Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

"Volveremos a Lanzarote"

En la Isla permanecen unos 500 turistas, entre ellos los británicos Alex y Marilyn Ball. Bonifacio García, de 80 años: "Nuestros hijos nos dan ánimos desde Madrid"

Alex y Marilyn Ball, en la tarde del pasado viernes, en su apartamento en el complejo El Guarapo, en Costa Teguise. EL GUARAPO

Los turistas británicos Alex, de 74 años, y Marilyn Ball, de 66, aguardan pacientes desde su apartamento en el complejo El Guarapo, situado en Costa Teguise, su regreso a Londres este domingo. Mientras tanto, aprovechan hasta el último rayo de sol desde el balcón de su alojamiento.

"Estamos muy a gusto en Lanzarote, pero tenemos que regresar a nuestra casa en la costa deLancing, situada a unas ocho millas [unos 12 kilómetros] de Brigton", aseguraron Alex y Marilyn el pasado viernes. Eso sí, dejaron claro que "volveremos a Lanzarote en cuanto podamos". Esta es la tercera vez que visitan la Isla.

Ellos son dos de los alrededor de 500 turistas que aún permanecen en la Isla, estimó ayer el vicepresidente de la Federación Turística de Lanzarote, Francisco Martínez. El consejero de Turismo del Cabildo, Ángel Vázquez, cifró entre "400 y 800" los visitantes que siguen en la Isla, "unos por larga temporada vacacional en hoteles y apartamentos, otros en casas rurales, en alquileres vacacionales y otros a la espera de que salga su avión".

Con la actividad turística prácticamente a cero desde el pasado jueves, Vázquez resaltó que "solo diez en días han salido de la Isla unos 45.000 turistas gracias al trabajo coordinado que hemos hecho desde el Cabildo con los hoteleros, turoperadores, el aeropuerto, las empresas de handling y las aerolíneas, entre otros operadores".

El matrimonio formado por Alex y Marilyn llegó a Lanzarote el pasado 12 de marzo y tenía previsto quedarse en la Isla hasta el jueves 26, pero le cancelaron su vuelo y tuvieron que realojarse en otro establecimiento. Del hotel Hotetur Puerto Tahíche, en Costa Teguise, que cerró sus puertas tras la marcha de los últimos clientes, Alex y Marilyn fueron reubicados en El Guarapo, uno de los siete complejos de apartamentos y villas de Lanzarote, según fuentes turísticas, que se han ofrecido hasta ahora para acoger no solo a turistas que no han podido regresar aún a sus destinos, sino también a aquellos profesionales de sectores considerados prioritarios contemplados en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma.

El director de El Guarapo, Javier Sanz, explicó que dedicieron ofrecer su establecimiento "para echar una mano porque entendemos que se trata de una necesidad básica". El Guarapo ha decidido no cobrar el alojamiento a trabajadores del sector público, mientras que para el resto de clientes el precio por día de un apartamento para dos personas es de 47 euros, "muy lejos de lo que cobramos habitualmente", precisó Sanz.

Otro de los complejos que también ha arrimado el hombro y rebajado sus tarifas es el extrahotelero Nautilus Lanzarote, situado en Matagorda (Tías). Ayer tenía 15 clientes, "básicamente turistas que se quedaron sin alojamiento. Además, tenemos una reserva para finales de marzo de tres empleados de una empresa que hace trabajos de mantenimiento de placas solares", dijo su directora, Leda Giordano. Añadió que "no queremos dejar a nadie desamparado y hemos decidido ayudar a otros hoteleros que les suponía un problema estar abiertos porque tienen mucho más personal que nosotros".

En Nautilus está alojado el matrimonio de octogenarios madrileños formado por Bonifacio García y Porfiria Quijorna, padres de cinco hijos con los que hablan a diario por teléfono. Residen en Alcalá de Henares y tienen claro que cuando regresen a Madrid el 5 de abril -su vuelo se canceló el pasado 18 de marzo- "iremos directamente al campo a encerrarnos en la casa que tenemos cerca de La Sierra. No queremos ni visitas. En Madrid se están muriendo como chinches por el coronavirus", dijo Bonifacio.

Bonifacio aseveró que "aquí estamos bien cuidados y vivos, que es lo más importante. Nuestros hijos nos están animando mucho". Es la primera vez que viajaban a Lanzarote.

Los madrileños Antonio Castellano (73) y María del Carmen Fernández (70) también están en Nautilus Lanzarote tras pasar unos días en el Tropical Island, en Playa Blanca (Yaiza). Residentes en el barrio de Chamartín, llegaron a la Isla el 10 de marzo con la idea de volver el 19, pero decidieron prorrogar su estancia hasta el 31 "debido a como están las cosas en Madrid y al final estamos atrapados aquí porque el 15 de marzo entró en vigor el estado de alarma. Nos vimos con el viaje prorrogado sin poder salir a la calle", lamentó Antonio, que ha estado de vacaciones en la Isla "unas siete u ocho veces".

Cada cliente que se aloja estos días en un hotel o apartamento debe firmar una declaración jurada en la que justifique que su estancia se debe a un caso de necesidad incluidos en los supuestos del estado de alarma.

Compartir el artículo

stats