Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran transformación de Tamaraceite

El distrito que más crece de la capital tendrá en los próximos años un segundo centro de salud, centros sociosanitarios, más zonas deportivas, un auditorio y más parques

Panorámica de Tamaraceite Sur vista desde Isla Perdida, se puede observar el centro comercial Alisios y los solares donde habrá actuaciones en los próximos años. | | ANDRÉS CRUZ

Hace tan solo diez años, la avenida 8 de marzo, entre la circunvalación y la Cruz del Ovejero, no existía. La gran transformación urbanística de Tamaraceite ha permitido dibujar un barrio muy diferente al de hace una década. Una ola de cambio que se ha llevado por delante los precarios bloques de casas baratas del Patronato y que prevé dotar de múltiples servicios al distrito con más proyección de desarrollo de Las Palmas de Gran Canaria. La zona ha pasado de ser a finales del siglo XX una serie de vecindarios independientes de autoconstrucción, para convertirse ahora en un polo atractor comercial, residencial y de ocio.

En la última semana, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha cedido una parcela municipal al Gobierno de Canarias para hacer un nuevo centro de salud en Tamaraceite y, además, ha adjudicado las obras para edificar un centro cultural con auditorio junto a la rotonda de la Cruz del Ovejero. Ambos proyectos son solo un par de ejemplos de esa ola transformadora que prevé dotar al distrito de centros sociosanitarios, nuevos parques urbanos, más zonas deportivas y promociones de vivienda pública y privada, entre otras infraestructuras.

“En los últimos años, Urbanismo ha invertido una media de entre cuatro y cinco millones de euros anuales en la zona de Tamaraceite”, precisa Javier Doreste, concejal del área. Partidas presupuestarias a las que habría que sumar las de otras concejalías, tales como Deportes o Vías y Obras. Un ritmo de gasto que continuará en los próximos años. Pero, ¿cómo era Tamaraceite hace una década y cómo será en el futuro?

Hasta la década de 1990, Tamaraceite era el núcleo central de una serie de barrios dispersos que se distribuían a su alrededor en torno a las principales vías de comunicación. A saber: La Mayordomía, Lomo los Frailes, La Galera, La Suerte, Piletas, Isla Perdida y Riscos Negros. “La idea del planeamiento ha sido desde entonces coser esa trama urbana y darles servicios y dotaciones”, explican desde Urbanismo.

Las nuevas dotaciones y servicios de un distrito en expansión

El estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 supuso un importante parón en la inversión tanto pública como privada. Una situación que se ha visto revertida por completo en los últimos cinco años. En abril de 2017 comenzaron a caer las primeras casas baratas de Tamaraceite -que databan de los años 60-. Una actuación que ha supuesto todo un pistoletazo de salida para el desarrollo posterior del barrio.

Cuatro años después, la reposición del ARRU -área de regeneración y renovación Urbana- de Tamaraceite prácticamente ha concluido a falta de un último edificio de 76 viviendas. El inmueble, que estará situado en la calle Melchor, fue licitado el pasado diciembre por un valor de 6,6 millones de euros. Tendrá cinco alturas más sótano y los pisos serán de entre 71 y 91 metros cuadrados. Las casas baratas, de apenas 40 metros cuadrados y levantadas con pésimos materiales de construcción, han quedado ya en el recuerdo.

Viviendas para 244 familias

El Ayuntamiento ha construido en estos cuatro años viviendas para 244 familias del antiguo Patronato. Las parcelas donde se encuentran los últimos bloques de casas baratas que todavía no han sido derribados -Urbanismo prevé hacerlo a lo largo de este año- pasarán a convertirse en un espacio libre para desahogar una zona del barrio ya colmatada. Desaparecerán así del callejero de la capital grancanaria las vías San Matías, San Daniel y San Jaime.

Este último edificio del ARRU estará en la zona de mayor expansión del barrio. El pasado verano el Ayuntamiento cedió la parcela contigua al mismo al Gobierno de Canarias para construir allí viviendas públicas, cerca del centro comercial Alisios. Según el nuevo plan parcial de Tamaraceite Sur podrá tener hasta seis alturas y albergará unos 100 pisos. Además, en las inmediaciones de ambos bloques, las inmobiliarias Hábitat y Avantespacia ya están ejecutando dos promociones privadas. Y es que el objetivo de Urbanismo, explica Doreste, es evitar un “efecto gueto” con grandes barrios de protección oficial, tal y como ocurría en los años 60 y 70.

Vista de la nueva iluminación nocturna en la escultura de Juan E. Correa en el parque de Tamaraceite Sur | | LP/DLP

El último cambio en el Plan Parcial de Tamaraceite Sur (UZO-04) que ha efectuado el área de Urbanismo contempla una serie de modificaciones que han sido consensuadas con los vecinos. De esta manera, elimina la posibilidad de construir hasta once edificios en la parcela comprendida entre la avenida 8 de marzo y el barrio de La Suerte. En su lugar, este espacio albergará un parque de 32.000 metros cuadrados o lo que es lo mismo, tres veces la extensión del parque de La Paterna -inaugurado este último en 2019-.

Esta última modificación parcial del Plan General de Ordenación (PGO) -que está pendiente de ir a pleno- reserva terreno con usos comerciales para construir una ITV junto a la gasolinera de la Cruz del Ovejero. Esta sería la quinta infraestructura de este tipo en la capital, tras las dos del polígono industrial Lomo Blanco, la de Miller Bajo y la del Puerto.

El barrio de La Suerte, además, contará con un área deportiva en los terrenos contiguos a la circunvalación. Fuentes municipales señalan que el Instituto Municipal de Deportes (IMD) está redactando el proyecto para dotar la zona con un campo de fútbol 11 y otro de fútbol 7. La actuación contará con una inversión que supera los tres millones de euros.

Por otro lado, contiguo al solar que albergará las zonas deportivas la empresa pública Visocan -encargada de promover viviendas de protección oficial- tiene terrenos con una extensión de 17.907 metros cuadrados destinados a uso residencial según el PGO. La idea de Urbanismo será solicitar “acelerar” el desarrollo de un proyecto para la zona.

Urbanismo también ha aplicado cambios en el otro lado de la avenida 8 de marzo. Elimina la parcela reservada para uso comercial que añadió en la última modificación de 2019 y aumenta la edificabilidad. “El objetivo es compensar la supresión de las viviendas en el lado de La Suerte”, explica Doreste. Los inmuebles podrán tener alturas comprendidas entre los seis y los ocho pisos, sin contar con bajos comerciales en algunos de los casos. Además, reserva una parcela de suelo municipal para dotaciones y equipamientos.

La continuación del Corredor Verde será la zona de amortiguación entre esta nueva urbanización y el casco antiguo de Tamaraceite. De esta ya se han completado las dos primeras fases en la zona más cercana a la plaza de la iglesia del barrio y la idea es continuar en los próximos años por una superficie que supera los 5.900 metros cuadrados. Por el momento el Ayuntamiento ha invertido ya más de 1,6 millones de euros en esta actuación.

Catorce grupos musicales

La última manzana antes de la rotonda de la Cruz del Ovejero será donde esté situado el centro comunitario de Tamaraceite. Un complejo cultural cuyas obras comenzarán en breve de la mano de la empresa Pérez Moreno S. A. U. El edificio tendrá un auditorio con capacidad para 348 personas, biblioteca y tres salas polivalentes. “Se trata de una infraestructura que permitirá dar vida a la zona, queremos evitar que sea una ciudad dormitorio”, aclara Doreste. De hecho, hasta 14 grupos musicales han solicitado ya ensayar en el futuro recinto, recalca el edil. El proyecto cuenta con una inversión de 3,2 millones de euros.

Este crecimiento poblacional de Tamaraceite también ha motivado al Ayuntamiento el desarrollo de servicios básicos. Esta semana Urbanismo cedió una parcela al Gobierno de Canarias para construir allí un nuevo centro de salud que complemente con más funciones al ambulatorio actual. Estará situado en un solar de 3.367 metros cuadrados en la calle Antonio Martín Ramos Rapsoda.

La parcela contigua a la del futuro ambulatorio acogerá un centro de sociosanitario para personas con discapacidad intelectual de 62 plazas residenciales y diez diurnas. Cifras que lo convertirán en el segundo más grande de la red pública del Cabildo tras el CAMP Reina Sofía -situado en el Cono Sur de la capital-. La institución insular licitó a finales de año la construcción del mismo por casi 10 millones de euros.

La otra parcela que el Ayuntamiento cedió al Cabildo el año pasado con fines sociosanitarios está situada entre las calles Diego Betancor Hernández y Pintor Jesús Arencibia -entre el núcleo fundacional de Tamaraceite y Lomo los Frailes-. En este caso se trata de unas instalaciones para personas en situación de dependencia, con 135 plazas residenciales y 21 diurnas, por lo que será el cuarto centro más importante con estas características en la Isla, tras Taliarte, El Pino y El Sabinal. La inversión para su construcción asciende a los 17 millones de euros.

Por otro lado, el Ayuntamiento prevé incluir la segunda y tercera fase del parque de Tamaraceite Sur en los fondos Next Generation de recuperación de la Unión Europea, indica Doreste. En total, serán más de 100.000 metros cuadrados de zonas verdes. El primer tramo, el cual incluye un lagartario para salvaguardar el hábitat del lagarto de Gran Canaria, fue inaugurado el verano pasado y destaca por la gran escultura de Juan E. Correa con 120 metros de largo y 20 de alto. Una obra que evoca el viento y que desde esta semana cuenta con una iluminación nocturna que realza el conjunto.

La idea de Urbanismo es crear una serie de zonas verdes que vertebren el distrito. De hecho, el nuevo plan parcial de Tamaraceite Sur elimina calles -frente al planeamiento inicial de 2012- y las sustituye por zonas peatonales. El parque urbano que bordeará el barranco tendrá continuidad en su banda contraria en la finca de La Mayordomía. Actualmente el plan especial de protección de la ermita homónima y su entorno se encuentran en el órgano medioambiental, a la espera de poder convertir estos terrenos agrícolas abandonados en un gran espacio de divulgación etnográfica.

Compartir el artículo

stats