Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El otro volcán que arrasó la economía de Lanzarote

«La recuperación será un hecho en la primavera de 2023», augura la presidenta del Cabildo, Dolores Corujo, tras dejar «exhausta» la crisis a la sociedad conejera | El 70% de la planta alojativa ya está abierta

Bañistas, el pasado viernes, en la Playa de Las Cucharas, en Costa Teguise. Al fondo, tres de los establecimientos hoteleros que ya han reanudado su actividad.  | | A. F.

Bañistas, el pasado viernes, en la Playa de Las Cucharas, en Costa Teguise. Al fondo, tres de los establecimientos hoteleros que ya han reanudado su actividad. | | A. F.

El daño que ha sufrido la economía canaria, sobre todo en islas como Lanzarote debido a su alta dependencia del turismo, «muy por encima de la media», ha sido «estremecedor», recordaba el pasado martes en el Pleno del Parlamento de Canarias la diputada regional por el PSOE y presidenta del Cabildo de Lanzarote, María Dolores Corujo.

Un informe de la Confederación Canaria de Empresarios cifra en el 88,9% el porcentaje que representa el Valor Añadido Bruto (VAB) del sector servicios, en el que se incluye la actividad turística, en la isla de los volcanes: 3,2 puntos más que la media de Canarias (85,7%) y 14,4 por encima de la media nacional (74,5%). La diferencia es aún mayor si se pone el foco en el conjunto de actividades que están más directamente vinculadas al turismo, como son el comercio, el transporte y la hostelería. Suponen el 46,7% del VAB de Lanzarote, porcentaje que supera en 10,1 puntos el conjunto de la economía canaria (36,6%) y en 19,4 la nacional (27,3%).

El estallido de la crisis sanitaria en el primer trimestre de 2020 sacudió los cimientos del tejido social y empresarial y «nuestra gente, autónomos y pymes sobre todo, llegan exhaustos y, en algunos casos, casi sin posibilidades de aprovechar estos momentos en los que comienza a reactivarse la economía insular. Es ahora cuando se vuelve absolutamente indispensable el apoyo del Gobierno de Canarias para poder correr esos últimos metros hasta una meta que se adivina próxima, pero que por momentos ha parecido inalcanzable», alerta Corujo.

Corujo califica de «¡tremendo!» el impacto que ha provocado la pandemia en la mayor crisis que ha sufrido la economía conejera. Detalla que el descenso del turismo por la cancelación de los viajes ha sido del 70% con la pérdida de más de dos millones de turistas anuales. El desplome en el Producto Interior Bruto insular ha sido de casi 30 puntos, ocasionando la clausura de establecimientos alojativos, la desaparición de una de cada diez empresas, el aumento del paro por encima del 25% y que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hayan afectado a más de 20.000 trabajadores.

Acostumbrada a resurgir de las cenizas, como las que cubrieron una cuarta parte de su territorio en las erupciones volcánicas acontecidas entre 1730 y 1736, Lanzarote se prepara para revivir de nuevo. Así ocurrió con la revolución agrícola que transformó en alimento la tierra quemada de la Isla. La Geria, donde nace la uva de los reconocidos vinos conejeros, es un buen ejemplo de ello.

Las que sí son irreparables son las 42 vidas que se ha llevado hasta ahora por delante el coronavirus, lamenta Corujo, «dejando un rastro de dolor entre muchas familias».

La nueva hoja de ruta

La economía lanzaroteña ya ha empezado a latir de nuevo, aunque a un ritmo aún lento. «La recuperación será un hecho en la primavera de 2023, siempre y cuando controlemos la pandemia», augura Corujo. «Ya se está notando la presencia del turismo este verano y confío en que a partir de mediados de otoño se acelere la reactivación. Durante estos meses, hemos ido creando las bases para que Lanzarote sea un destino turístico conectado, inteligente, sostenible y seguro cuando se reabran los viajes y el turismo recupere su dinamismo. Creo que tenemos motivos para mirar esperanzados el futuro», manifiesta.

«Muchísimos hogares se han quedado sin ingresos o con ingresos insuficientes, por lo que en el Cabildo trazamos una nueva hoja de ruta de emergencia y concentramos todas nuestras fuerzas y recursos en combatir la crisis social provocada por la Covid-19. Estoy segura de que esta situación es pasajera y que conseguiremos pasar página cuando dobleguemos al coronavirus con las vacunas, la gente vuelva a viajar y hacer turismo y se consolide la recuperación de la economía», afirma con optimismo Corujo.

