Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Risco pide un centro de educación infantil para no cerrar el Guiniguada

Los padres se movilizan para evitar el cerrojazo

El Risco pide un centro de educación infantil para no cerrar el Guiniguada

El Risco pide un centro de educación infantil para no cerrar el Guiniguada

Las madres y padres del colegio público Guiniguada y los vecinos del barrio del Risco de San Nicolás han iniciado una serie de acciones para impedir el cierre del Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) que pretende llevar a cabo la Consejería de Educación del Gobierno canario, con la excusa de la falta de alumnos. Además de haber recogido más de un millar de firmas pidiendo a Educación que reconsidere su idea atendiendo al importante papel que juega el centro en el barrio y las graves consecuencias que traería su desaparición, los vecinos han remitido una carta hace varias semanas a la Consejería de Educación en la que proponen crear un centro de Educación Infantil de cero a 3 años, para mantenerlo abierto, garantizar la presencia de alumnado en los próximos años y evitar que los padres los lleven a los colegios concertados de la zona. La asociación Cultural y Vecinal Cofiris remitió la carta a Soledad Monzón, consejera de Educación; Juan Manuel Santana, viceconsejero de Educación; Ana Dorta Alonso, directora general de Centros y Juan José Gil, director territorial de Educación, pero se han topado con el silencio más absoluto.

Los padres reconocen que en el colegio hay menos de 60 escolares, pero consideran que la matrícula crecería si Educación potenciara el centro. "Nadie nos hace caso", se queja Fátima Suárez, portavoz de los padres, que añade que pidieron a Educación que "promocionara el colegio, pero nos dijeron que lo hiciéramos nosotros. varios padres han llamado al colegio para matricular a sus hijos y les han dicho que no hay plazas. Cómo se van a matricular si la oferta que aparece es de cero plazas, mientras se ofertan un montón en los colegios concertados del entorno. Después de la última reunión, la directora ha puesto un cartel en el que garantiza que aunque no haya vacantes se admitirán todas las solicitudes".

Las madres se niegan a pensar en el cierre del colegio. "En el barrio hay niños. Cuando les cierren este colegio a dónde van a ir. Este centro está estupendo, sólo necesita alumnos", sostiene Suárez. La creación del colegio hace más de veinte años fue fruto de la lucha de los vecinos y constituye un elemento de cohesión del barrio, aunque también es verdad que muchos padres han optado por llevar a sus hijos a otros colegios de la zona, a consecuencia de una "mala fama" que Suárez considera "injusta porque no se corresponde con la realidad". El colegio, que tiene una aula Enclave y en el que ensayan los chicos de Barrios Orquestados, tiene unas instalaciones en muy buen estado. "Si hay pocos niños, se puede mantener abierto y dedicarlo a otras funciones como la educación de adultos" y otros proyectos socioeducativos, insiste Suárez, que pide a los padres del barrio que matriculen a sus niños.

Israel Medina, presidente de Cofiris, señala que los responsables de Educación han dicho que la continuidad del colegio depende de las matrículas para el próximo curso. El colectivo vecinal ya ha mostrado su protesta ante Educación. "Estamos apoyando al grupo de padres, madres y tutores legales de todos los niños que están escolarizados y nos unimos a la causa de su lucha. Creemos que hay soluciones para que el centro siga abierto", dice Medina. Los padres creen que no siempre se puede anteponer el ahorro económico de cerrar el colegio, a las razones sociales. Por ello, han solicitado a Educación que "cumpla la ley 6/2014 de 25 de julio", que establece que "ante la reducción de alumnado se deben reutilizar las infraestructuras adoptando las medidas necesarias para transformar en plazas de educación infantil de niños de cero a tres años, garantizando así el mantenimiento de la red pública de infraestructuras o centros de enseñanza pública".

"Solicitamos", añaden en la carta remitida a Educación, "el cumplimiento de esta ley en nuestro centro para impedir su cierre". Los vecinos consideran que existen "muchas más opciones para admitir matrículas de alumnos en nuestro centro, que Educación no quiere llevar a cabo". "Es primordial", destacan, "crear plazas de cero a tres años para que podamos empezar por la base". Añaden que "el espacio está creado. Hay demandas de estas plazas en la zona y no existe ningún centro de estas características en los alrededores. Sólo falta que los responsables de Educación atiendan nuestra demanda y fomenten de verdad una enseñanza pública de calidad". Este periódico intentó hablar, sin éxito, con los responsables de Educación.

Compartir el artículo

stats