Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Diana Mújica

Diana Mújica: "Un agresor no tiene el honor ni la dignidad para estar con un menor"

"El panorama es bastante desolador, se ha incrementado el número de agresiones sexuales" señaló la concejala de Igualdad

Diana Mújica.

Diana Mújica. LA PROVINCIA / DLP

La concejalía de Igualdad ha presentado hoy [por ayer] un programa de actividades para sensibilizar y concienciar a la ciudadanía sobre esta lacra social que es la violencia contra la mujer ¿Cuál es el panorama de este problema en Las Palmas de Gran Canaria ?

El lema escogido este año es Ante las agresiones sexuales. Punto y final porque desde Igualdad hemos detectado que a partir del caso de la manada, los datos han arrojado que ha habido un incremento de este tipo de agresiones. Meses después del juicio hubo incluso un caso en el sur de la Isla, en el que hubo cuatro detenidos que se hacían incluso llamar 'la nueva manada'. Sin olvidar que, en lo que va de año, 43 mujeres han fallecido víctimas de la violencia de género en España; tres de esos casos han ocurrido en Canarias. Uno de ellos en concreto en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria. el 8 de julio en el barrio de La Matula, aunque el caso está aún en proceso. Los datos oficiales que había en 2016 sobre agresiones sexuales contra la mujer es que se cometía una violación con penetración cada ocho horas en nuestro país, mientras que en 2018 es una cada cinco horas y 49 minutos. En el primer trimestre de este año, y según datos de Interior, Canarias se encuentra en el tercer puesto, tras Aragón y Extremadura, en delitos contra la libertad sexual de la mujer; desde tocamientos a violación con penetración. En total se han cometido en este periodo 186 delitos y, de ellos, 24 son violaciones; más del doble que en 2017. Con respecto al trabajo que hacemos en la Casa de la Mujer, hasta octubre pasado hemos atendido a 741 mujeres, de las cuales 598 eran víctima de violencia de género y, el resto, venían por otros problemas como divorcios, guarda y custodia de los hijos, situaciones de desempleo, búsqueda de asesoramiento, entre otros asuntos. En ese mismo periodo hemos atendido a 329 casos con órdenes de protección y que se han sumado a las 492 que existían a 1 de enero de este mismo año lo que quiere decir que estamos trabajando con 821 mujeres.

Por las cifras que expone el panorama sigue siendo muy desolador ¿no?

Sí, bastante desolador porque las agresiones se han incrementado en vez de disminuir. En julio, el Partido Socialista hablaba de impulsar un cambio legislativo en cuanto a lo que el código Penal dice respecto a abuso y agresión sexual; y esperemos que así sea. Lo más terrorífico es que los datos nos dicen que todavía hay agresiones sexuales que no se denuncian. La mujer sigue manteniendo ese temor a denunciar, a ser culpada de los hechos, a no contar con el apoyo necesario, a ser represaliada por ello. Todo esto conlleva a que las mujeres que sufren una agresión la sufran doblemente.

Pese a que hay más sensibilización social al respecto y medidas legales contra los agresores no hemos conseguido erradicar la violencia contra la mujer ¿dónde está el error?

En que los chicos no tienen una educación afectiva sexual en la escuela como una asignatura más como lo es Educación para la ciudadanía, ni tampoco dentro de la familia. El referente que tienen los jóvenes respecto a la afectividad y a la sexualidad es la pornografía, y hablamos de chicos con doce años que entran en Internet y se descargan películas porno. No tienen ningún otro referente, y el que tienen [la pornografía] no es el que se encuentran en la realidad cuando tienen una relación de pareja. Y eso conlleva a que los que no puedan distinguir entre realidad y pornografía o bien ejercen una violencia contra la mujer para llegar a ello o bien acuden a la prostitución.

¿Y cómo está trabajando en el ámbi to escolar la concejalía de Igualdad para frenar esta lacra?

Desde la concejalía de Igualdad trabajamos con los centros de Secundaria aportándoles información sobre igualdad de género. Tenemos en marcha en 24 centros el programa Iguálate para fomentar la prevención y sensibilización en materia de violencia de género y, por primera vez, pusimos en marcha en el curso 2017/2018 el programa Mi cole por la Igualdad de género en ocho centros de Educación Primaria con el fin de trabajar el tema de los roles entre hombre y mujer, los estereotipos y otros aspectos en materia de género acordes con esa edad. Nos gustaría llegar también a Infantil porque con cuentos y juegos se puede educar también en la igualdad.

Las redes sociales están siendo utilizadas para difundir las agresiones, aunque por contra sirven para aunar concien- cias en contra ¿cómo atajar su mal uso?

Respecto al uso de Internet y las redes sociales hay que trabajar con los profesores y las familias, hay que ordenar los contenidos y el acceso de los chicos. En este sentido, la nueva policía, la Unidad de Protección y Acompañamiento Local (Upal) del Ayuntamiento, ya hace cursos contra el sexting para prevenir el envío de mensajes o imágenes sexuales por las redes. Es un avance pero hay que seguir insistiendo.

¿Está a favor de que los agresores no disfruten de la custodia compartida de los hijos tal y como se debate actualmente?

Es una cuestión de sentido común. Un menor no puede estar al lado de una persona que ha agredido; el agresor no tiene el honor ni la dignidad para estar con sus hijos. Tenemos que lograr que las leyes en materia de violencia contra la mujer se apliquen en su defensa, lo que no puede ocurrir es que, como en el caso de la manada, el abuso sexual quede en manos de la decisión de un juez. Hay que cambiar aún muchas cosas en las leyes, pero también con respecto a su aplicación para que la imparcialidad de los jueces sea más imparcial aún y para que las leyes estén más acordes con lo que expresa la mayoría de la ciudadanía.

¿El movimiento feminista que han protagonizado este año las mujeres a nivel mundial puede contribuir a acabar con esta lacra?

Así lo espero. A nivel mundial, las mujeres han pasado a la acción y no solo para hablar del 8 de Marzo o del 25 de noviembre, sino también para hacer público las desigualdades que existen en materia de género. Me enorgullece que las jóvenes estén participando de ello y que no sean solo las políticas las que tengan que abanderar esta batalla. Es un gran avance y espero que esta ola feminista sea mayoritaria y dé sus frutos.

Compartir el artículo

stats