El pasado mes de abril el Parlamento regional respaldó por unanimidad una Proposición No de Ley del Grupo Parlamentario Socialista, que defendió Corujo, para la puesta en marcha por parte del Gobierno de Canarias de planes específicos de recuperación para Lanzarote y Fuerteventura, con el objeto de afrontar los efectos de la crisis de la Covid-19.

El Consejo de Gobierno del Ejecutivo regional de este último jueves aprobó la transferencia de 125.000 euros a los Programas de Ayudas a las Familias Vulnerables que se desarrollan en Lanzarote, y otros tantos en Fuerteventura, y 90.000 euros a la Asociación Oportunidades de Vida, que lleva a cabo un proyecto dirigido a las personas en situación de extrema vulnerabilidad para cubrir las necesidades más elementales. A lo anterior, entre otras iniciativas de la corporación insular, se suman los 12 millones de euros que destina a mitigar el impacto de la Covid-19 sobre las pequeñas y medianas empresas y autónomos, ayudas que gestiona la Cámara de Comercio de Lanzarote y La Graciosa. Hasta el 30 de julio la Cámara había atendido 1.816 solicitudes por un importe de 3.205.500 euros. El plazo para pedirlas finalizará el 12 de agosto. También hasta el jueves, la Cámara había gestionado 2.245 peticiones de las ayudas estatales a empresas y autónomos, que suponen el 12,2% de las tramitadas en Canarias.

La Graciosa está a pleno rendimiento. El turismo canario y peninsular mantiene la actividad del medio centenar de empresas y autónomos. «Aquí ningún negocio ha cerrado», se alegra Marcial Guadalupe

decoration

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, comenzará el próximo 4 de agosto sus vacaciones en la Isla, si no hay cambios de última hora. «Creo que su sola presencia va a poner el foco de todos los medios de comunicación sobre Lanzarote, y eso es muy bueno para nuestra imagen y nuestra promoción exterior, y más en estos momentos», resalta Corujo.

La presidenta confiesa que hará lo que esté en su mano para que «Sánchez pase unos días de verdadero descanso en la Isla, por lo que procuraré no molestarle para que recupere fuerzas y pueda abordar con éxito el enorme reto de la reconstrucción y la transformación de nuestro país», señala. No obstante, Corujo se mostró convencida de que, «conociéndolo, no dudo de que se pondrá a disposición del Cabildo para mantener algún encuentro que se convertirá en una sesión de trabajo. Eso seguro».

Mejoría

Amén del plus de promoción que supondrá la presencia de Sánchez, Lanzarote ha iniciado la senda de la recuperación. La presidenta de la Federación Turística de Lanzarote, que aglutina a las empresas hoteleras y de servicios, Susana Pérez, manifiesta que el 70% de los establecimientos alojativos ya ha abierto sus puertas, animados por la reducción de las restricciones que imponen gobiernos como los del Reino Unido, Alemania e Irlanda a sus compatriotas que quieren salir de vacaciones al exterior. «El certificado digital europeo y el hecho de que los vacunados con la doble pauta no tengan que hacer cuarentena al regresar a su país, es un impulso a la movilidad europea», subraya Pérez.

En junio de este año la Isla tenía operativas 40.162 plazas alojativas de las 71.239 que estaban funcionando en enero de 2020, cuando aún la pandemia no era una realidad, según la encuesta elaborada por el Centro de Datos del Cabildo con información del Instituto Canario de Estadística.

La presidenta de la patronal turística recuerda que los cinco primeros meses de 2021 fueron «más duros» incluso que el año 2020, «con una caída estrepitosa de la llegada de turistas y de la facturación del 95%, frente al 75% del pasado año».

La situación en la octava isla canaria es bien diferente. El medio centenar de empresas y autónomos de La Graciosa trabaja este verano sin crisis. «Los pocos turistas que llegan a Lanzarote nos ayudan, más el turismo canario que viene todos los años. Entre una cosa y otra escapamos», indica Marcial Guadalupe, uno de los conductores de vehículos safari de la veintena de taxistas de La Graciosa. «Aquí ninguna empresa ha cerrado, pese a que el invierno fue flojo y trabajamos un 20 o 30% en relación con la época antes de la pandemia. Compensamos con el verano», se congratula.

Desde hace varias semanas resulta imposible reservar un apartamento libre en la octava isla canaria, que ya ha colgado el cartel de lleno. Miguel Páez, propietario de la tienda El Gracioserito, recuerdos y aventuras, admite que «desde la pasada Semana Santa en La Graciosa trabajamos a un nivel óptimo. Al ser un centro turístico más de Lanzarote, no ha notado la crisis. Es más, incluso hay una vendedora del mercadillo de Caleta de Sebo que ha abierto una tienda y los alojamientos están a pleno rendimiento”, concluye el joven empresario.

Compartir el artículo

stats