Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Ivelina Nunes

Ivelina Nunes: “Las personas en inseguridad alimentaria podrían aumentar un 80% este año”

"Con la base en Las Palmas de Gran Canaria, entregamos los productos en 38 días en vez de 138", explica la gerente de la base del PMA en Gran Canaria

“Las personas 
en inseguridad alimentaria podrían aumentar un 80% este año”

“Las personas en inseguridad alimentaria podrían aumentar un 80% este año” WFP / Desirée Rodríguez

El Programa Mundial de Alimentos, galardonado la pasada semana con el Nobel de la Paz, cuenta con una base logística en Canarias. Su gerente advierte sobre el vínculo entre hambre y conflictos y subraya la dimensión adicional que supone la pandemia en una situación ya de por sí complicada.

¿Qué supone para el Programa Mundial de Alimentos el Premio Nobel de la Paz?

En primer lugar fue una gran sorpresa, es este tipo de cosas que una se imagina como si fuera una película, pero es una distinción grandísima y un reconocimiento al trabajo que estamos haciendo para acabar con el hambre y fundamentalmente para instituir la paz. También es un reconocimiento al hecho de que de la misma forma que se puede utilizar el hambre como arma de guerra, los alimentos también pueden servir para construir la paz. El Nobel da voz a 690 millones de personas que padecen de hambre en el mundo, proporciona una plataforma para que puedan ser oídos y para que nosotros podamos movilizar más apoyos para la asistencia que ellos tanto necesitan.

¿En dónde quieren poner el foco de interés con el premio?

El anuncio ha atraído la atención que necesitamos sobre determinados objetivos que tenemos, sobre todo la resolución 2417 del Consejo de Seguridad adoptada en mayo de 2018, que reconoce el vínculo entre el hambre y el conflicto. Es una confirmación de la prohibición del uso del hambre como arma de guerra, reconoce que el mundo nunca podrá eliminar esa hambre a menos que haya paz. El premio también supone un reconocimiento muy grande al trabajo diario y al compromiso del personal de la organización. El 90% de nuestros equipos están trabajando en el terreno y a menudo en condiciones muy difíciles, en áreas de conflictos en áreas sin asistencia médica. Hacemos todo para llegar donde nadie lo hace, para abordar las emergencias humanitarias a medida que van surgiendo. Hace días escuchaba a nuestro director ejecutivo, y para ejemplificar la razón que está detrás de este premio explicaba que cuando los otros están huyendo de un lugar, nosotros estamos yendo hacia allí.

"Los conflictos y el cambio climático son los principales impulsores del aumento del hambre, que agrava décadas de escasa inversión en desarrollo"

decoration

El reconocimiento llega con el Programa Mundial de Alimentos advirtiendo desde hace meses de un agravamiento del hambre en todo el planeta. ¿Cuál es la situación en la actualidad?

De los casi 700 millones de personas que sufren hambre, que padecen inseguridad alimentaria en los más de 80 países en donde estamos trabajando, alrededor del 60% viven en estados afectados por conflictos, y la tendencia es agravarse, no a mejorar. Infelizmente, los conflictos y el cambio climático son los principales impulsores del aumento del hambre, que agrava décadas de escasa inversión en desarrollo.

A los conflictos se ha sumado este año la pandemia...

Es una dimensión adicional que está agravando las capacidades de todas las comunidades afectadas para poder hacer frente al desafío. El Programa Mundial de Alimentos estima que el número de personas con inseguridad alimentaria podría aumentar en un 80% hasta el fin de este año. Esto es gravísimo, no nos podemos olvidar de que en África o América Latina hay mucha gente que cuando se levanta por la mañana no sabe qué va a comer ese día. Con la pandemia y los cierres de las actividades y los confinamientos a los que también están obligados no pueden continuar trabajando, y son personas que viven al día. Si bien la mayoría de los países han logrado avances significativos en los últimos 25 años en la reducción del hambre, el progreso en la mayoría de los países afectados por conflictos se ha deteriorado con esta pandemia.

¿Cuáles son las zonas más afectadas por esa combinación de conflicto y pandemia?

Tenemos ejemplos concretos en Yemen y el Sahel. En Yemen, después de más de cinco años de conflicto, hay 20 millones de personas, dos tercios de la población, que sufren de inseguridad alimentaria. Allí tenemos una de nuestras mayores operaciones desde hace años y proporcionamos asistencia a casi 13 millones de personas. Esta asistencia, junto al trabajo de otras organizaciones humanitarias, ha evitado que caiga en una hambruna; la situación podría ser mucho más grave. La tendencia ha sido empeorar en 2020: el conflicto se ha intensificado y todo esto también acaba creando más problemas. Los precios de los alimentos suben, también la escasez de productos en el mercado, además de la dificultad que tienen de circular, de poder buscar subsistencia.

¿Y en el Sahel?

En Burkina Faso, Níger o Malí la inseguridad alimentaria ha empeorado drásticamente. Son cerca de 7,4 millones las personas que padecen hambre aguda. La conclusión a la que nosotros llegamos es que estas necesidades actuales son provocadas por el hombre, principalmente debido al conflicto.

¿Cuál es la función de la base de la que es gerente?

La base de Las Palmas de Gran Canaria es un componente del engranaje logístico del Programa Mundial de Alimentos. Fue creada aquí para gestionar suministros de productos alimenticios, como arroz, aceite y otros alimentos básicos, así como productos especializados para prevenir y tratar la malnutrición, especialmente en niños y madres embarazadas y lactantes. Iniciamos las operaciones aquí en 2012 para fortalecer la capacidad de la organización en términos de preparación y respuesta a las emergencias que tenemos especialmente en África Occidental, dada la proximidad y la facilidad que tenemos para llegar a esos puertos en la costa occidental.

¿Cómo llevan a cabo esa labor logística?

Nuestro trabajo consiste en anticipar las necesidades operativas que tenemos en el terreno. La base de Las Palmas de Gran Canaria es usada para preposicionamiento de productos. Tenemos un fondo que gestiona toda la compra de alimentos por anticipado cuando están disponibles con mejores precios en el mercado y después los envía aquí, a Durban o a Mombasa, por ejemplo. Hay cosas que acontecen todos los años, como las épocas de sequía, y antes de que ocurran se hace el pedido de productos y nosotros lo enviamos. Entre el concurso, la compra, la entrega por el proveedor y el transporte pueden pasar 138 días, pero de este modo conseguimos entregar la mercancía en 38.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats