Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Religión La fiesta de la ruptura de la abstinencia

Fin del ayuno pasado por agua

En la celebración en la plaza de Canarias de Las Palmas de Gran Canaria participaron más de un millar y medio de fieles

Fin del ayuno pasado por agua

Fin del ayuno pasado por agua

Como todos los años, la comunidad islámica de Gran Canaria volvió a congregarse una vez más para celebrar ayer miércoles el comienzo del Aid al-Fitr, que significa literalmente "la fiesta de la ruptura del ayuno". Esta vez se registró una mayor presencia de fieles, porque en la celebración en la plaza de Canarias de Las Palmas de Gran Canaria participaron más de un millar y medio de personas y en Vecindario la cifra de asistentes superó el millar de fieles. También se reunieron más de seiscientas personas en la pista de patinaje de San Fernando de Maspalomas.

El Aid al-Fitr es la segunda mayor festividad del calendario islámico, ya que pone fin al noveno mes del calendario musulmán, que se denomina ramadán, en el que los musulmanes tienen como precepto ayunar y practicar la abstinencia sexual desde el alba hasta el ocaso. Esto ha dado lugar a muchos malentendidos, porque la palabra ramadán también se usa para designar al ayuno propiamente dicho, cuyo nombre en árabe es ?aum.

Hasta hace dos días los musulmanes no sabían con seguridad la fecha de celebración del Aid al-Fitr debido al que el calendario islámico es lunar, lo cual hace que los meses comiencen cuando se visualiza en el cielo nocturno el primer cuarto creciente tras la luna nueva, por lo que fue durante la noche del martes cuando se comunicó a los fieles que al día siguiente se celebraría el Aid al-Fitr.

Los musulmanes de todo el mundo acuden a las mezquitas para realizar la oración en comunidad, pero debido a que la mayoría de las nueve mezquitas de Gran Canaria no cuenta con el suficiente espacio para acoger a tantos feligreses, en esta fecha la congregación se realiza al aire libre. Las mezquitas que optan por este tipo de rezo cada año son la del rey Khaled en Las Palmas, que celebra el Aid al-Fitr en la plaza de Canarias -situada en el intercambiador del parque Santa Catalina- y las tres mezquitas de Vecindario: Al-wáhid al-áhad, Nur y Al-imam, junto a la mezquita As-salam de Doctoral, Ar-rahma del Carrizal y At-taqua del Cruce de Arinaga, que lo hacen en el parque aéreo de Vecindario al lado del Centro Comercial Atlántico.

Del mismo modo, la mezquita At-Tawba, situada en el Centro Comercial Yumbo en Playa del Inglés, a pesar de ser la más grande de Gran Canaria, tampoco puede albergar al desmesurado número de musulmanes que acuden a celebrar el Aid al-Fitr, por lo que también se reúnen al aire libre, en el mercadillo municipal de San Bartolomé de Tirajana, que se celebra en la pista de patinaje de San Fernando de Maspalomas. Allí la oración fue dirigida como todos los años por el imam de origen tangerino Abdelhabib El Aoukan.

Sin embargo, al igual que los dos últimos años, la Comunidad islámica de Mogán (Coismogan) celebró la festividad en la mezquita Al-muhsinín en Puerto Rico. Por la falta de espacio, los hombres tuvieron que rezar en la mezquita y dentro del aula de enseñanza de lengua árabe e islam que hay frente al templo.

En toda la isla, se comenzó a la misma hora. A las 8:30, los presentes empezaron a entonar cánticos religiosos hasta que alrededor de un cuarto de hora después el imam correspondiente dirigió la oración para a continuación realizar la homilía. Al concluir, los asistentes se saludaron amistosamente y se congratularon mutuamente por haber conseguido cumplir con el mandato divino del ayuno. Se siguió la costumbre de obsequiar dulces, zumos y golosinas a los presentes y regalos a los niños, que aunque junto a los enfermos, ancianos y mujeres embarazadas están exentos de realizar los preceptos del ramadán, se suman a la celebración acompañando a sus padres.

Como todos los años, en Vecindario, dirigió el sermón a los fieles congregados el imam Abdelhamid Mohammed Saber Ibrahim Mohammed, de la mezquita Nur, pero en Las Palmas, la homilía fue realizada por el imam de origen marroquí Hasan Mausawi, ya que el imam Muhammad Saleh y los dos enviados por el Ministerio de Asuntos Religiosos de Egipto para dirigir las oraciones durante el ramadán habían regresado a su país. Hasan Mausawi habló acerca del ayuno, de su importancia en la fe islámica y recalcó la gran recompensa que espera en la otra vida a todos los que hayan ayunado fielmente y con la intención correcta.

Cuando comenzó la celebración llovió ligeramente, lo cual hizo temer a los congregados en la plaza de Canarias y el parque aéreo de Vecindario que se tendría que trasladar la reunión a las mezquitas, pero poco después volvió a brillar el Sol.

Así, tras finalizar la homilía y la oración comenzó el Aid al-Fitr, una festividad que dura tres días y también marca el inicio del décimo mes, denominado shawwal.

Conversos

En todos los lugares donde se reunieron los musulmanes, hubo una colorida y diversa composición de nacionalidades, que atrajeron a muchos viandantes que se pararon con más curiosidad que interés para observarlos e incluso realizar fotografías, ya que había creyentes de todos los rincones del denominado "mundo islámico", muchos de ellos vistiendo sus atuendos típicos. Junto a la variopinta combinación de razas, como acontece cada año, se advertía la presencia de un mayor número de grancanarios convertidos a la fe islámica.

A los musulmanes residentes en Gran Canaria les ha resultado este año más fácil realizar el ayuno que en años anteriores ya que las temperaturas han sido mucho más bajas que en agosto del 2015, y es que el ramadán no se celebra nunca en la misma fecha, ya que cambia conforme al mes lunar y por lo tanto cada año se comienza un mes antes. A este respecto muchos aseguraron que a diferencia del Aid al-Fitr anterior en esta ocasión no se podían trasladar a sus países de origen para visitar a sus parientes debido a que todavía no estaban de vacaciones.

De este modo, tanto la plaza de Canarias como el parque aéreo de Vecindario se convirtieron en un exótico emplazamiento que atrajo a numerosos canarios y turistas que descubrían una imagen que manifiesta nuevamente el carácter ecuménico, abierto e internacional de la isla. Gran Canaria es un crisol de nacionalidades y cultos que conviven en paz y armonía.

Compartir el artículo

stats