Los Dolores

Un volcán de recuerdos

La expresidenta del Cabildo y exconsejera de Políticas Sociales del Gobierno de Canarias Inés Rojas fue la encargada de leer anoche en Mancha Blanca el pregón de Los Dolores

Inés Rojas anoche junto al locutor Francisco José Navarro (izqda.) y el cronista de Teguise, Francisco Hernández.

Inés Rojas anoche junto al locutor Francisco José Navarro (izqda.) y el cronista de Teguise, Francisco Hernández. A. PERDOMO

"Tinajo siente verdadera adoración por Nuestra Señora de los Volcanes. Lanzarote y La Graciosa veneran a la Virgen de los Dolores. De ahí, que cada año sean más, los que fieles a su cita, se acerquen a su Santuario en Mancha Blanca". De esta forma arrancaba anoche, la exconsejera de Cultura, Deportes Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Inés Rojas el pregón de las fiestas patronales de Lanzarote.

En uno de los laterales de la pequeña ermita de Mancha Blanca, Rojas destacaba que durante estos días "Lanzarote hierve cual si de un volcán se tratara, la Isla entera se moviliza preparando el atuendo ideal para disfrutar de las fiestas. Mancha Blanca prepara el mejor programa de actos, las instituciones distribuyen los recursos y organizan el encuentro. ¡Todo tiene que estar a punto para que podamos disfrutar de la fiesta canaria por excelencia!, apuntaba.

Un pregón en el Inés Rojas rescató recuerdos y vivencias. "De mi niñez, una foto, una foto con cámara de paño negro a la puerta de la ermita de Dolores con mi madre y mi hermano. La busco, llevaba tanto tiempo sin mirarla. Me emociono, mi madre ya no está. Mi madre que tanto me enseñara y me diera, especialmente, la fe y devoción a la Virgen", subrayaba.

Rojas aludió a la historia de Tinajo. "Casas Hondas de Tajaste, Chimanfaya, Tingafa, Mazo, Timbayba, Las Cambuesas, Tenezera, Los Dises? son páginas de la historia de un pueblo en la que las mujeres y los hombres de Tinajo, de antes y después de las erupciones volcánicas y las hambrunas, decidieron permanecer aquí y luchar, con ayuda divina, seguro , pero luchar. Tinajo se levanta con pundonor y coraje. Lanzarote, lejos de acobardarse, decide ponerse a trabajar, a sacarle el mejor partido a esas tierras quemadas. Desarrollan una agricultura única, que peina la tierra y dibuja un paisaje singular que no sólo da fruto sino que más tarde se convertiría en un reclamo absoluto, para la industria turística, debido a su extraña belleza. Siempre luchamos en nuestra Isla por la conservación de este singular paisaje. Unidos en la conservación del medio", afirmó.

La pregonera se refirió a su etapa política y cómo la Virgen le ha acompañado desde que asumiera la presidencia del Cabildo de Lanzarote. "Todos esto años, la imagen de la Virgen de los Dolores ha presidido mis mesas de trabajo. Un buen amigo me la regaló el día que tomé posesión como presidenta del Cabildo y desde ese día, me acompaña también en mis tareas como responsable público".

Antes como responsable de Cultura del Ayuntamiento de Tinajo, Inés Rojás, fue testigo de la conservación del entorno de la ermita. "Vimos como el río de lava, que llegó hasta aquí, estaba desapareciendo bajo el asfalto por necesidad de aparcamientos, ferias de artesanía, atracciones,... y ya apenas, se veía el motivo por el que está aquí este Santuario. Por aquel momento había surgido un movimiento vecinal en Tinajo , "Agrupación de Vecinos de Tinajo", que hicieron una aportación importante para mejorar esta Fiesta. Así un grupo de jóvenes y no tan jóvenes llevaron a cabo un trabajo encomiable limpiando, descubriendo la lava, reforzando la cruz, encontrando un trocito de la antigua cruz y acordonando la zona para protegerla. Colocamos una pequeña urna explicativa, para visitantes, de por qué ese trocito de lava es tan importante. Y ahí está". dijo.

La expresidenta del Cabildo recuerda también el año 1999, "se hablaba del fin de siglo y de la próxima entrada en el siglo XXI, así que nos pareció un buen momento para que San Roque visitara a la Virgen de los Dolores. Pues desde San Roque había salido el cuadro de la Virgen en 1736 y hasta en dos ocasiones, por restauración, había vuelto Dolores a San Roque. Era hora de que el Patrón de Tinajo le devolviera la visita".

"Salimos en procesión desde la plaza de Tinajo hasta aquí, hasta Mancha Blanca. Les aseguro que la emoción nos embargó a todos, cuando llegando San Roque a las puertas de la ermita, salía la Señora de los Volcanes a su encuentro. ¡Nunca olvidaré aquel momento! Fue algo sublime. Después de unos segundos en silencio, rompimos en aplauso ante aquellas imágenes que tanto significan en la vida de los que vivimos en Tinajo", rememora.

"De ahí surgió la idea de que por estas fechas debíamos tener un hermanamiento con Los Valles de Santa Catalina, pues es el pueblo donde se asentaron, mayoritariamente, las personas que huyeron del volcán llevándose a su virgen hasta allí. La Virgen de Los Dolores y Santa Catalina, también debemos propiciar esta visita. No obtuvimos el permiso. Sería bueno que la Iglesia abra un poco más sus puertas, es necesario flexibilizar para regocijo de todos". Inés Rojas habló también de los preparativos de Los Dolores durante su etapa en el Cabildo y cómo surgió años antes las actuales fiestas.

Pero los recuerdos siguieron amontonándose en el pregón. "La gente de los pueblos más cercanos Soo, El Cuchillo, Tiagua, Muñique... salían caminando el mismo día. Llegaban a Tinajo al mediodía, donde casi todos tenían alguna amistad donde parar para comer y descansar. Mi abuela, Justiniana Ferrera, paraba en casa de Florencia, para luego subir a Mancha Blanca a la función religiosa, el paseo de los novios, las parrandas espontáneas de timples y guitarras, los ventorrillos... Así era la fiesta. Que, además, era una gran fiesta según el número de burros y camellos que se reunían. Don Juan Brito nos relata que algunos años se contaban hasta 200 camellos por caminos y veredas", indicó.

Compartir el artículo

stats