Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Historia de un objetivo en Schamann

El artista Alberto Pérez Rivero expone en el Gran Canaria Espacio Digital una retrospectiva de sus fotografías de naturaleza y paisaje de las Islas

Historia de un objetivo en Schamann

Historia de un objetivo en Schamann

“Llevo con una cámara en las manos desde los 16 años”, señala Alberto Pérez Rivero, fotógrafo de naturaleza y paisajes, a sus 61 años. El Gran Canaria Espacio Digital, en el barrio capitalino de Schamann, acoge hasta el próximo 11 de octubre una muestra a modo de retrospectiva con algunas de las obras me relevantes del autor. Una exposición que está enmarcada dentro de las particulares fiestas de Los Dolores en año de pandemia y que, en definitiva, viene a ser la historia de un objetivo.

“He pasado por muchas técnicas, vi nacer y morir la diapositiva”, explica, con gracia, este vecino de Schamann, en mitad del patio que acoge la muestra. El Gran Canaria Espacio Digital no es un punto escogido al azar, pues en dichas instalaciones fue a la OJE primero y después al Grupo de Montañeros San Bernardo, con quienes aprendió a escalar y llegar, con el objetivo a sus espaldas, a lugares insospechados. “Eso sí, no busco la foto, la encuentro”, detalla entre marco y marco. O mejor dicho, entre Dragos y Palmeras (2005), su primera exposición con la que recorrió salas y colegios de diferentes Islas, señala.

En las imágenes se sucede una palmera datilera de siete brazos en Alajeró (La Gomera) o un drago en lo alto de un risco en Anaga (Tenerife). Rincones del Archipiélago que descubrió por casualidad. En orden cronológico, la siguiente muestra lleva por nombre La Alquimia de los Colores (2010). Una sucesión de fotografías de flores con mil y una tonalidades dispuestas en forma de L a un mismo nivel. “Me gusta jugar con las formas de presentación”, indica.

Las imágenes de rosas, calas, anturios u orquídeas se suceden “sin criterio”, eso sí, cribadas por otras personas, en este caso por una florista. “Yo hago la foto, pero dependo de otras personas, no tengo problema en que el impresor haga el encuadre que crea conveniente”, señala.

Historia de un objetivo en Schamann

Y del jardín más colorido a la densidad urbana. Las cuatro estaciones del día (2016) es una muestra muy amplia, pero en Schamann estos días puede verse una pequeña selección donde, a diferencia del resto de fotografías de la exposición, la protagonista no es la naturaleza, sino la ciudad. De hecho, todas juntas representan las 24 horas de un día, apunta Pérez. “La muestra original es una sucesión de cubos en línea ascendente donde encajan unos con otros, como un puzzle, pero el espectador no nota esas diferencias de tamaño”, detalla.

Por último, la más reciente es Solsticio y Equinoccio (2018). En este caso, el fotógrafo encuadra en formas geométricas instantes en la naturaleza del paisaje canario. La primavera en círculos, el verano en rectángulos, el otoño en cuadrados -aunque esta no ha podido exponerla en Schamann en esta ocasión- y el invierno en triángulos.

La muestra incluye uno de los tantos audiovisuales que también ha hecho en estos años como aficionado. De hecho, ha llegado a exponer en la muestra internacional Bellas y Espectaculares en la ciudad de Guayaquil, Ecuador. Y es que Pérez le pone entusiasmo, aunque no busque una finalidad cuando sale equipo al hombro, señala. De hecho, también colabora con cursos para Radio Ecca.

“He querido seleccionar las fotos más destacadas, que cada una tuviera una personalidad propia”, indica Paco Arana, vecino del barrio y comisario de la exposición. La muestra de Pérez comparte espacio estos días con otra dedicada al ayer y hoy de las fiestas de Los Dolores de Schamann; en definitiva, un recorrido por la historia de sus personajes y actos populares más recordados y queridos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats