Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vuelta al mundo sin fecha de vuelta

La regata ARC Plus se despide del puerto de Las Palmas de Gran Canaria rumbo al Caribe

La regata ARC Plus se despide del puerto de Las Palmas de Gran Canaria rumbo al Caribe en la edición del pasado año.

La regata ARC Plus se despide del puerto de Las Palmas de Gran Canaria rumbo al Caribe en la edición del pasado año.

La regata ARC Plus, compuesta este año por tan solo 24 barcos, parte este mediodía hasta el Caribe. Holger y Karin Binz forman parte de la flota que realizará la travesía este año, siendo este el primer trayecto largo que realizan con su catamarán tras decidir que quieren pasar el resto de vida navegando. 

Viajar alrededor del mundo es un sueño que muchas personas tienen y pocas son capaces de cumplir. Holger y Karin Binz, un matrimonio procedente de Luxemburgo, decidieron rotundamente hace cuatro años que ellos sí cumplirían con este propósito; sin titubeos, ni excusas. “Teníamos una casa muy grande, llena de cosas; varias empresas en donde invertíamos mucho tiempo, pero queríamos iniciar una nueva de forma de vida”, rememora emocionado Holger, que junto a mujer lo vendió absolutamente todo para enfrascarse en una aventura sin fecha de vuelta sobre un catamarán -modelo Leopard-, que han bautizado con el nombre de 'River café'.

La pareja forma parte de la flota internacional de la regata trasatlántica ARC, que cada mes de noviembre parte de Las Palmas de Gran Canaria hasta el Caribe; un recorrido de más de 2.000 millas náuticas -lo que supone una travesía de dos semanas aproximadamente- que deberán efectuar superando las adversidades atmosféricas y desarrollando sus habilidades de navegación. En esta ocasión, los participantes de este rally oceánico se reduce considerablemente con respecto a otras ediciones por las circunstancias que ha provocado el coronavirus, pasando de una media de 300 embarcaciones inscritas a apenas un centenar, divididas en dos salidas. Este mismo mediodía, sobre las 13.00 horas, partirán 24 embarcaciones de la bahía del puerto, a su altura con el barranco de Guiniguada. Esta primera regata, denominada ARC Plus realizarán una escala en Cabo Verde, mientras que el resto de navíos -un total de 62- lo harán en unas semanas, el domingo 22.

Un cambio de vida

“Nosotros hemos navegado durante unos 20 años, pero la experiencia que vivimos en 2016 cruzando por primera vez el Atlántico nos cambió completamente la vida”, explica el marinero, que añade que fue un año en el que experimentaron numerosas emociones y aprendieron muchísimo.

“Nos dimos cuenta que queríamos seguir haciendo esto por el resto de nuestra vida”, destaca, por lo que en los últimos años han invertido una gran cantidad de tiempo en planificar su futuro a bordo de un barco, seleccionando las rutas y los destinos que deseen realizar. Su idea navegar alrededor del mundo por lo menos durante diez años; sin embargo, al iniciarse el 2020 su planes se vieron truncados por el virus. El confinamiento sumado a la incertidumbre y los estrictos controles sanitarios que se efectúan por todos los países impidieron que pudieran llevar a cabo en julio de este año -fecha que tenían marcada para el inicio del viaje- su aventura.

Holger y Karin Binz vendieron su casa y sus empresas de Luxemburgo para dedicarse a viajar

decoration

“Vamos a participar en el ARC de pura casualidad, siendo honesto”, confiesa Binz, pues al no tener opciones seguras para navegar desde Ciudad del Cabo, en Sudáfrica (puerto en el que tenían su catamarán), hacia los alrededores, decidieron cambiar de rumbo hasta Tenerife. Ahí se enteraron de la opción de viajar hasta el Caribe mediante la ARC, por lo que no dudaron ni un instante. “Hemos estado en otras ocasiones en Gran Canaria y nos encanta, pensamos que sería un sitio muy bonito en donde iniciar un viaje por el Atlántico”, explica el luxemburgués, que cuando se le pregunta sobre cómo se siente en sus horas previa al gran viaje manifiesta que “la verdad es que no estamos muy nerviosos, pero porque en esta ocasión estamos seguros de lo que hacemos”, asegura el capitán del barco, que relata que la primera vez que cruzaron el océano hasta las aguas cálidas del Caribe, pasaron por una multitud de dificultades. “Sólo viajábamos mi mujer y yo, me rompí una mano y nos vimos con muchos problemas para poder navegar; fueron momentos muy difíciles, pero ahora tenemos una tripulación compuesta por tres personas además de nosotros y vamos muy bien equipados para afrontar todos las adversidades”, asevera positivo.

Las ganas por iniciar de una vez esta nueva etapa de su vida en el mar son más fuertes que las posibles dificultades o problemas que puedan encontrarse. “Estamos deseando salir porque para nosotros, aunque este es un modo de vida muy diferente, tiene mucha más calidad; para nosotros ha sido un alivio tener que deshacernos de todas las cosas materiales”, admite sin titubear, pues desde que tomaron la decisión de pasar su vida navegando, vendieron “una gran casa” que tenían en su país natal y otras propiedades.

“Vivir en un barco te permite sentir cosas que nunca sentirías en tu vida corriente”, aseguran

decoration

Holger, que se ha dedicado en los últimos 30 años, a la gestión de empresas de marketing de su propiedad, y Karim, que además de artista también era dueña de empresas enfocadas al diseño, lo dejaron todo atrás para tomar esta vida, que creen que “merece mucho la pena, sientes cosas que no puedes sentir en tu vida corriente; todo lo bueno que te aporta, como conocer nuevos lugares y culturas supera con creces el temor que puedas tener”. Y estas sensaciones necesitan compartirlas con el resto del mundo, por eso el matrimonio abrió en 2016 un blog sobre sus viajes y su pasión por la navegación: sailrivecafe.com

Sobre qué harán una vez lleguen a Santa Lucía, el destino principal de los marineros que forman parte del ARC, sostienen que realizarán un recorrido por toda las islas caribeñas. Después saldrán para visitar lugares como el canal panameño, pero no pueden decidir mucho más allá porque no saben cómo seguirá desarrollándose el coronavirus por el mundo. “La verdad es que somos optimistas y esperamos que dentro de un año esto pueda volver a la normalidad, más o menos; pero ahora mismo la realidad es que estamos obligados a planear las cosas día a día”, concluye.

El matrimonio Binz se despedirá de la Isla en unas horas, tras haber pasado por una PCR que salió negativa, junto a otras 23 embarcaciones procedentes de otros diez países: Noruega, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suiza, Suecia, Países Bajos, Austria, Jamaica y Estados Unidos. Según los cálculos, tardarán una semana en llegar a Mindelo, en Cabo Verde, punto donde realizarán una escala de varios días antes de continuar.

Compartir el artículo

stats