Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sabor popular de Schamann

Una exposición de fotos en el Gran Canaria Espacio Digital muestra el pasado de las fiestas

Agrupación folclórica Los Guanijay, ya desaparecida.

Agrupación folclórica Los Guanijay, ya desaparecida.

La pandemia ha impedido este año realizar cientos de celebraciones por toda la geografía canaria, pero hay lugares donde se resisten a dejar pasar estas fechas. En Ciudad Alta han montado una exposición fotográfica con el sabor más popular de Schamann con motivo de las fiestas de Los Dolores en el Gran Canaria Espacio Digital hasta el próximo 11 de octubre de lunes a viernes, en horario de 10.00 a 13.00 por las mañanas y de 17.00 a 20.00 por las tardes. Una repaso histórico a los actos y personajes que han caracterizado estas fechas en uno de los barrios con más solera de Las Palmas de Gran Canaria, con especial protagonismo de los primeros papagüevos o grupos ya desaparecidos como Los Guanijay.

Los primeros papagüevos del barrio “murieron” en un incendio en la torre de la iglesia

“Hubo un tiempo en el que estaban las fiestas del Pino, luego Los Dolores y después La Naval”, asegura Alberto Pérez y Rivero, vecino de Schamann. Y es que en la exposición sobresalen las fotos con una plaza de Don Benito, que nada tenía que ver con el actual parque arbolado, repleta de cochitos, carpas y escenarios. “Absorbían una gran cantidad de público”, señala el también fotógrafo y autor de la otra muestra que estos días comparte protagonismo en el Gran Canaria Espacio Digital.

Unos recortes de prensa de 1971 recuerdan en la exposición aquella primera fiesta. “En esos años empezaron a nacer los primeros grupos que acompañaron los actos durante mucho tiempo”, explica Emmanuel Cozar, presidente de la Comisión de Fiestas. Así nacieron Tamascha -con las marionetas por tradición-, Azuaje -un grupo de amigos ecologistas del barrio- y la asociación folclórica Los Guanijay, que de no haberse disuelto a finales de los 80 habrían cumplido ahora 50 años. “Actuaron por primera vez en la fiesta con una misa canaria en 1972”, señala.

Los primeros papagüevos de Schamann, los cuales desaparecieron en un incendio que se desató en la torre de la iglesia del barrio a finales de los 70.

decoration

La muestra también rescata del olvido los primeros papagüevos del barrio. “A mitad de los 70 hubo un incendio de origen desconocido en la torre de la iglesia y murieron quemados”, explica Cozar. Desde entonces, los nuevos han permanecido en un almacén a buen recaudo. Algunos de los 10 con los que cuentan actualmente están expuestos en el patio del Gran Canaria Espacio Digital.

Y de origen en origen. En el panel de los personajes sobresalen algunos “muy queridos y recordados” entre los vecinos de Schamann, detalla Cozar. Entre estos, Diego Sosa, fundador de la murga Los Periquitúlicos, “empezamos sin un duro, pero hicimos mucho por el Carnaval”, indica Pérez y Rivero, quien fuera miembro de la agrupación; también están las fotos del párroco Juan Marrero o de Juan Carlos Santana, hijo de quien fuera presidente de la Comisión de Fiestas años atrás, “y quien recuperó los actos tras varios años de abandono”, indica Cozar.

La gira de la fiesta de Los Dolores.

Pero, entre tantas caras conocidas destaca la de Antoñita la Cubana. “Ella fue la precursora de la romería”, señala tajante Cozar. “Ella vendía pescado de San Cristóbal por las calles del barrio con una cesta en la cabeza y los primeros años le llevaba a la Virgen y le cantaba con Erminita, otra vecina”, explica, “a partir de ahí surgió la idea de hacer una ofrenda”, añade. Tradición que se ha mantenido hasta la actualidad.

Otras tradiciones como la gira o la carrera popular han quedado en el olvido, “este año pensábamos recuperar esta última, pero no pudo ser”, indica Cozar. Lo mismo ha ocurrido con la antiguamente popular batalla de flores. “También hacíamos representaciones de ballet, danza, teatro con actores que eran chicos del barrio”, señala. En las tablas del Don Benito los schamaneros representaron el musical Jesucristo Superstar y hasta un libreto propio caracterizados como aborígenes. “Colaboraron con nosotros compañías como Clapso o Bambolina Bambola”, comenta.

En el plano más religioso, la virgen de Los Dolores también tiene su espacio en la muestra, donde el visitante, siguiendo siempre las estrictas medidas anti Covid-19, puede ver la evolución de la iglesia tras la reforma de los años 90. “La torre empezó a inclinarse y luego el techo estaba dañándose”, indica Cozar, por lo que fue necesario un profundo cambio, aunque se respetaron los frescos del pintor canario Jesús Arencibia.

Antoñita ‘la Cubana’, precursora de la romería de los Dolores.

“Las alfombras son otro elemento distintivo”, destaca Cozar. “Al principio eran muy sencillas, de serrín pintado”, comenta Pérez y Rivero. Pero, con el tiempo y el paso de las décadas, las técnicas se fueron perfeccionando y ya en los últimos años los dibujos se han ido “profesionalizando”, con el uso de otros materiales, indican ambos vecinos. “Aquí están Pepe Zurita, Pepe Luis y Juan Carlos Santana, fueron los primeros porteadores”, indica el presidente de la Comisión de Festejos.

La exposición, al igual que la retrospectiva fotográfica de Pérez y Rivero, tiene su sede en el Gran Canaria Espacio Digital, en la plaza de Don Benito. Un edificio que para muchos vecinos es muy simbólico pues sirvió como centro neurálgico para los jóvenes del barrio. “De aquí salieron grupos de música conocidos en las Islas”, indica Cozar. De la Hoje en tiempos de la dictadura pasó a Casa de la Juventud y de ahí al Cabildo; evolución continua, como la fiesta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats