Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Talentos en tiempo récord

La galería de arte del Centro Comercial El Muelle exhibe las obras finalistas del X Certamen de Pintura Rápida que organiza la Fundación Puerto Las Palmas

11

Exposición en el CC El Muelle José Carlos Guerra

Una oportunidad única para comprobar cómo, en un intervalo de cinco horas, se pueden crear trabajos extraordinarios que, quizás, con más tiempo, perderían esa chispa y espontaneidad en las que a veces se esconde el verdadero talento. Se trata de la muestra ‘Mar de vela’ formada por los 21 cuadros finalistas de la X edición del Certamen de Pintura Rápida que organiza la Fundación Puerto Las Palmas y que se centra en crear paisajes inspirados en el puerto de la capital grancanaria durante un máximo de cinco horas. La muestra se exhibe en la galería de arte de la planta principal del Centro Comercial El Muelle.

Un completo y versátil rosario de diferentes técnicas y estilos pictóricos, brillantemente ejecutados, en donde el mar y el muelle de Las Palmas es el principal protagonista. En eso consiste la exposición Mar de velas que se exhibe en la sala de arte del Centro Comercial El Muelle desde el pasado 14 de enero y hasta el 16 de febrero, y que acoge los 21 cuadros finalistas del X Certamen de Pintura Rápida, que organiza la Fundación Puerto Las Palmas. Desde obras con toques expresionistas hasta otras que emulan la técnica del cómic, pasando por títulos de factura más clásica o contemporánea.

Una ocasión, en definitiva, para recrearse la vista con un buen ejercicio de arte en su plenitud, puesto que las obras desprenden una calidad artística indiscutible. Y esto es lo que más llama la atención porque se trata de la exhibición de cuadros que fueron concebidos en un concurso de pintura rápida celebrado el pasado 14 de noviembre, donde los participantes creaban sus obras a la vista de los espectadores y del jurado en la dársena del Muelle o dentro del Club Marítimo Varadero.

Todo, además, a través de una maratón de cinco horas, que empezó a las 9.00 y acabó a las 14.00, coincidiendo todo ello con la regata ARC que sale de la capital grancanaria y cruza el Atlántico hasta América. Se da la circunstancia, además, de que los propios regadistas han participado en otras ediciones de este concurso.

La gran variedad de estilos abarca desde los cuadros clásicos hasta los más expresionistas

decoration

El número de participantes a este certamen siempre es extenso, pero este año menguó debido a las medidas de prevención que se tuvieron que tomar por el Covid, acogiendo, al final, a más de setenta artistas proveniente, no sólo de las Islas, sino también de toda España y Portugal, puesto que el evento ya se ha consolidado como una referencia en Europa.

Una cita a la que acuden desde pintores amateurs hasta profesionales que se recorren medio mundo en este tipo de concursos, y de ahí la alta calidad de las obras. Tras la maratón pictórica, sólo 51 artistas entregaron sus cuadros puesto que muchos participantes a veces no están contentos con el resultado y prefieren no seguir concursando. De esos 51 títulos, el jurado seleccionó los 21 que se exhiben en estos momento en el centro comercial, en una sala pequeña, pero con un espacio muy bien aprovechado, situado justo a la entrada principal, cerca de las primeras escaleras mecánicas.

El certamen al final entrega un total de 14 premios, cuya cuantía económica oscilan entre 1500 y 250 euros, y que son producto del patrocinio de diferentes empresas privadas que luego se quedan con los propios cuadros. Las obras estuvieron expuesto en el Club Marítimo Varadero hasta hace dos semanas, y ahora se han depositado en esta sala para, posteriormente, terminar en el Museo Elder.

Pero centrándonos ya en lo realmente importante, que es el valor artístico de las obras, hay que destacar desde el principio la gran versatilidad de la exposición. Los tres primeros galardones lo lograron pintores peninsulares, mientras que el resto de trabajos fueron realizados por autores grancanarios o tinerfeños. Así, el primer premio, que recayó en Quién maneja mi barca, del sevillano Abraham Pinto Mendoza, es quizás la más elaborada de toda la exposición, con un título más que apropiado para una obra de estilo medio expresionista en el que destaca, sobre todo, el efecto de inquietud en el espectador logrado por unas aguas revueltas y velas sin abrir que se dirigen hacia el cielo a modo de lanzas desafiantes.

La calidad se mantiene incluso en las obras que no logran alguno de los 14 galardones

decoration

El segundo premio, Calma chica, del coruñes Manuel Caballero Rivas, es todo lo contrario, ya que se trata de una pintura que transmite relajación al visitante, ya que muestra el contorno muy preciso de la playa de Las Canteras de fondo, con la presencia imponente del azul intenso del cielo medio despejado y algunos yates varados. El tercero, Varadero en tonos grises, del también sevillano Jerónimo Díaz García, regresa al estilo de la obra ganadora de su paisano con una impronta también muy expresionista que, al contrario del anterior, muestra un paisaje con el cielo encapotado y a punto de llover y con el agua del mar revuelta porque se avecina la lluvia.

El grancanario Carmelo García Cabrera es el autor de la obra ganadora del accésit 1 La reunión, donde se exhibe a tres personajes de diferentes edades al lado de una barca, a punto de subir, con un paisaje calmoso en el que se aprecian varios yates y veleros con detalles muy bien logrados. Oswaldo Anuar Slaibe Tavano es el ganador del accésit 2, La plataforma, donde se muestra el muelle de Las Palmas con una de las innumerables plataformas internacionales que visitan la costa de la ciudad, y en la que destacan los más que adecuados colores con una técnica de acuarela medio difuminada.

El accésit 3, El anochecer en el Muelle Deportivo de Francisco Javier Navarro Medina, es uno de los cuadros más impactantes de toda la muestra, donde volvemos al expresionismo pero de una forma algo más pesadillesca en esta ocasión rozando las líneas góticas u oscuras, con los barcos moviéndose de una forma incontrolada y el cielo y el mar revuelto y peligroso.

Las obras fueron realizadas durante cinco horas ante el público en la dársena del muelle

decoration

Gema María Sánchez Yánez es la autora del accésit 4 Instante, con una obra bastante curiosa ya que muestra a varios niños lanzándose al mar desde el muelle en un estilo cotidiano y veraniego que casi parece emular a Sorolla.

Juan Carlos Sánchez Lezcano firma el accésit 5 donde, con el curioso título de Tormentas foreber , rememora aquellos cuadros barrocos donde se superponían dos escenas. Aquí aparece, por arriba, barcos pesqueros trabajando por la noche en el mar. Y por el día, aparece la imagen de un pescador sentado en el muelle durante el día jugando con los niños.

El accésit 6 Puerto-ciudad, de Antonio Sánchez Robles, es quizás la obra con un estilo más moderno. Se trata de un cuadro muy luminoso, realizado con colores chillones y vivos, donde se representa a la gente pasando por un puente ficticio en la propia ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

El primer premio especial recayó en la obra de Luz María Sosa Pérez De paseo donde aparecen dos niños también en una barca en una atmósfera muy relajante y luminosas. El segundo, Velas blancas en el mar, de Julio Puentes Gómez, es uno de los trabajos más originales y laboriosos al mostrar un velero en plena navegación y cuya sombra está reflejada en el mar con el azul predominante en distintas tonalidades según sea cielo o mar sobre un blanco diáfano en la parte superior y distorsionado en la inferior. El tercero fue a parar al trabajo de Daniel Álvarez Monzón, Navegando hacia Lobos con un estilo que roza el cómic para plasmar un paisaje apacible de una persona en un velero con el agua en movimiento y buena climatología. Pero la obra que más llama poderosamente la atención es el cuadro ganador de la votación popular, de Conrado Díaz Ruiz, Angustia y desesperación, ya que muestra, en un primer plano, a un niño subsahariano antes de coger una patera con la angustia reflejada en los ojos y llorando, mientras que en el segundo plano aparece la pequeña embarcación en la que hará el peligroso viaje. También resulta muy estimulante la obra ganadora del premio especial juvenil, Velas en calma, de Paula Santana Ramos, diseñado casi a modo de un cómic, con las líneas y los contornos muy claros, los colores intensos y casi como pintado a rotring. Y esto en cuanto a los cuadros que han logrado alguna mención o premio, pero el resto de las obras exhibidas no resulta menos interesantes.

Un total de 21 cuadros han sido seleccionados del medio centenar de concursantes

decoration

Así, destaca un Esperando redes que muestra a un pescador arreglando estos instrumentos de pesca en el muelle con varias barcas y con el mar un poco difuso; Brisa salada donde aparece una mujer tocándose el rostro con un velero al fondo; Esperanza de mar de vela con un grupo de estos barcos atracados en el puerto; Llegando a casa que exhibe al marino con su yate, con el efecto del agua y la torsión del barco muy logrados; Un día cualquiera en Varadero que muestra a personas preparándose antes de salir al mar, y Una luz en la penumbra sobre un barco en alta mar, muy siniestro y oscuro, con una ínfima luz que casi recuerda a Goya. Arte con mayúscula en tiempo récord que demuestra que la improvisación y la intuición dan a veces mejores resultados que largas jornadas de días, meses o años retocando detalles y forzando negativamente la obra.

A la izquierda, la galería de arte del Centro Comercial El Muelle, donde se exhibe las obras hasta el próximo 16 de febrero. Arriba, la obra ganadora ‘Quién maneja mi barca’ del sevillano Abraham Pinto Mendoza. Sobre estas líneas, una parte de la exposición. |

Compartir el artículo

stats