20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La moda más ácida y rompedora

La artista Yolanda Verona expone hasta final de mes la exposición 'Make Fashion Not War' en la Escuela de Arte Pancho Lasso

La moda más ácida y rompedora

La moda más ácida y rompedora

"La moda es la manada y yo hago lo que me da la gana". Esta frase de Luis Buñuel le da pie a Yolanda Verona para mostrar su visión ácida del mundo de la moda en la exposición Make Fashion Not War que se puede ver en la Escuela de Arte y Oficios Pancho Lasso de Arrecife hasta finales de este mes de junio. Verona, que cuenta con una colección de más de 5.000 revistas y cientos de libros y catálogos relacionados con la moda, está considerada como una de las personas que más sabe de esta industria en Lanzarote.

Una exposición multidisciplinar en la que encontramos fotografías, collages, montajes, audiovisuales, una pequeña selección de las revistas que atesora de Vogue desde hace más de 20 años, pinturas e incluso algunas de sus chaquetas vaqueras personalizadas con sus particulares diseños. Sin embargo, el denominador común de la muestra es su crítica al consumismo desaforado en torno a la denominada moda low-cost que no está reñida con su pasión por el arte que está detrás de los diseños.

Una muestra con la que Yolanda Verona, natural de Gran Canaria aunque afincada en Lanzarote desde hace más de 20 años, pretende que reflexionemos sobre lo que se esconde detrás de las producciones masivas de la industria de la moda y el impacto medioambiental que producen, sobre todo, en países en vías de desarrollo.

"La matanza de ropa: niños explotados para producir ropa barata", es quizás una de sus obras más explícitas para denunciar la explotación infantil en la confección de ropas, calzados y complementos. Así, una enorme pila de ropas sepultan a un niño (un maniquí) con el objetivo de hacer ver el drama que sufren muchos menores de edad en esos países.

Los cuadros inspirados en el fotógrafo Bill Cunigham (el precursor del denominado Street Style o estilo de la calle) también ocupan un hueco importante. "Fue el primer fotógrafo del street style del mundo, a él le parecían más importantes las gentes de la calle que con su ropa contaban historias que la propia gente de la moda. En esta exposición le dedico un lienzo celeste, que simula el cielo, y lleno de estrellas que simulan los flashes de su vieja cámara", señala.

Otra de sus referencias es el diseñador Alexander Mcqueen, el precursor del neogótico y el neorrenacentismo cuya vida osciló entre las drogas y la depresión. "Fue un gran talento en un cuerpo frágil por lo que le dedico un cuadro con unas golondrinas, porque si existe la reencarnación, para mí, sería un pájaro, un ente volador".

La muestra se enmarca dentro de la propuesta de la Escuela de Arte Pancho Lasso de abrir sus instalaciones a otros artistas de la isla para dar a conocer la labor del centro a la sociedad lanzaroteña.

Compartir el artículo

stats