Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un profesor niega que abusara de una niña de tres años en clase de religión

La fiscal pide seis años de cárcel para Antonio G. O.

Un profesor niega que abusara de una niña de tres años en clase de religión

Un profesor niega que abusara de una niña de tres años en clase de religión

La Fiscalía ha solicitado seis años de cárcel para un profesor de religión al que acusa de abusar de una alumna en un colegio de Las Palmas de Gran Canaria. El testimonio de la menor, de tres años, está avalado por su madre y el médico forense, pero el procesado negó ayer los hechos que le atribuye el ministerio público. "Soy inocente, eso es falso. Tampoco le ponía a los niños imágenes pornográficas ni bélicas", respondió Antonio Manuel G. O. en el juicio, que quedó visto para sentencia en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Antonio Manuel G. O. trabajó como profesor de religión desde el 2002 hasta el 2012, año en el que sucedieron los hechos. La madre de la niña asegura que el 20 de marzo de ese año recogió a sus hijos de la escuela, los llevó a casa y comenzó a cambiarlos de ropa para llevarlos al parque, como hacía todas las tardes. En ese momento, de forma sorpresiva, la pequeña reveló lo sucedido horas antes en el centro educativo. "Antonio me metió el dedo el chichi", le contó a su madre, que la llevó al centro de salud. De ahí la derivaron al Hospital Materno, el forense Enrique Zaragoza exploró a la menor y la progenitora interpuso denuncia en el Servicio de Atención a la Familia de la Policía Nacional.

Zaragoza, según relató ayer en el juicio, no halló ninguna lesión en la vagina de la pequeña, pero sí aclaró que su testimonio le impresionó por la veracidad. Eso llevó a la fiscal Montserrat García a modificar las conclusiones. Al inicio del juicio reclamaba 12 años de cárcel, pero tras la prueba pericial suprimió el acceso carnal y mantuvo la acusación por abuso sexual, en este caso agravado al tratarse de una menor de cuatro años. La acusación particular, en cambio, ratificó su petición de 12 años de cárcel al considerar que el profesor sí introdujo un dedo en la vagina de la niña.

La aboga defensora, María Rosa Díaz-Bertrana, se anotó un punto a su favor al lograr que la Fiscalía modificase sus conclusiones, pero fue más allá y solicitó la absolución de Antonio Manuel G. O. El docente, de 40 años, negó que esa mañana sentase a la niña en sus piernas y abusara de ella. Añadió que le daba clases una vez a la semana de religión, como optativa, pero ese 28 de marzo de 2012 cubrió un sustitución en Infantil porque la tutora se había puesto mala. Asegura que sentó a los niños en "asamblea", es decir, en círculo, y se puso a tocar la guitarra, un recurso que utiliza con frecuencia para entretener a los alumnos y resolver esas bajas imprevistas.

A su favor testificó la directora del centro, la tutora de la niña y un grupo de madres implicadas en la comunidad educativa del colegio. Ninguna fue testigo de los hechos ni aportó datos relevantes para esclarecer el caso, pero sí negaron actuaciones extrañas por parte de Antonio Manuel G. O. y alguna, incluso, lo describió como "un buen profesor". Dos madres ajenas a ese grupo, sin embargo, evidenciaron quejas anteriores por conductas inapropiadas, entre ellas chistes groseros que los alumnos consultaban en Internet, imágenes de desnudos o comentarios del tipo "hay que matar a todos los fariseos". Por cuestiones como esa quitaron a sus hijos de las clases.

La Fiscalía también exigió para el acusado diez años de libertad vigilada, inhabilitación para ejercer la docencia de seis años y 10.000 euros de indemnización por el daño moral supuestamente causado a la menor, cantidad que la acusación particular eleva a los 30.000 euros. El Gobierno de Canarias y el Estado comparecieron en el juicio como responsables civiles subsidiarios de los hechos.

Compartir el artículo

stats