Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Hasta cuándo se aplaza el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2021?

La concejala Inmaculada Medina aclara que no se puede garantizar la seguridad | La fiesta se había pospuesto a mayo en previsión de que no existiesen contagios

Un grupo de mascaritas durante la Cabalgata del pasado mes de febrero

Un grupo de mascaritas durante la Cabalgata del pasado mes de febrero

Las mascaritas tendrán que esperar un año más para salir a la calle. El Ayuntamiento suspendió ayer las carnestolendas hasta 2022 a causa del coronavirus después de que en verano se hubiera decidido retrasarlo para el 30 de abril y el 23 de mayo en previsión de que la pandemia hubiera terminado.

“La incertidumbre generada por la evolución de la pandemia es incompatible con la previsión y el trabajo previo que requiere un evento de la envergadura del Carnaval”, explicó ayer la concejala de Carnaval Inmaculada Medina a través de un comunicado de prensa remitido a los medios de comunicación pasada la media tarde.

Medina señaló que no iba a generar falsas expectativas a los grupos del Carnaval ante una realidad incierta como la que está provocando actualmente el coronavirus, en la que los contagios no paran de crecer en nuestro país.

Algunos grupos de Carnaval ya habían manifestado que era mejor posponerlo para 2021 ya que con la incertidumbre no se podía trabajar. Ni los grupos se podían reunir para ensayar, ni los patrocinadores se animaban a presentar candidatos a Reina y Drag, dos de los principales eventos del Carnaval, que congrega cada año a miles de personas en directo y a través de la televisión y redes sociales.

La concejala de Carnaval Inmaculada Medina comunicó la decisión a los distintos representantes de los colectivos implicados de la fiesta, con los cuales había mantenido diversos contactos durante el verano, tras tomar la decisión de posponerlo.

No obstante, señaló que el equipo que diseña el Carnaval comenzará a dibujar una serie de actos que, “siempre que la evolución de la pandemia lo permita, mantenga viva la esencia de la fiesta, a lo largo de 2021, y genere oportunidades para los agentes del Carnaval” dada la repercusión económica que tienen los festejos en la ciudad y en la Isla. Sin olvidar la proyección turística que supone para el municipio y el efecto socio cultural que tiene entre la ciudadanía, dado que forma parte de la identidad de los vecinos de Las Palmas de Gran Canaria.

La decisión del Ayuntamiento se produce apenas seis días después de que Santa Cruz de Tenerife haya decidido también aparcar su fiesta a causa de la pandemia. Lo mismo ha ocurrido ya con los festejos previstos para Navidad. En Las Palmas de Gran Canaria no habrá tampoco Cabalgata.

“A las dificultades a las que se están enfrentado los grupos y colectivos al no poder reunirse o encontrar patrocinios se suman los inconvenientes derivados de la preocupación y medidas para frenar el avance de la crisis sociosanitaria, entre otros, la imposibilidad de contar con un margen de tiempo para disponer de permisos que garanticen la celebración de actos”, enumeró la concejala como motivos principales para anular la fiesta.

Inmaculada Medina recordó que, tal y como afirmó el pasado mes de junio, “las decisiones hay que tomarlas desde la responsabilidad y, hoy por hoy, no podríamos convocar ningún acto que implique aglomeraciones: ni cabalgatas, ni fiestas de días, ni galas multitudinarias, ni noches de Carnaval. Carnaval tendría que desinfectar todos los elementos que se compartan sobre el escenario, respetar las distancias, los límites de personas en espacios cerrados como Miller y una serie de medidas que hacen imposible la celebración del Carnaval que conocemos”, apuntó.

La responsable de Carnaval señaló que las medidas de seguridad son prioritarias para el Ayuntamiento y que no se iba a realizar una fiesta sin contar con ellas. “No vamos a intentar hacer una fiesta en la que no se garantice el respeto a las medidas de prevención y seguridad y no vamos a hacer un Carnaval con restricciones, porque esa no es nuestra fiesta”.

Las Palmas de Gran Canaria pudo enterrar el pasado año a la sardina de las carnestolendas de Érase una vez sin problemas pese a que el virus ya estaba circulando en nuestro país, ya que el sepelio fue el 1 de marzo. Cosa bien distinta le ocurrió al Carnaval de Maspalomas, que tuvo que suspender su Cabalgata ante la declaración del estado de alarma en España por la pandemia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats