Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rehabilitación de Luis Morote favorece la apertura de siete negocios

El alcalde inaugura el segundo tramo peatonalizado entre las calles Albareda y Eduardo Benot

La rehabilitación de Luis Morote favorece la apertura de siete negocios

La rehabilitación de Luis Morote favorece la apertura de siete negocios

La rehabilitación de la calle Luis Morote favorece la apertura de siete nuevos comercios, según apuntó ayer el Ayuntamiento capitalino, tras la inauguración del segundo tramo peatonalizado de esta vía pública entre la calles Alvareda y Eduardo Benot. Enmarcada dentro del Plan Director Puerto-Canteras, esta medida se traduce en la recuperación de 1.765 metros cuadrados de superficie y se completa así un eje peatonal de 254 metros de longitud, cuya primera fase entre 29 de abril y Albareda finalizó en enero 2014. El alcalde de la ciudad, Juan José Cardona, subrayó que es el eje de conexión más importante entre el Muelle y la playa de Las Canteras y "el corazón turístico de la ciudad, junto con Vegueta y Las Canteras".

Con un presupuesto de 297.731 euros aportados por el Consistorio, el Gobierno Autonómico, el Cabildo de Gran Canaria y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), los trabajos de remodelación también incluyeron la ampliación de las aceras y la restricción del espacio para tráfico rodado en un solo carril, por donde sólo podrá circular el transporte público y los usuarios del aparcamiento del Edificio Elder. El vicepresidente de la Asociación de Comerciantes de Santa Catalina, Félix Miranda, apuntó que la creación de nuevos locales en Luis Morote se debe no sólo a esta actuación urbanística, sino también es "producto de la rehabilitación del parque Santa Catalina", en jardinería, alumbrado, mobiliario urbano y pavimento. Miranda aseguró que ha dinamizado la economía de la zona en su conjunto, con la apertura de entre "10 y 15 nuevos comercios que estaban cerrados", lo que supone un "20% más". Pese a las reticencias iniciales del sector empresarial por miedo a un posible impacto negativo, ahora las obras cuentan con el apoyo de la mayoría de los comerciantes. Rakib Abdelkhlek, dueño de la cafetería y bodeguita El Palikeo, en pleno parque Santa Catalina, aseguró que ha contratado a cuatro empleados más pues su volumen de negocio ha aumentado en un 70%, y señaló que la peatonalización "facilita el acceso de los clientes al bar". Asimismo, Álex Lajo abrió hace cuatro meses su tienda de monopatines y ropa Voyka y aseguró que nota "más circulación de extranjeros, seguridad y limpieza". En su caso, Madhavlal Bhagwani, dueño de Perfumería Topaz, afirmó que "ha mejorado la calle, pero no la venta" pues "los cruceristas apenas paran en la zona". No obstante este empresario confió en que esta medida será "ventajosa" a largo plazo. Por su parte, el volumen de negocio de La Tasca del Azafrán ha crecido en un 80%, según afirmó su dueño, Patricio Hernández, gracias a la peatonalización. "Es muy positivo para todos, ahora hay más tranquilidad, más espacio para pasear y mejora de imagen", indicó Hernández.

Compartir el artículo

stats